Baloncesto

LEB ORO

Levitec Huesca afronta una segunda fase endiablada

La pelea por la salvación, que comienza en Melilla, se presenta durísima y puede exigir más de un cincuenta por ciento de victorias a los peñistas

Cubillán lanza a canasta en el encuentro contra el Lleida.
Cubillán lanza a canasta en el encuentro contra el Lleida.
Pablo Segura

El Levitec Huesca comenzará este viernes en Melilla una segunda fase en la que se juega la permanencia en un sistema endemoniado y que va a obligar a obtener buenos resultados para conseguirla.

Hay que recordar que ahora se juntan los nueve peores equipos de la categoría en la primera fase, cuatro que llegan del Grupo A y cinco del Grupo B, en el que estaba el Peñas. Y se parte con los resultados obtenidos entre los equipos que vuelven a coincidir. Así pues, los peñistas arrancan con 4 victorias y 4 derrotas.

No va a ser nada sencilla la permanencia, que este año se ha puesto muy cara con los cuatro descensos establecidos, que deben servir para que con los tres ascensos desde la LEB Plata se vuelve al formato anterior de una liga de 18 equipos a dos vueltas.

En esta segunda fase por la permanencia, el primero conseguirá pasar al playoff junto a los siete mejores del grupo de arriba. Los cuatro siguientes quedaran salvados y los cuatro últimos descenderán a LEB Plata. Cuatro descensos para nueve equipos, lo que pone la situación muy peliaguda y más, teniendo en cuenta que se comienza con la mitad (al menos para los equipos del Grupo B) ya jugada.

El punto de partido deja a tres equipos con clara ventaja, con mejor marca de victorias que de derrotas (Girona, con 6-2 y Ourense y Cáceres, con 4-2. Por abajo quedan dos equipos con clara déficit, el Burgos (1-5) y el Canoe (1-6 a falta de jugar hoy contra el Lleida).

Y en medio quedan cuatro equipos con su balance igualado o casi (Peñas y Murcia (4-4), Melilla (3-3) y Lleida (4-3 a faltad de jugar con el Canoe).

Ahora mismo dos de estos equipos estarían en descenso y ello supone que se puede descender con un 50 por ciento de victorias, dado que hay dos equipos que ganan poco y entre los demás hay bastante igualdad.

Eso implica que asegurar la permanencia puede supone acabar la competición con un 9-7, dado que un 8-8 no garantiza nada. Eso implicaría para el Peñas obtener cinco victorias en ocho partidos. Menos, supondría sufrir y esperar.

Calendario

El calendario aún no es oficial, pero ya se da por seguro, pues se realiza en función de los puestos de la primera fase.

La competición debía haber arrancado el pasado fin de semana, pero la situación del Lleida y sus partidos pendientes lo impidieron. Y el rival del Levitec tenía que haber sido el Tizona Burgos en Huesca. Este encuentro habrá que fijarlo en las próximas semanas.

El Levitec comenzará su periplo en Melilla este viernes. Es un rival directísimo para los peñistsa, pues ambos llegan al duelo con un 50 por ciento de victorias y el que gane saldrá muy reforzado y ganará un poco de margen, mientras que el que pierda, saldrá muy obligado de cara a siguientes jornadas.

Después el calendario trae a Huesca al Ourense y lleva al equipo peñista a Cáceres. Y el equipo cierra la primera vuelta guardando el descanso que les corresponde a todos los equipos del procedentes del grupo B.

La segunda vuelta será por el mismo orden, variando la condición de local o visitante de los equipos.

El técnico del Levitec, Óscar Lata, señalaba el viernes tras el partido que le gustaba el hecho de comenzar fuera de casa, lo que consideraba que quita cierta presión.

Pero lamentaba guardar descanso en la última jornada. Los peñistas deberán llegar con los deberes hechos a la misma. Desde luego, de no llegar salvados, será una circunstancia dramática y excepcional, con el equipo jugándose la permanencia sin jugar esa jornada.

Lo que está claro es que el equipo va a tener que ofrecer un buen rendimiento si quiere conseguir la salvación, pues no va a ser fácil.

Los rivales que se va a topar en esta segunda fase son tan duros o más que los de la primera, con jugadores de referencia en la categoría en prácticamente todos ellos.

Moore y Parejo, a la espera

De momento, el equipo regresaba a los entrenamientos para preparar el encuentro de Melilla, donde viajará el jueves.

El ala-pívot Michael Moore está pendiente de reincorporación a los entrenamientos tras la lesión en la muñeca que le ha hecho perderse los dos últimos partidos. Se espera que pueda hacerlo a mitad de semana y podría tener así opción de jugar en Melilla.

Y en el caso de Luis Parejo, después de semanas de descanso por una osteopatía de pubis, está a la espera también de ver cual es el camino más indicado, si mantener algo más el descanso o volver a entrenar con el equipo. 

Etiquetas