Balonmano

BALONMANO - LIGA ASOBAL

El Bada Huesca sigue acelerando y mete la quinta en Cangas

Completa actuación y contundente triunfo oscense (22-33)

El Bada Huesca sigue acelerando y mete la quinta en Cangas
El Bada Huesca sigue acelerando y mete la quinta en Cangas
.

Bada sumó su quinta victoria seguida en Cangas del Morrazo. Se impuso con total claridad y desde principio a fin a un rival desbordado por la firmeza defensiva y la fluidez y la facilidad goleadora de los oscenses, cuya victoria no peligro en ningún momento y que remataron el duelo con un 22-33.

Bada saltó a la pista dispuesto a no poner nada fáciles las cosas al equipo pontevedrés. La defensa oscense, con la pareja central formada por Gucek y Rodrigo, estuvo muy activa, colectiva y contundente y tuvo detrás a un acertado Miguel Espinha. Frenó con ello el ataque de los gallegos, a los que les costó un mundo hacer goles. Y en el otro lado de la pista ocurría todo lo contrario, Bada tenía fluidez, encontraba velocidad de balón y lanzamientos claros para su primera línea, con Marcelo, pero también Asier y Tioumentsev. Si a ello se unía algún contraataque culminado por los extremos, el partido se rompía muy pronto con un 2-7 que llevó a un tiempo muerto local.

Bada siguió erre que erre y no bajó en ningún momento el pistón defensivo. Supo controlar a Muratovic y tuvo en Adriá un baluarte en el penúltimo y para cortar la progresión del juego gallego. Cangas se desesperaba y la conexión zurda de Bada, con los pases de Marcelo a Carmona y la definición de este desde el extremo elevaba más las distancias. Bada llegó a tener un 5-14 a su favor, absolutamente desatado en todos los planos. Tampoco le podía salir todo siempre tuvo alguna pérdida suelta, Cangas se animó en ataque y recortó levemente. Pero Bada seguía sin perder la firmeza, pese a los movimiento en el banquillo y jugaba con inteligencia ante la defensa 5:1 a la que habían cambiado los locales. Miguel Malo encontró a Montoya y Oier tras un robo elevaban de nuevo la renta para irse al descanso con un claro 10-17.

En la segunda parte Bada logró que Cangas no pudiera darle la vuelta a la tortilla. La pareja Nekrushets-Gucek también estuvo rocoso en el centro de la zaga y Arguillas tomó el relevo de Espinha parando. Marcelo estaba entonadísimo y la defensa local no conseguía pararle cuando encontraba un poco de espacio. Cangas veía apagados sus intentos de encender el partido, algo que se certificó cuando Bada pudo correr al contraataque y puso un 16-25 incontestable.

El equipo oscense fue un martillo pilón hasta el final, con aportación de todos, pero con un lado derecho imparable. Cangas ni siquiera pudo maquillar el marcador en el tramo final, ya echado arriba. Era el día de Bada, algo que ya está empezando a hacerse costumbre.

Etiquetas