Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

El día de Broto, de "una mañana tensa" a "mucha felicidad"

El portero canterano valora "haber ayudado" a Bada en un trance difícil

El día de Broto, de "una mañana tensa" a "mucha felicidad"
El día de Broto, de "una mañana tensa" a "mucha felicidad"
P.S.

HUESCA.- "Mucha felicidad". Ese fue el sentimiento que embargó a Jorge Broto el viernes, rondando las 20:30 horas, cuando Bada Huesca consiguió ganar al Guadalajara por 26-25 en el Palacio de Deportes y después de una importante parada al último lanzamiento del goleador de Guadalajara, Chema Márquez. El portero de la cantera, de 19 años, fue uno de los protagonistas del encuentro, al tener que defender la meta por las lesiones de Jorge Gómez y Dani Arguillas.

Broto valora por encima de todo "haber ayudado al equipo a conseguir la victoria en estas circunstancias" y le alegran mucho "los dos puntos".

El oscense vivió dos días de emociones, pero también de muchos nervios. Todo comenzó el jueves por la tarde, cuando en el entrenamiento se lesionó Jorge Gómez. "Yo estaba saltando a la comba y por lo que me contó Dani (Arguillas), me quedé blanco", cuenta del momento. Hasta entonces, "estaba para ayudar y si había que jugar, hacerlo", pero Bada se quedaba sin sus dos porteros y Broto pensó "la que se venía encima". El doctor Fernando Sarasa acudió inmediatamente al entrenamiento y Broto comenta que él pensaba: "que no sea nada". Pero se confirmó la lesión y la baja del zaragozano.

Broto se mantuvo más o menos tranquilo por la noche, pero cuenta que "al día siguiente, viendo los vídeos para los porteros, empecé a preocuparme. Y si no paro una y la lío", se le pasaba por la cabeza. "La mañana fue tensa", reconoce. Y comenta que "todo salió bien", pero podía haber salido mal.

Le vino bien parar el primer lanzamiento del partido. "Fue un lanzamiento de fuera, más asequible y con colaboración de la defensa" y admite que "da mucho apoyo tocar" un balón pronto. Después llegaron momentos más difíciles, con lanzamientos claros de 6 metros que no pudo parar y pensó "aquí se acaba el partido", pues comenta que algunos fueron lanzamientos de 7-8 metros de Chema Márquez "que eran feos, pero acababan en gol". Cambió la tendencia y consiguió para una contra a un extremo y un lanzamiento a Vigo que ayudó mucho al equipo a vovler al partido.

Ya en la segunda parte Broto vio a sus compañeros "increíbles en defensa, incluso con 7 contra 6, lo que sirvió para meter goles a puerta vacía".

El contribuyó con sus paradas y reconoce que se quedó "sorprendido" cuando supo la estadística (15 paradas de 40 lanzamientos, para un 37,5 por ciento de efectividad), pues era consciente de que había parado, pero no tanto y le alegró mucho, aunque pone por delante la importancia de ayudar.

El joven portero, que suele entrenar con el primer equipo un par de días a la semana y lo compatibiliza con el segundo equipo, con el que ayer por la tarde jugaba en Ejea.

El partido de ayer "no tiene nada que ver" con las comparecencias anteriores con el equipo, en amistosos o muy puntuales, de algún minuto. Y cree que es "un punto de inflexión, de decir que hay posibilidad de llegar algún día" a ser portero de pleno derecho del equipo. "Aún estoy lejos", dice y reconoce que el viernes fue un buen día. "Me salió lo que sé", explica pero se ve con trabajo por delante para "corregir fallos" y mejorar sus prestaciones.

También comenta que para que un portero joven pueda jugar "tiene que darse lo del viernes y puede salir bien o mal". Señala que si el equipo hubiera perdido por diez ahora sería otra cosa. Tiene los pies en el suelo y apuesta por ir "poco a poco".

Broto agradece el apoyo que encontró en todos los compañeros y, especialmente en los del Segunda Miguel Malo y Juan Miana, pero en general de toda la plantilla y el cuerpo técnico, que le dieron ánimos y confianza y cuyo consejo general fue: "sal y haz lo que sabes".

Durante el partido se vio como el segundo entrenador y ex portero Fernando Pérez le daba alguna indicación y Broto cuenta que, sobre todo, le recomendó que saliera un poco más para "ocupar más" ante los lanzamientos de Márquez de 7 ú 8 metros y que "aguantara más a los extremos y los pivotes".

Broto queda esta semana pendiente de la evolución de sus compañeros. Dani Arguillas podría estar ya para el partido del miércoles en Logroño, pero ahí está el joven canterano si se le requiere y siempre con intención de ayudar. Si le toca volver a salir cree que estará "más tranquilo".

Etiquetas