Deportes

MONTAÑA

El Belén vuelve un año más a la cima del Turbón

El CER lo depositó con la participación de 18 miembros del propio club

La expedición, en la cima del Turbón.
La expedición, en la cima del Turbón.
S.E.

Por decimotercer año consecutivo, el Centro Excursionista Ribagorza depositó su Belén montañero en la cima del Turbón, la montaña más mágica, mítica y emblemática de la comarca ribagorzana. Lo hizo el pasado día 6 de diciembre, fecha en la que el CER suele cumplir con esta tradición navideña que se ha convertido en uno de los hitos de su calendario anual de excursiones.

Fuimos 18 los miembros del club excursionista que participaron, partiendo de Graus hasta la localidad de Las Vilas del Turbón. Un poco más arriba, tras un tramo de pista que recorrimos en todoterrenos, iniciamos la subida a pie por un sendero entre matorrales, algo resbaladizo por la capa de barro consecuencia de la lluvia anterior.

Llegados al collado, subimos por el empinado sendero del Canal de los Pasos. Posteriormente llegamos a la parte alta y abierta de la montaña, desde donde descendimos ligeramente hasta la Portella, donde nuestro camino confluyó con el que sube por el Valle de San Adrián desde la cara norte. Desde allí, encaramos la subida final sin viento y con la nieve que seguía en buen estado y sin excesivo espesor. A las 12 horas, llegamos a la cima del Turbón, donde, a 2492 metros de altitud, colocamos con mimo nuestro belén en una oquedad entre las piedras de la cumbre.

Con un desnivel de 920 metros, la distancia recorrida fueron 10 km, en los que invertimos seis horas y veinte minutos con las paradas. Un año más habíamos cumplido con la tradición y subido nuestro belén a la cima de nuestra montaña más querida. A una altitud de 2492 metros, lo que, según creemos y si nadie lo desmiente, supone que es el belén depositado a mayor altitud en nuestro Pirineo. En primavera, volveremos al Turbón a recogerlo. Feliz Navidad para todos. 

Etiquetas