Baloncesto

BALONCESTO - ACB

El Real Madrid golpea con dureza al Barça en el primer asalto

Los catalanes fueron siempre a remolque y deben mejorar (87-67)

El Real Madrid golpea con dureza al Barça en el primer asalto
El Real Madrid golpea con dureza al Barça en el primer asalto
EFE

MADRID.- El Real Madrid se impuso por 87-67 al Barça Lassa en el primer partido de la serie final de la Liga Endesa, con una gran actuación del base argentino Facundo Campazzo por sus 19 puntos y desesperando a un equipo rival que pagó cara su falta de tensión al inicio.

En la cita inaugural,el comienzo fue efervescente por parte de los locales. Así, el WiZink Center vibró con un 3+1 que firmó Anthony Randolph en el primer ataque. Y la inspiración anotadora de Facu Campazzo puso al Real Madrid con un 9-0.

Les había costado arranca a los pupilos de Svetislav Pesic, que fiaron su réplica al juego interior. Ahí apareció el croata Ante Tomic. El expívot madridista mantuvo a flote a su equipo mientras el resto de compañeros se desperezaba con el tiro de media y larga distancia. El Barça se acercó (17-15) al verse espoleado por Thomas Heurtel y Adam Hanga.

Pero Sergio Llull tomó el relevo de Campazzo en todo, pues agarró los mandos de juego y también el liderazgo anotador con pleno en sus dos intentos de triple durante el primer periodo (22-17).

Pero es que el efecto Llull fue más allá, pues contagió a Rudy Fernández y éste transformó dos triples con los que el cuadro local superaba la decena de renta (30-19). Los planes de Laso se cumplían también en defensa, con un par de recuperaciones clave.

Fabien Causeur, Jaycee Carroll, Trey Thompkins... Cada pieza del engranaje funcionaba en su sitio, lo que se reflejó con un marcador de 41-27. Rebajó entonces la sangría un triple lejano de Chris Singleton.

Campazzo volvió a dejarlo claro con los triples y el Real Madrid se marchó al intermedio con mucha comodidad (47-32).

El partido se endureció tras el descanso y se repetían las interrupciones (63-52). La unidad "B" de Pesic, con Pierre Oriola por dentro para tapar los huecos de Tomic y con Kyle Kuric por fuera para insuflar energía, carburó a medias. Pero los blancos gestionaron su ventaja con pericia y a lomos de Jeff Taylor frenó cualquier atisbo de problema (71-54).

El 87-67 de la conclusión dejó patente que el Barça precisa rápidamente de una mejor versión si quiere evitar que su adversario reedite el título liguero.

El siguiente asalto de esta final será el lunes (21.00 horas), y en el mismo escenario.

Etiquetas