Balonmano

BALONMANO - PRIMERA NACIONAL

Avefor Huesca vuelve con un grupo más joven todavía

Tras la salida de varios veteranos y puntales, emprende un nuevo reto

Avefor Huesca vuelve con un grupo más joven todavía
Avefor Huesca vuelve con un grupo más joven todavía
S.E.

HUESCA.- El Avefor Huesca volvió este lunes a los entrenamientos para preparar una temporada que está aún cargada de incertidumbres. El equipo oscense afronta su segunda campaña en Primera Nacional, tras un muy buen estreno, parado en seco por la pandemia.

Los oscenses afrontan esta nueva temporada con un equipo muy renovado. Han salido del equipo jugadores que han sido puntales en los últimos años. En algunos casos, promocionados a un nivel mayor, como el central Miguel Malo, jugador ya del Bada, o Rubén Etayo, fichado por el Trops Málaga de División de Honor Plata y en otros, porque dejan la práctica del balonmano por obligaciones de estudios o laborales. Es el caso de Ismael Pérez, que seguirá como preparador físico, de Víctor Sanchez, de Kiko Giné o de César Fernández.

En todo caso, se trata de pérdidas importantes, pues eran jugadores fundamentales tanto en la zona central de la defensa, como en el manejo del ataque y también en liderazgo.

Entran en su lugar el lateral oscense Jorge Garzo, que ha jugado estos últimos años en Dominicos en Primera Nacional y que regresa al club, donde entrenó durante tiempo con el primer equipo, y jóvenes jugadores como el extremo izquierdo casetero Iván, el lateral Paul Alonso, que compagina el primer equipo con el segundo, o el pivote Valentín, formado en Maristas. Además, suben jugadores del juvenil, como el zurdo Luciano, que ya jugó bastantes las dos temporadas anteriores y está con el Bada en pretemporada, o Míchel.

La continuidad la ponen jugadores como Jorge Lafuente y Lucas Calvo, que darán el punto de experiencia en el equipo, y muchos jugadores jóvenes en crecimiento como el pivote Quique Lacasta, los laterales Juan Cánovas y Fran Calvo o el central Félix Recreo, los extremos Puértolas y Luciano o los porteros Broto y Casterad, entre otros.

A muchos de ellos les toca dar un paso adelante para mantener la competitividad del equipo en un año que se prevé más complicado que el primero. La ilusión es ser competitivos, señala el técnico Gerard Espigol.

El equipo ha empezado los entrenamientos con pocos efectivos, apenas una decena, puesto que no se ha querido mezclar a los jugadores que entrenan con el primer equipo ni a los juveniles que alternarán ambas categorías.

En las primeras semanas se va a trabajar de forma muy progresiva durante cuatro sesiones a la semana. La primera hora se dedica a trabajo físico y la segunda, ya en la pista, a trabajo de resistencia, coordinación y trabajo con balón, pero aún sin contacto, que se irá introduciendo de forma paulatina.

El equipo está a la expectativa de nuevas noticias y certezas. En principio, la liga comenzará el 4 de octubre, el calendario está sorteado desde hace semana, y esa es la fecha de referencia que se marca el técnico para llegar lo mejor posible.

Etiquetas