Deportes

balonmano/liga asobal

El Bada Huesca, a empezar con una victoria en Torrelavega

Trata de ofrecer solidez y reducir errores para imponerse a los cántabros

Janez Gucek gana protagonismo en ataque esta temporada.
Janez Gucek gana protagonismo en ataque esta temporada.
Pablo Segura

El Bada Huesca empieza la Liga Asobal esta tarde en Torrelavega, donde buscará sus dos primeros puntos y a donde acude con toda su plantilla disponible, con la excepción de Frank Cordiés, que empieza a cumplir una sanción de tres encuentros.

Un equipo muy renovado, especialmente en su primera línea, ha ofrecido buenas sensaciones en la pretemporada, pero el técnico José Nolasco, ya advierte de que los partidos oficiales son otra cosa y que en los comienzos de temporada se “encogen los brazos”, se masca la tensión y se cometerán más errores. Tener el temple para hacer un juego correcto y reducir los fallos es clave en las primeras jornadas.

El equipo oscense, pese a los cambios, algunos de ellos de calado, quiere mantener la esencia de las últimas temporadas. Y ello pasa por defender con solidez y eficacia para poder correr. Es esa la personalidad del equipo, dijo el entrenador y tiene que notarse desde el principio.

El eje de la defensa en estos primeros partidos estará formado por Rodrigo Benites y Janez Gucek y ante la ausencia de Frank Cordiés Pepe Floris les puede dar algún relevo puntual. En los segundos, el equipo puede emplear a numerosos jugadores.

La labor de la portería es siempre fundamental y que los porteros alcancen buenos porcentajes significa en muchos casos el salto de calidad diferencial para los equipos. La llegada de Leo Terçariol pretende ofrecer esas garantías. Su calidad y experiencia tanto internacional como en la competición española deben contribuir a ello.

Y ofensivamente el equipo tratará de mantener la continuidad de balón de años anteriores y un juego con trabajo en busca de buenas soluciones de lanzamiento. Este año aumenta el potencial de lanzamiento exterior con Gucek, Cordiés y Pepe Floris en el lateral izquierdo y Domingo Luis en el derecho. Mientras que Pere Arnau aporta la polivalencia del lateral capaz de lanzar o penetrar.

Pero unos de los grandes cambios se ha producido en el puesto de central. Ignacio Suárez parece llamado a poner ritmo y desequilibrio en el juego del equipo y Dijá ofrece experiencia y polivalencia. La relación de ambos con el pivote Iván Montoya debe ser determinante para el equipo.

Nolasco preveía para hoy un “partido loco” en muchas fases, con ambos equipos tratando de correr todo lo posible, lo que también puede derivar en fallos. Por ello, consideraba que quien sea capaz de navegar en esas aguas con cierto control, tendrá mucho que ganar.

El Torrelavega, que hizo una solvente primera temporada en Asobal, mantendrá su esencia de equipo veloz y rápido, pero ha ganado experiencia con jugadores como el central Adrián Fernández, llegado desde el Bidasoa, o el lateral zurdo brasileño Oswaldo Maestro, que pasó por Granollers o Anaitasuna, entre otros. Además, ha incorporado al pivote Daniel Ramos y un extremo izquierdo polaco Czaplinski. La plantilla es muy joven, pero con mucho desparpajo en el uno contra uno y a la carrera. Los oscenses deben realizar un rápido balance defensivo.

El contratiempo que ha tenido el equipo cántabro ha sido la pérdida por lesión del prometedor pivote Jaime Gallego, que el año pasado fue la revelación de la liga hasta alcanzar de forma fulgurante la selección.

Etiquetas