Baloncesto

BALONCESTO

El CBF Huesca vuelve a entrenar

Este miércoles reanudó su actividad, con cerca de ochenta chicas divididas en grupos de cinco

El CBF Huesca vuelve a entrenar
El CBF Huesca vuelve a entrenar
P.S.

HUESCA.- El Club Baloncesto Femenino Huesca retomó este miércoles los entrenamientos después de tres meses de parón por la crisis sanitaria. Lo hizo en el Pabellón Alcoraz y con una gran acogida por parte de sus jugadoras, que estaban deseando regresar a la actividad deportiva, después de este obligado receso.

El club ofrece a partir de ahora dos sesiones de entrenamientos semanales de una hora a sus jugadoras. La actividad se extenderá los lunes y miércoles desde las 18 horas hasta las 22 horas.

Cada hora pasarán por el pabellón un máximo de veinte chicas, que quedarán divididas en cuatro grupos de cinco, que trabajará cada uno en media pista, con una canasta y un entrenador. Los grupos se mantendrán invariables para reducir lo máximo posible los contactos entre chicas, como medida de prevención.

La actividad incluye a jugadoras de todas las edades, desde las más pequeñas de la escuela, desde 5 años con las benjamines, que abren la tarde, hasta la cadetes y senior, que la cierran en el último turno, de 9 a 10. En total, son casi ochenta jugadoras, lo que demuestra la fortaleza del club y el compromiso de sus chicas con el baloncesto.

La coordinadora del club, Ana Cabestre, explica que todo se va a realizar con un estricto protocolo y que la actividad, al menos en estos inicios, se centra en lo individual, pues ni siquiera se puede compartir balón, aunque puede haber cierta interacción, respetando siempre las distancias entre jugadoras.

Los entrenadores del club han aprovechado este tiempo de confinamiento para realizar cursos online de la Fundación Aito García Reneses centrados en la actividad que se puede realizar con estas restricciones, lo que les va a venir muy bien de cara a dar variedad y amenidad a los entrenamientos de esta etapa.

Los protocolos en los entrenamientos son estrictos y las participantes deben llegar con mascarilla a la instalación, limpiarse las manos con gel desinfectante, cambiarse de zapatillas por unas de uso exclusivo en la pista, mantener sus pertenencias y su botella de agua separadas según los espacios preestablecidos, etcétera.

Entre horas de entrenamiento se realizan las desinfecciones del material y de las zonas empleadas.

Ana Cabestre agradece las facilidades y la comprensión que ha tenido el Ayuntamiento de Huesca a la hora de reabrir el pabellón para que retomen la actividad.

El club tiene la intención de seguir trabajando durante el verano, si existe interés entre las jugadoras, pues hay muchas ganas y el CBF Huesca siempre se ha caracterizado por unas vacaciones cortas y un retorno a la pista temprano, recién pasado San Lorenzo. Este año, se puede unir esta postemporada con la pretemporada de la campaña que viene.

Etiquetas