Baloncesto

BALONCESTO - LEB ORO

Marín, un rival propicio para el Levitec pero del que no hay que fiarse

Los gallegos son colistas y solo han ganado tres partidos hasta ahora

Marín, un rival propicio para el Levitec pero del que no hay que fiarse
Marín, un rival propicio para el Levitec pero del que no hay que fiarse
V.L.

HUESCA.- Levitec Huesca vuelve este fin de semana a Galicia, tras jugar el domingo pasado en Coruña, y visita al colista, un Marín que de momento solo ha ganado tres partidos y que, al menos mirando a los números, es el mejor rival para que los verdiblancos puedan romper su racha de derrotas.

Eso sí, los gallegos juegan en casa y a buen seguro que se han marcado este partido en rojo como una ya de sus últimas oportunidades de reengancharse a la competición. De hecho, si pierden la permanencia se les iría ya a cinco victorias de distancia, más average. Por tanto, una final para los gallegos y por tanto Peñas se encontrará un rival con el cuchillo entre los dientes.

Desde luego que no está siendo una temporada fácil para los gallegos, recién ascendidos. El equipo parece que no le ha cogido el aire a la categoría y a eso tampoco ayuda los vaivenes que ha habido en la plantilla.

De hecho, dos jugadores de los que empezaron la temporada, Quinn y Carroll, no duraron mucho y abandonaron el club antes de Navidad. Y uno de los fichajes ya con el curso empezado llamado a marcar diferencias, el interior Toncinic, llegó a finales de noviembre y ha abandonado el club en apenas dos meses, a finales de diciembre, al parecer por iniciativa propia en una auténtica "espantada". Y la última incorporación es la del senegalés Niang, un base-escolta que comenzó la temporada en Palencia, fue cortado, se incorporó al Delteco Gipuzkoa y ahora ha aterrizado en Marín, donde ya ha jugado cuatro partidos. Desde luego que tantas idas y venidas de jugadores no han ayudado.

Y como decimos, atendiendo a los números, Marín es el peor equipo de la categoría, pero desde luego que si esto lleva a confiarse, los de Arenas se habrán equivocado.

Marín ha ganado hasta ahora tres partidos, dos en casa únicamente, ante Canoe y Granada, y uno fuera, en Castellón. Hasta ahora ha sido un equipo bastante frágil, con un claro problema ofensivo que le ha llevado a perder la mayoría de partidos de manera clara. De hecho, de los 18 encuentros que han perdido los gallegos, quince de ellos han sido por una diferencia de más de diez puntos.

En cuanto a apartados estadísticos, Marín es el equipo que menos anota, 67 puntos por partido, el que menos valora y el que peores porcentajes tiene de tiro, tanto de tres, como de dos y de tiros libres. Muchos datos que desde luego explican en parte el mal rendimiento del equipo esta temporada.

Pero como decimos, Peñas no debe fijarse tanto en eso como en lograr romper su particular mala racha y lograr una victoria que sería balsámica para coger aire y que cambie la cara y el ánimo de un equipo que desde luego está tocado en lo anímico después de seis derrotas seguidas.

EL PARTIDO QUE TRAJO A ARENAS

Y precisamente Marín es una pista que se recuerda por la afición peñista. Peñas jugó allí hace tres temporadas, en la jornada 20. El equipo llegaba con siete derrotas seguidas, una situación similar a la actual, pero en puestos de descenso, penúltimos con cuatro triunfos. Marín era antepenúltimo con las mismas victorias, y por tanto era un duelo directo vital. Peñas perdió, además con un error incomprensible de Bulic en la última acción, y esa octava derrota seguida, que dejó al Peñas todavía un poco más metido en descenso, supuso la destitución del técnico Sergio Jiménez.

Le sustituyó precisamente el actual técnico, Guillermo Arenas, que en las últimas catorce jornadas logró un balance de siete victorias y por tanto la permanencia. Marín ganó tres de esos catorce últimos partidos y descendió, para regresar esta campaña.

Etiquetas