Baloncesto

BALONCESTO / LEB ORO

Levitec Huesca La Magia busca la sorpresa en el estreno liguero

Llega muy mermado en su juego interior, pero aspira a competir a base de intensidad y velocidad en la pista de un Castelló muy potente

Keith Omoerah, uno de los referentes para el Levitec Huesca La Magia en el estreno liguero.
Keith Omoerah, uno de los referentes para el Levitec Huesca La Magia en el estreno liguero.
Rafael Gobantes

El Levitec Huesca La Magia se estrena en la Liga LEB Oro con una exigente visita al Tau Castelló, uno de los gallos de la categoría.

El equipo peñista llega al encuentro mermado por las bajas y con una plantilla sin cerrar, pero ilusionado y con la intención de competir y pelear por el triunfo, según explicaba el jueves su técnico Sergio Lamúa, que se estrena en partido oficial con el Peñas.

El entrenador fija como principal objetivo para el equipo “poder llegar al último cuarto con opciones para ganar. Y, entonces, poner una marcha más para llevarnos la victoria”.

Pero insiste en ese empeño que debe mostrar el Levitec para mantenerse y para “no tirar el partido en el primer y el segundo cuarto”.

Y no será sencillo, pues el Castellón cuenta con una plantilla poderosa, “hecha para estar en los playoffs y dar un paso más y mejorar el quinto puesto de la pasada campaña”. Ante ello, el equipo oscense debe demostrar que tiene “más hambre”.

Lamúa pretende que su equipo haga de “sus carencias virtud” y trate de llevar el partido a su terreno. Ello implica que ante su desventaja física, busque “correr y ser agresivo”.

El Peñas no tenía el jueves a primera hora de la tarde inscrito ningún 5 disponible, aunque se valoraba la opción de hacer ficha a un Micaiah Henry que llegó hace un par de semanas a prueba.

En todo caso, tendrá que jugar muchos minutos adaptando a esa posición a Jaime Fernández y también retocando puestos. Es lo que toca debido a las bajas por lesión de Gracin Bakumanya y de Aitor Etxeguren. Se espera poder contar con el resto de la plantilla.

Lamúa no se lamenta y huye de las excusas. Prefiere centrarse en las soluciones y aprovechar lo que tiene en sus manos.

Y comenta que frente a un Castelló que buscará jugar “más cerca del aro” en busca de sus ventajas, los peñistas tienen que tratar de aprovechar su juego “de fuera a dentro”.

Recuerda que el Peñas es mejor jugando “a campo abierto” que haciéndolo en posicional, pero también reconoce que ante la escasez de la rotación tampoco se puede jugar todo el partido a tumba abierta, sino que hay que saber gestionar el desgaste.

Por lo visto en la pretemporada, las mejores bazas ofensivas del equipo pueden ser el lanzamiento de Maverick Rowan y el liderazgo y recursos de Keith Omoerah, pero el equipo necesitará un paso adelante de todos y que esté en condiciones de aportar un Ayoze Alonso que se perdió los últimos amistosos.

En todo caso, la base para competir de los peñistas y más ante un rival teóricamente superior debe ser la intensidad defensiva.

Del Castellón destaca Lamúa que tiene un juego interior muy versátil, con un Rozitis que juega mucho en el poste bajo y aprovechando su altura, un Edwards muy atlético para jugar el bloqueo y continuación y que ha reforzado mucho el puesto de 4 con Frederic Stutz y Jorge Bilbao o con un Pablo Hernández que hizo grandes temporadas en Plata. Eso le permite diversas variantes en su juego.

Y por fuera destaca que tienen mucho lanzamiento con Edu Duran y Hermansson, a los que se les une Hook también como buen tirador de 3, pero que puede postear porque es un jugador fuerte.

Y en los bases tiene a un Alvarado y Joan Faner que son experimentados, que dominan el juego y están capacitados tanto par jugar a campo abierto como para hacer daño desde el bloque y la continuación.

Levitec Huesca, por tanto, debe hacer un gran partido para poder aspirar a hacer saltar la sorpresa y ganar.

El problema de los pívots

Sergio Lamúa explicaba este jueves que tanto Gracin Bakumanya como Aitor Etxeguren van a estar de baja entre tres y cinco semanas, lo que implica perderse unas cuantas jornadas. Por otro lado señalaba que Andrejevic tendrá que esperar quince días y después dar negativo en una PCR antes de poder viajar. Y expresaba su deseo de poder contar este viernes con Micaiah Henry, la única opción para el 5. Ello implicaba dar el jueves de alta federativa a un jugador extranjero, con el coste que implica, teniendo en cuenta que su estancia podría ser provisional. Y es que el técnico admite que habrá que ir tomando decisiones sobre la marcha. De momento, no hay nada demasiado claro respecto a ese puesto, que está dando muchos quebraderos de cabeza. Inscribir a Micaiah Henry implicaría tener un 5 hoy, pero menos margen de cambios. 

Etiquetas