Balonmano

BALONMANO

El mítico Demetrio Lozano somete a la plantilla del Bada a un análisis de tiro

El exlateral de FC Barcelona y Balonmano Aragón, entre otros, midió la capacidad de salto y la velocidad de lanzamiento

Demetrio Lozano, con una pistola radar para medir la velocidad de lanzamiento de los jugadores
Demetrio Lozano, con una pistola radar para medir la velocidad de lanzamiento de los jugadores
Pablo Segura

Los jugadores del Bada Huesca han formado parte en la tarde de este miércoles de un proyecto de investigación que forma parte de la tesis doctoral del alumno de la Universidad San Jorge Jaime Tuquet. La sesión ha estado dirigida por una eminencia del balonmano, Demetrio Lozano, medallista olímpico con España, campeón de Europa con el Barcelona, exjugador del Balonmano Aragón, entre otros, y actual profesor universitario. En la prueba realizada en la sesión de entrenamiento, la plantilla badista se ha sometido a un análisis de su lanzamiento.

“El último artículo de esta tesis doctoral consiste en analizar la velocidad de lanzamiento, que vamos a medir hoy a todos los jugadores, en estático, en salto con dos pasos y en una acción de nueve metros con toma de decisión”, ha explicado Deme antes de comenzar las mediciones. Además, los de Nolasco se han sometido a “un análisis de su capacidad de salto” con un ejercicio llamado CMJ y que consiste, según el exjugador, “en un salto contra movimiento”.

El kit de la cuestión, el avance de la ciencia, está en cuando vamos a medir la toma de decisión”, ha avanzado el exjugador del FC Barcelona Cifec. Para calcular la capacidad de decisión de los deportistas del Bada Huesca, Jaime Tuquet y Demetrio Lozano utilizaron un sistema de semáforos: “Estos semáforos se ponen detrás de la portería y son como esos semáforos de entrenamiento de velocidad de reacción que tienen en la Fórmula 1, en los que se enciende una luz y tienen que ir a apagarla”.

En balonmano, con este sistema, “el jugador va a realizar un lanzamiento de nueve metros y, cuando impacta una plataforma de contacto, se enciende una luz”, ha continuado Deme. Una vez se enciende esa luz -hay varias, y puede encenderse aleatoriamente cualquiera de ellas-, el jugador tiene que disparar el balón contra la luz lo más fuerte posible y, además, manteniendo la velocidad medida anteriormente y la precisión del lanzamiento de la pelota.

“Con el equipo de Asobal, esta luz se va a ir retardando un tercio de segundo en cada lanzamiento”, ha comentado el mítico lateral izquierdo, incidiendo en la dificultad que conlleva este pequeño retardo, por lo que “la capacidad de salto es importantísima para realizar un lanzamiento idóneo”.

Para la medición de la velocidad del disparo, este equipo de investigación de la Universidad San Jorge ha utilizado una pistola radar. “Normalmente, un jugador de balonmano de máximo nivel estará por encima de los 100 kilómetros por hora. Un primera línea grande puede lanzar cerca de los 120 kilómetros por hora”, ha detallado el medallista olímpico.

Demetrio Lozano también ha valorado la “temporada fantástica” que está llevando a cabo el Bada: “Están compitiendo muy bien y sacando resultados muy apurados, pero eso significa que el equipo sabe competir, y eso es muy importante, llegar a los últimos minutos y saber competir. Están haciendo un muy buen balonmano y eso se nota en el día a día”.

Sobre la derrota copera ante Ademar del pasado viernes, Deme ha elogiado el trabajo de los leoneses: “Se encontraron un Ademar muy serio, muy físico, con muchas menos imprecisiones de lo normal y que dio muy pocas opciones”. 

Etiquetas