Deportes

entrevista

Iker y Eneko Pou: “Huesca es uno de los grandes precursores y referentes en montaña”

Los hermanos vitorianos participaron el viernes en Huesca en el Congreso de Ciencas de la Salud
y el Deporte

Iker y Eneko Pou.
Iker y Eneko Pou.
Pablo Segura

¿Quién os contagió esta afición por las montañas?

- Fueron nuestros padres. De la mano de ellos siempre hemos estado en las montañas desde muy pequeños, desde los tres años. Y más pequeños hicimos las primeras montañas, primero en sus mochilas y luego caminando. Tenemos la suerte que en el País vasco tenemos una cultura montañera muy amplia. Todo el mundo lo conoce y ahora casi todo el mundo ha escalado alguna vez. Se ha hecho mucho trabajo. Podría habernos no gustado porque siempre estábamos en la montaña, pero nos encantó.

Después de tantas visitas al territorio altoaragonés, ¿con qué zona os quedáis de la provincia de Huesca? ¿Cuáles son vuestras favoritas?

- Nos encanta Huesca. Por Huesca pasamos muchísimo y viniendo para aquí solemos parar en Riglos. Es de nuestras zonas favoritas. No podemos pasar y no escalar. Además, tenéis varios sitios muy buenos. Para la escalada nos gusta mucho Riglos y Ordesa, pero para la montaña, quizás el Valle de Tena y Benasque. Son sitios que llevamos transitando desde pequeños.

“Hay que ponerle un poco de control a las aglomeraciones”

¿Diríais que Huesca es un referente de la montaña?

- Sin duda. Es uno de los grandes referentes. Hay muchos alpinistas y escaladores y al igual que en el País Vasco hay una gran cultura respecto a la montaña. Es uno de los grandes precursores a nivel estatal. Sobre todo por el territorio, en el que mucha gente de toda España y extranjera viene a practicar la actividad. Ya de por sí, hay buenos escaladores y alpinistas en Huesca, y siempre los ha habido. Si a eso le sumas los que venimos de fuera, si lo asemejamos a algún estadio de fútbol Huesca sería como el Santiago Bernabéu o el Camp Nou.

En otros aspectos, ¿cuáles diríais que son los verdaderos retos del alpinismo?

- Diría que están en la exploración. En encontrar montañas nuevas, explorar más los valles. Lo conocido está más que explotado y mirado, y ahora toca adentrarse, invertir más tiempo e ir a un montón de montañas vírgenes que hay en todos los sitios.

“Hay profesionales que están mintiendo. Son pocos, pero los hay”

A ese respecto, ¿creéis que se deberían documentar los hitos en la montaña y el alpinismo, solicitar pruebas para que sea totalmente creíble?

- Nuestra opinión durante gran parte de nuestra vida ha sido que no hacía falta porque creer en la palabra del alpinista o del escalador es una de las grandezas de la montaña. Pero es cierto que en los últimos años, a medida que la actividad o el estilo de vida ha crecido y hay muchos más practicantes, hay profesionales que están mintiendo. Nos duele decirlo. Muchas veces los que estamos arriba sabemos de quiénes se tratan. Son pocos, pero los hay. Nosotros, el otro día echábamos cuentas y tenemos documentadas todas nuestras ascensiones y nuestras cumbres. Creo que si la gente es profesional y lo presenta, mejor que mejor.

Además, es cierto que en los últimos años, con motivo de la pandemia, parece que ha habido un mayor número de aglomeraciones en los picos.

- Se ha dado un hecho bastante curioso. Las montañas se han llenado y la gente se ha dado cuenta de que el aire libre está más divertido que los centros comerciales, pero creemos que hay que ponerle un poco de control a esas aglomeraciones. No hablamos de prohibir, sino de regular. Eso nunca. Consiste en buscar cómo se pueden regular los espacios sensibles y repartir la gente. Para eso es importante dar a conocer más lugares. Que no todo el mundo se concentre en los mismos. Si se educa a la gente de forma anticipada, se puede hacer.

“No es un trabajo convencional”

¿Creéis que estas aglomeraciones han hecho que montañeros y alpinistas hayan perdido cierta pasión?

- Puede ser. Es posible que haya gente que estuviera acostumbrada a estar tranquilamente en el monte y se haya visto invadida por miles de personas. Queda descubrir mil rincones que todavía quedan por conocer.

Algo que os gusta mucho a vosotros.

- A nosotros lo que más nos gusta es explorar sitios nuevos, ya sea fuera o aquí, en los Pirineos. A nosotros tampoco nos gustan las aglomeraciones, por lo que siempre estamos buscando sitios más tranquilos donde hacer cosas nuevas.

“El verdadero reto es explorar y encontrar nuevas montañas”

¿Es fácil vivir de la montaña?

- Vivir de la montaña es muy complicado. Cuando nos preguntan, siempre recomiendo a la gente joven y al resto que busque un oficio con tiempo libre y pueda ir a la montaña como hobby. Nosotros vamos tirando. No es para hacerse ricos, pero lo que nos gusta es estar en la montaña, y por ahora nos lo permite. Trabajamos siempre en proyectos relacionados y mientras podamos, seguiremos. No es un trabajo convencional. Nosotros, por ejemplo, desde septiembre hasta finales de diciembre no tenemos ningún fin de semana libre. No es una vida convencional, hay que hacer muchos compromisos. Pero hay que animar a la gente que le guste.

Esos gustos pueden venir desde pequeños.

- Cada vez hay más conocimiento y más medios para que las nuevas generaciones se adentren. No es un mundo sencillo pero cada vez hay mas acceso. Hay módulos de montaña, puedes hacerte guia de barrancos y derivados.. Hoy en día es más conocido y lo será todavía más en el futuro.

¿Qué se le puede decir a los altoaragoneses para que se animen a comenzar?

- Tienen una preciosidad por descubrir nada más salir por la puerta de su casa. Sobre todo, animar a la gente que empieza que se forme con conciencia desde el principio

Etiquetas