Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

Bada, a por cuatro victorias seguidas cinco años después

Sólo lo ha logrado en la liga en 2015 y en 2013, cuando enlazó siete triunfos

Bada, a por cuatro victorias seguidas cinco años después
Bada, a por cuatro victorias seguidas cinco años después
P.S.

HUESCA.- El Bada Huesca tiene un enorme reto este domingo en Granollers, el de conseguir cuatro victorias seguidas en la competición. Para ello debe ganar al equipo vallesano, después de haberlo hecho al Cisne, al Benidorm y al Puente Genil en las últimas semanas.

De la dificultad de enlazar cuatro victorias seguidas habla el hecho de que el equipo sólo lo ha logrado en dos ocasiones en sus diez temporadas en la Liga Asobal. La última fue en 2015, cuando venció a Zamora, Aranda, Gijón y Guadalajara de una tacada.

Y fue hace ya siete años, en el año 2013, cuando el Bada logró siete triunfos seguidos en la liga. Fue la mejor campaña de la historia del club, en la que el equipo acabó clasificándose para Europa.

Desde abril de 2015 no ha vuelto a ganar cuatro partidos seguidos. Sí ha tenido rachas de tres victorias seguidas en varias ocasiones, pero siempre se han roto, ya fuera con un empate o con una derrota.

La penúltima vez que el equipo ganó tres partidos seguidos fue en diciembre de 2018, cuando superó al Alcobendas (26-22), Cuenca (26-32) y Valladolid (32-28). El Barcelona truncó aquella racha.

El equipo ha tenido en otras ocasiones rachas más prolongadas de partidos sin perder, pero salpicadas con algunos empates.

En octubre de 2018, el equipo estuvo cuatro partidos invicto, ganando a Sinfín, Guadalajara, empatando con Logroño y venciendo a Anaitasuna. También en febrero de 2019 tuvo una racha similar alternando dos empates con dos victorias.

RACHAS DE OCHO Y SIETE PARTIDOS SIN PERDER

Una racha mucho más larga fue la que el equipo vivió a finales de 2017 y el primer partido de 2018. Entonces el equipo se mantuvo ocho partidos invicto, pero tres de dichos encuentros acabaron en empate. Ha sido la mejor racha de partidos sin perder del equipo en su historia en la competición. Y, además, lo hizo con un calendario muy complicado, empatando en León y Logroño, entre otros resultados.

De siete partidos sin perder, una cifra más que respetable, ha habido varias rachas. Una de ellas se produjo a final es de 2015 y en la misma se dieron dos empates, seguidos de tres victorias y dos nuevos empates. También se mantuvo siete partidos invicto el equipo en abril de 2014. Entonces ganó dos encuentros, empató uno, ganó otros dos, empató y ganó un último antes de perder.

UN ACICATE Y UNA MOTIVACIÓN MÁS

En todo caso, se trata de datos que suponen un acicate para el equipo oscense, que tiene ocasión de conseguir ahora la segunda mejor racha de victorias del club en la competición y algo que no ha logrado en los últimos siete años.

Es, sin duda, un aliciente para un equipo que comenzó la temporada con dudas, pero que se ha rehecho y que llega al encuentro con la moral muy alta, después de los últimos resultados y la mejoría en el juego.

Etiquetas