Deportes

SENDERISMO - PEÑA GUARA: RUTAS Y TURISMO

Pueblos de piedra, sierras y barrancos por la tierra de Guara

Esta es una zona para disfrutar de los paisajes y también del patrimonio

En el Puente de Pedruel.
En el Puente de Pedruel.
S.E.

Este pasado domingo nuestros dos grupos de Peña Guara, Rutas por la Provincia y Turismo por el Alto Aragón nos propusimos hacer una jornada en conjunto para cerrar de la mejor manera el presente año y así nos agrupamos para hacer una excursión por las faldas de nuestra Sierra de Guara.

Partimos con día nublado y buen frío de diciembre, cruzando la población de Morrano para tomar el viejo camino que sale dirección norte y que tras cruzar la carretera sigue, por una ancha pista unos 3 kilómetros, entre monte bajo y tramos de bosque de chinebros, pinos, sabinas y romeros por la falda norte de la Sierra Falconera.

Esta pista nos llevó hasta un cruce con el camino Natural del Somontano de Barbastro, que tomamos a la izquierda para ascender un buen tramo de pista, que nos permitió desde un mirador, ver aparecer el primer precioso paisaje del día, al sur la Sierra Falconera con el famoso Huevo de Morrano surgiendo del bosque junto al cañón de la Peonera con vistas de Bierge, Abiego y el Pueyo de Barbastro al fondo de la postal y al norte, las poblaciones de Pedruel, San Saturnino y Rodellar, con las sierras de Lupera y Balced, todo resplandeciendo por el fondo nevado de las cumbres de Monte Perdido y su corte, …una maravilla.

Aprovechamos el mirador para descansar de la subida, disfrutar del paisaje y para reponer fuerzas con el almuerzo, que el cuerpo ya lo pedía.

Tras el descanso terminamos el ascenso de la cuesta y comenzamos a bajar por la otra vertiente jalonada de bosque, hasta encontrar los carteles que indican el desvío hacia la zona del Castillo Naya, donde pudimos admirar unos ejemplares enormes de quegicos con unos troncos casi inabarcables y unas copas doradas que se elevan sobre todo el bosque y que abarcan hasta veinte buenos pasos de diámetro, ellos, son sin duda los seres vivos más viejos de estos bosques y al admirarlos no podemos evitar suspirar por los recuerdos que podrían contarnos, si nosotros supiéramos escucharlos.

Tras disfrutar de este desvío del camino volvimos a la pista y la seguimos en dirección a Pedruel pasando por la fuente de la Güega y su balsa para incendios, acompañados a la derecha por la Sierra de Balced y el poblado de San Saturnino, hasta llegar a Pedruel, que nos recibió con su bonita iglesia bien conservada y las empedradas casas, a cual mejor.

Salidos del pueblo bajando en dirección al río Alcanadre, para ir hacia Rodellar por el antiguo camino, que en su comienzo es asfalto y que se desvía a la izquierda como senda junto al cauce, para acompañar al río ascendiendo en un buen tramo, hasta que la senda lo atraviesa por el precioso puente medieval de Pedruel, vista que disfrutamos de lo lindo y donde se inmortalizó todo el mundo.

Justo al pasar el Puente de Pedruel a la izquierda, está señalizada una senda estrecha que llega algo más arriba hasta el pequeño Puente de Cabras en un fondo impresionante del cauce, alguno se quedó con las ganas de ir hasta allí, pero había que seguir el itinerario marcado y empezaban a acompañarnos unos pequeños copos de nieve que nos animaron a no parar.

Seguimos pues pasando junto al camping del Puente y tras una corta subida por asfalto, tomamos de nuevo la senda que con sus lazadas, viejo suelo empedrado y paretones nos acompañó hasta llegar a Rodellar rodeados con los primeros copos nieve del año.

Con la nieve cayendo subimos al autobús y con ella bajamos hasta Bierge, donde mesa y mantel nos esperaban para degustar la comida. 

Etiquetas