Balonmano

BALONMANO - PRIMERA NACIONAL

Espigol le pone "un notable" a Avefor

El entrenador cree que el equipo ha cumplido los objetivos de "competir y mejorar" en la nueva categoría

Espigol le pone "un notable" a Avefor
Espigol le pone "un notable" a Avefor
R.G.

HUESCA.- El entrenador de Avefor Huesca, Gerard Espigol, le pone al equipo "un notable" en la temporada de su estreno en Primera Nacional porque ha sido capaz de cumplir con sus metas: "competir y mejorar". Ha sido "una alegría haber cumplido el objetivo y que los jugadores hayan crecido". Esta categoría, como la Asobal y la DH Plata, fue cancelada por la junta de la Federación Española, en espera de ratificación de la Comisión Delegada.

Los oscenses estaban cumpliendo con creces en su batalla por la permanencia y marchaban novenos entre los dieciséis participantes del grupo vasco, navarro y aragonés. Habían ganado diez encuentros y perdido trece y les restaban siete jornadas para acabar la liga.

Espigol explica que este año se comenzaba con "mucha ilusión" por parte de todos porque era "la primera vez que el segundo equipo del club estaba en una categoría tan exigente" y porque se había llegado ganándose el ascenso en la pista. Espigol regresaba a Huesca y se hacía cargo del equipo después de haber conseguido lo propio con el Banyoles. Comenta que conocía el equipo, incluso de haberlo visto el año pasado.

Lo que no conocía era el grupo vasco y se ha encontrado con una competición que le ha sorprendido "gratamente" y ha encontrado "muy divertida" y con buen nivel.

El objetivo principal que se marcaba Avefor era "ser competitivo. Lo hemos conseguido", afirma con satisfacción su entrenador, que recuerda que el objetivo como filial debe ser "primero crear jugadores y segundo, mantenernos".

Cree que "faltaba experiencia al principio y no teníamos a Miguel (Malo) por lesión, que es un factor desequilibrante", lo que hizo el comienzo más complicado. Pese a todo, cree que en esos primeros partidos fueron "competitivos" en el noventa por ciento de los casos e incluso los días en que sufrieron derrotas más amplias. E incluso el equipo supo "competir y mejorar".

Espigol cuenta que tenía confianza en el equipo desde el inicio, pero reconoce que costó que el equipo creyera en sí mismo. "Nos costó creernos que la categoría no nos iba grande". Y destaca que hubo siempre "capacidad de lucha y mentalidad porque sólo con buenos jugadores no hubiera bastado".

Ha visto una liga "muy igualada, en la que iban a hacer falta más de veinte puntos" para atar la salvación, tal como iba la tabla. Aún así, el equipo estuvo en "una zona media más tranquila", después de superar un inicio complicado, del que supo salir.

Espigol cree que la Primera Nacional ya es una "categoría buena", en la que los oscenses, pues el equipo es todo de casa, tienen una experiencia que hace que el salto hasta Asobal "siendo grande, no lo sea tanto".

En la pista los jugadores de Avefor han coincidido con jugadores con pasado en Asobal o en DH Plata o con jugadores prometedores. Es algo que sirve para curtir y mejorar. "Cuando juegas en una categoría superior el entrenador te puede ayudar, pero son los jugadores rivales los que te marcan la exigencia y tienes que dar el cien por cien de ti mismo", recuerda. La exigencia es la que produce "la mejora".

Cree que se ha notado el crecimiento en una categoría en la que los jugadores tienen que ir "al cien por cien porque si no, no te vas en la finta o lanzas o tu lanzamiento te lo para el portero". Y en la que colectivamente debían estar bien durante todo el partido si querían tener opción de puntuar porque diez minutos malos tiran el trabajo por la borda.

Subraya que se ha visto, por ejemplo, que a Miguel Malo le ha venido muy bien jugar en Primera para llegar con ritmo a los partidos en Asobal, pero, sobre todo, porque ha asumido un "liderazgo" y ha ganado una confianza que le ha ido "muy bien". Espigol comenta que aunque destacaba, tampoco podía ir andando y valora de él lo completo que es y lo que aportaba en defensa, algo que se ha visto también ya en Asobal y que los entrenadores tienen muy en cuenta.

También destaca la ilusión que le ha puesto Jorge Lafuente, pese a tener experiencias anteriores a este nivel y también las ganas de Lucas Calvo, la gente que volvía como Vïctor Sánchez o Kiko Giné o el crecimiento de Rubén Etayo, Iker Puértolas y de un Quique Lacasta que está seguro de que irá cogiendo más minutos y también en ataque. La plantilla era muy joven, con Lafuente o Ismael Pérez, que aún tienen 26 ó 27 años como veteranos. Y ha habido buena respuesta a un reto "exigente".

"La juventud tiene en contra que pierdes puntos y partidos, pero la ventaja de ver crecer a los jugadores", dice Espigol, que cree que tal como están las circunstancias "la cantera va a ser un valor importante" para un equipo de Asobal.

Recuerda que no todos los jugadores pueden llegar a la máxima categoría y que manejando veinticinco jugadores entre el segundo equipo y los juveniles se puede pensar en "tres o cuatro con posibilidades", pero cree que poco a poco pueden ir llegando más.

COMPROMISO Y CONFIANZA, EL FILTRO MÁS GRANDE

Para Espigol el compromiso y la confianza del jugador son hoy en día "el filtro más grande" y cree que los jóvenes hoy en día "necesitan un empujón" y ganar confianza en sí mismos.

El técnico valora mucho el crecimiento de la cantera del club en los últimos años y destaca la labor que ha tenido en ello el coordinador de la cantera Néstor Oliva en un trabajo constante. Comenta que cuantos más jugadores tengan, también más posibilidades habrá e que lleguen más al primer equipo. "Este es el camino".

Personalmente ha agradecido encontrar un "grupo sano" y que ha hecho fáciles las cosas. Recuerda que no es lo mismo entrenar con un grupo de profesionales, que siempre están para entrenar, que con unos chicos que tienen que poner por delante del balonmano sus estudios y trabajos del balonmano y que ponen dinero por jugar. Y comenta que hay que encontrar el "punto medio", que es "apretar pero sin pasarse" y comprender a la gente. Agradece mucho la labor de sus delegados Javier Garzo y Javier Pérez a la hora de hacer grupo y mantener la cohesión, que no siempre es fácil y también la labor de su ayudante Oriol Ferre.

Espera que el año que viene siga este grupo y que también vayan entrando juveniles, aunque recuerda que en esta categoría ya hay que ganarse los minutos y no se puede regalar, sino que hay que "responder" y ganarse la confianza.Espigol señala que los jugadores lo entienden y saben que hay que jugar "con el cuchillo entre los dientes".

Sabe que puede quedarse sin algunos de sus puntales si pasan al Asobal, pero lo asume y le "alegraría. Nosotros ya nos espabilaremos, pero sería una enorme alegría. Nuestra prioridad es el Asobal", dice y añade que supondría que la cantera "da frutos".

Etiquetas