Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

El presidente de Asobal, Adolfo Aragonés, presenta su dimisión

Su salida abre un nuevo periodo para buscar el consenso en una asociación dividida

El presidente de Asobal, Adolfo Aragonés, presenta su dimisión
El presidente de Asobal, Adolfo Aragonés, presenta su dimisión
R.

HUESCA.- El presidente de la Asobal, Adolfo Aragonés, presentó este martes su dimisión y abrió una nueva etapa, que puede servir para volver a unir a los clubes de la máxima categoría, muy divididos en los últimos meses, hasta el punto de llegar a la ruptura de la asociación, con la salida del Barça y del Logroño.

La página de Asobal publicó la carta de Aragonés que anunciaba su renuncia. "Por la presente, y a petición de la Comisión Delegada, presento mi renuncia al cargo de presidente de la Asociación de Clubes Españoles de Balonmano (ASOBAL), puesto para el que fui reelegido por la Asamblea General el pasado día 7 de marzo de 2020", decía Aragonés.

Y en la carta continuaba deseando que su dimisión "sirva como elemento de unión de los Clubes de la Asociación, para la cual he dedicado todos mis esfuerzos y a la que deseo los mayores éxitos en el futuro".

Desde Asobal se expresaba el agradecimiento a Aragonés por su dedicación.

Aragonés había sido reelegido este mismo año en unas elecciones que requirieron de tres votaciones, después de dos empates. Finalmente Aragonés se impuso por un voto (8-7) a Jaume Conejero, ya con el ambiente muy enrarecido.

Los clubes que no apoyaron a Aragonés se sintieron después ninguneados por su gestión y, además, Asobal tomó una actitud pasiva cuando llegó el parón de la liga por el Covid. Huesca y Cangas se sintieron abandonados por una asociación que no defendió su permanencia en la categoría, pese al acuerdo los clubes.

La tensión fue a más y siete equipos, los que no habían apoyado a Aragonés en las elecciones, entre ellos el BM. Huesca, firmaron una carta pidiendo su dimisión tanto por el trato dispensado por este, como por una política de inoperancia.

Aragonés, con una pésima relación con el presidente de la Federación Española, Francisco Blázquez, vio como era éste el que solucionaba la cuestión de los descensos y también el sistema de competición de la 2020-2021, manteniendo una liga regular, como querían la mayoría de los equipos.

La Federación resolvía a los equipos los problemas que la asociación no había sabido abordar ni defender.

Posteriormente, varios equipos llevaban a la asamblea de la Federación España la propuesta de eliminar la obligatoriedad de pertenecer a Asobal para competir en la máxima categoría y ésta se aprobaba.

A partir de ello, Barcelona y Logroño dieron el paso de salirse de la asociación, lo que generaba una crisis en esta.

El presidente y la comisión delegada de Asobal, en su huida hacia adelante, sortearon el calendario sin incluir por sus nombres a los ascendidos Cisne y Aranda, citados como equipos 17 y 18. La Federación le obliga ahora a publicar el calendario incluyéndoles y le advierte de que no podrá exigir ninguna condición extra a equipos que no formen parte de la asociación.

La dimisión de Aragonés era un rumor que creció hasta confirmarse en el mediodía del martes.

Ahora se abre una etapa en la que puede buscarse un nuevo consenso.

Etiquetas