Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

Victoria clara ante un rival de arriba para seguir creciendo

Bada Huesca fue de menos a más ante los vallesanos en un buen test

Victoria clara ante un rival de arriba para seguir creciendo
Victoria clara ante un rival de arriba para seguir creciendo
J.V.

GRANOLLERS 25

BADA HUESCA 32

GRANOLLERS: Guardia, Edgar (2), Marc García, Valera (2), Alex Márquez (2), De Sande (1), Adriá, Gasama, Sastre, Gurri (6), Lancina (3), Chema Márquez, Franco (4), Esteban Salinas, Rey, Antonio García (5) y Ferre.

BADA: Arguillas (1), Montoya (2), Carmona (7), Sasha (3), Adriá, Marcelo (3), Oier (1), Gucek (6), Alonso (2), Malo (2), Nieto (4), Lacasta, Pinto, Scaramelli, Espinha y Broto.

PARCIALES: 4-3, 7-3, 11-9, 12-13, 14-15 (descanso), 15-20, 16-21, 19-25, 22-26, 25-31 y 25-32.

ÁRBITROS: Sánchez y Millán. Excluyeron al local Marc García (2) y a los visitantes Adriá, Malo (2) y Nieto.

INCIDENCIAS: Segundo amistoso de Bada Huesca, jugado en la pista anexa al pabellón del Granollers.

HUESCA.- Aunque en pretemporada está claro que los resultados importan bastante menos, Bada Huesca ganó este mécoles en Granollers con claridad, y eso siempre es un empujón moral al imponerse a uno de los rivales tradicionalmente de zona alta de la tabla. De momento, dos victorias en otros tantos amistosos.

Los oscenses, en los que no jugaron por precaución ni Sergio Pérez ni Nekrushets, comenzaron el partido mal. Acusaron el calor asfixiante de la pista, y comenzaron con muchas pérdidas de balón y errores para que los locales enseguida se pusieran por delante con ventajas más o menos claras.

A partir de ahí, el equipo comenzó a jugar mejor, a compenetrarse más, y sobre todo destacó el trabajo defensivo. Si Granollers consiguió muchos de sus primeros goles a la contra y con velocidad, aprovechando los errores de los oscenses, cuando el equipo pudo frenar esa vía de agua y los vallesanos tuvieron que atacar en posicional, Bada defendió muy bien y a los catalanes les costó mucho llegar a la portería.

Por contra, Bada Huesca pudo desplegar su juego de robos, paradas de los porteros y velocidad para salir al contrataque, donde Carmona fue un estilete, para ponerse por delante ya antes del descanso.

En la segunda mitad el equipo se sintió cada vez más cómodo en la pista catalana y siguió con la fórmula de construir a partir de una buena defensa, en bloque, para poder correr y marcar con más facilidad en la portería de su rival.

El técnico pudo repartir minutos entre todos los jugadores, salvo los dos citados, y en su particular balance del choque, se mostraba muy satisfecho. "En el primer cuarto de hora hemos tenido muchos errores, pero una vez nos hemos aclimatado a la pista y al rival hemos empezado a funcionar. Uno de los objetivos era estar bien atrás, defender como un bloque, y lo hemos cumplido. Han podido jugar todos y la verdad es que terminamos contentos pero no tanto por el resultado, que en estos partidos me da lo mismo, sino por las sensaciones, que han sido muy buenas, y porque hemos cumplido los objetivos que nos habíamos marcado para este partido".

El equipo no para en esta intensa semana y ya este viernes mismo disputa un nuevo amistoso, ante el Bidasoa de Irún en la localidad vasca de Orio, rival ante el que repetirá partido al día siguiente, sábado, esta vez en Hondarribia.

Etiquetas