Deportes

SENDERISMO

Ascenso a Neouvielle entre ibones y glaciares

Veinte excursionistas oscenses subieron los 3.091 metros del pico francés Ascenso a Neouvielle entre ibones y glaciares

Ascenso en un tramo de nieve al pico de Neouvielle por parte de los excursionistas de la Peña Guara.
Ascenso en un tramo de nieve al pico de Neouvielle por parte de los excursionistas de la Peña Guara.
Peña Guara

El pico de Neouvielle con sus 3.091 metros lleva el mismo nombre, que el valle y el parque nacional de montaña que a sus pies resulta una maravilla de color y agua en forma de innumerables ibones y serpenteantes cascadas, que lo convierten en uno de los rincones más bonitos de Pirineo Francés. Para nosotros, los montañeros, un paraíso de montañas algunas de bastante dificultad. En el caso del pico Neouvielle, solo tenemos que poner las manos trepando al terminar el glaciar que lo rodea, o más bien lo que queda de él.

Salimos de Huesca a las 5:00 horas de la mañana los 20 montañeros del club Peña Guara, en esta sección de montañismo que se llama Travesías Pirenaicas y todavía nos quedaba recoger en Aínsa a dos componentes del grupo para hacer un grupo total de 22.

El viaje es largo, casi tres horas, pero es sábado, y nos hacemos a la idea que aún que llegemos tarde a casa, el domingo podremos descansar...

Ya una vez en nuestro destino, el lago d’Aubert a más de 2.200 metros de altitud, dejamos el autobús. Nos ponemos en marcha con el material de montaña adecuado para esta aventura: Crampones, Piolet y Casco.

Cruzamos la larga presa y comenzamos a ascender por un itinerario lleno de piedras de gran tamaño que nos acompañarán todo el camino. Después de un rato de incómodo andar, nos metemos en un laberinto de bloques de gran tamaño, que nos hacen saltar entre ellos como “cabras montesas”. En este tramo de la excursión hay que poner mucha atención para no caer.

Primeros neveros

Después del campo de bloques nos encontramos con los primeros neveros. Pasada una cascada a la izquierda, sorteamos dos neveros, y una vez ya en la canal principal que baja desde el glaciar de Neouvielle, paramos para echar un bocado y colocarnos los crampones. Poco después reanudamos la marcha por la amplia canal de nieve.

El pico Ramougn de más de tres mil metros aparece a la izquierda, nosotros continuamos hacia el collado que separa los dos picos y poco antes del collado entre los dos picos, nos dirigimos a la derecha para meternos en un corredor que baja directamente de la cima. Aquí ya hemos superado los 3.000 metros de altura y solo nos quedan las últimas trepadas.

Poco después en la cima del Neouvielle a 3.091 metros, nos sentimos privilegiados de admirar las impresionantes vistas a todo nuestro alrededor, y el cansancio por el gran esfuerzo desaparece. Entre tanto, hacemos la comida de medio día, son las 12:30 horas. Nos quedamos unos 45 minutos descansando y haciendo fotos.

Para el descenso hacemos la misma ruta de subida muy tranquilos haciendo muchas paradas. Llegamos al autobús sobre las 17:00 horas, nos han salido unas nueve horas de aventura y un desnivel de unos 1.000 incómodos metros de desnivel de subida.

En esta ocasión nos ha acompañado un día impecable de compañerismo y buen hacer, que nos ha permitido subir esta impresionante montaña y por eso damos gracias al pico Neouvielle por darnos permiso.

Etiquetas