Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

La Liga de Balonmano se tambalea por el coronavirus

Los últimos aplazamientos y las contradicciones en la toma de decisiones dejan ver la dificultad de hacer cumplir el calendario

La Liga de Balonmano se tambalea por el coronavirus
La Liga de Balonmano se tambalea por el coronavirus
R.G.

HUESCA.- La sexta jornada de la Liga Asobal ha incrementado la incertidumbre generada por la covid y las dudas sobre la viabilidad de la competición o, al menos, de un desarrollo mínimamente normal.

Tres encuentros de esta jornada acabaron aplazándose debido a casos positivos por coronavirus, el último de ellos, el Bada Huesca-Benidorm que estaba fijado para este viernes y que se aplazó esa misma mañana. Mientras, los protocolos siguen ajustándose, aunque se mantienen dudas y contradicciones.

El desenlace del asunto de Benidorm está siendo rocambolesco, puesto que tras regresar el equipo alicantino a Benidorm se comprobó en un nuevo test PCR que se habían producido falsos positivos en las pruebas del jueves. Ya el viernes por la mañana en Huesca los test rápidos habían arrojado resultados negativos. Y, con todo, la comunidad valenciana obliga ahora al equipo a confinarse y le impide viajar a Austria, donde debía jugar hoy la vuelta de su eliminatoria europea.

Hasta ahora los positivos en los equipos afectados han llevado a la suspensión de sus partidos y, dadas las cuarentenas obligatorias, conllevan el aplazamiento de dos o tres encuentros. Por el momento, se llevan cuatro partidos aplazados en cuatro jornadas, lo que ha afectado a siete equipos. Seis deben recuperar un partido y Logroño, dos.

Pero no sería de extrañar que los positivos y los aplazamientos fueran a más. De momento, Benidorm y Aranda tendrán que aplazar los próximos.

Ante ello, parece que será complicado ir cuadrando un calendario que ya venía muy comprimido por la decisión de jugar una liga de 34 jornadas.

LA FEDERACIÓN ENDURECE LOS APLAZAMIENTOS

La Federación Española y su comité de competición aclararon la semana pasada que para aplazar partidos los equipos afectados deben tener más de cinco casos de jugadores infectados. Si el número de casos es menor y el resto de la plantilla no tiene obligación de estar confinada, apuesta por seguir adelante con los encuentros.

El punto clave en este sentido es la obligatoriedad de mantener confinamientos, puesto que en un equipo los jugadores son contacto estrecho de los infectados y el hecho de contar con pruebas negativas no les exime de ello.

Otra aclaración que hizo la Federación en su circular es que los aplazamientos sólo se producirán dentro de la cuarentena obligatoria de los jugadores o en los seis días siguientes.

Además, emplaza a que los partidos aplazados se jueguen entre semana y a la mayor brevedad posible. En todo caso, siempre antes de la finalización de la primera vuelta de la competición. Si no hay acuerdo entre clubes, la fecha la fijará el comité de competición.

Como en el caso del Benidorm, los clubes dependen de distintas administraciones a la hora de tomar decisiones, lo que puede generar a su vez problemas y disparidades entre equipos por cuestiones como las cuarentenas, pero también por el distinto trato a la hora de fijar limitaciones de aforo o por el confinamiento de localidades.

LA RFEBM DENUNCIA EL CONVENIO CON ASOBAL

Para colmo, se complica la situación entre la Federación Española y la Asobal, puesto que la primera ha denunciado el convenio entre ambas y, aunque lo mantendrá esta campaña, está dispuesta a ponerle fin la próxima campaña y asumir la organización de la competición, si no se alcanza un acuerdo.

La Federación estaría alegando que Asobal no le ha abonado el canon de la pasada campaña y otras cuestiones, como los problemas en el sorteo del calendario. Asobal considera que abonó lo correspondiente a la parte de la competición disputada.

Etiquetas