Baloncesto

baloncesto - eurobasket

España quiere el oro para culminar su hazaña más inesperada

Con el impulso de su crecimiento y sus victorias se mide en la final a una Francia poderosa, liderada por Rudy Gobert

Sergio Scariolo, seleccionador español.
Sergio Scariolo, seleccionador español.
Efe

Contra todo pronóstico, la selección española de baloncesto juega este domingo (20:30 horas) en Berlín la final del Europeo ante la francesa, un duelo que el equipo que dirige Sergio Scariolo afronta con la misión de disfrutar compitiendo para poner la guinda de oro a un campeonato memorable.

Tras asegurarse una medalla en las semifinales ante la anfitriona, Alemania (91-96), el cuento de hadas de la campeona del mundo ya tiene un final feliz. Contra el equipo galo los jugadores españoles quieren redondearlo con un oro que cuando empezó el Eurobasket parecía una utopía.

Pero España volvió a hacerlo. Sin los hermanos Gasol -ya retirados de la selección- ni el lesionado Ricky Rubio, entre otras figuras ausentes, se aseguró la séptima medalla consecutiva en un campeonato continental.

Palabras mayores para un equipo en construcción, joven, sin jugadores diferenciales, pero con un espíritu competitivo que ha echado de la competición a Lituania (102-94) en octavos de final, a Finlandia en cuartos (100-90) y al mejor ataque del campeonato en semifinales.

España pugnará por el cuarto oro continental de su historia en la reedición de la final del año 2011. En aquella ocasión la selección liderada por Pau Gasol y Juan Carlos Navarro ganó a la Francia de Tony Parker (98-85).

De aquella plantilla Rudy Fernández es el único superviviente. A sus 37 años, el alero mallorquín es el líder de un grupo en el que sobresalen el base nacionalizado Lorenzo Brown y el pívot Willy Hernangómez.

Pero en esta España en construcción que sigue compitiendo, el bloque granítico está por encima de las individualidades. Los doce jugadores, siete de ellos debutantes en un torneo de verano de la FIBA, tienen un rol que aceptan sin rechistar con la intensidad defensiva como elemento distintivo. En los ocho duelos que ha disputado, España ha encajado 80,3 puntos de media.

Desde el base Alberto Díaz, el microondas defensivo del equipo y una de las grandes revelaciones del campeonato, hasta el pívot Sebas Saiz, el jugador menos utilizado. Los doce jugadores suman en la pizarra de Sergio Scariolo, el otro gran artífice del éxito de la selección.

El técnico italiano apenas celebró en la pista la victoria contra Alemania. “Estoy dándole vueltas a ver cómo seguimos engañando al personal”, dijo tras sellar el pase a la final.

Scariolo jugará su quinta final en diez campeonatos dirigiendo a la selección. Solo Estados Unidos en los Juegos Olímpicos del 2012 le arrebató el oro, por lo que ha ganado cuatro de las cinco finales que ha dirigido: tres en el Eurobasket (2009, 2011 y 2015) y una en el Mundial (2019).

Su próximo rompecabezas es la vigente subcampeona olímpica, un rival físico que cuenta con el pívot Rudy Gobert como jugador diferencial, con sus 10,3 rebotes de media. A la jerarquía de Gobert se suma el buen momento de Guerschon Yabusele (15 puntos por partido), el base de los Knicks Evan Fournie y otros como el alero Terry Tarpey, el escolta Timothe Luwawu-Cabarrot, el pívot Vincent Poirier o Thomas Heurtel. 

Etiquetas