Balonmano

BALONMANO/ASOBAL

Feliz día de homenajes para Bada

Vence con comodidad a Sinfín (36-24) en la despedida de Oier, Espinha, Tioumentsev y Del Valle

Un momento del encuentro.
Un momento del encuentro.
PABLO SEGURA

Bada Huesca ha vivido una tarde plácida y de homenajes felices y ha sumado dos puntos que mantienen su esperanza de acabar tercero y llegar a Europa. Ha batido a Sinfín (36-24) desde su trabajo de la defensa y la portería y le ha apuntillado a base de contraataques, de ritmo y de un Montoya imparable en el pivote. Ha sido una gran despedida de OIer García de los aficionados oscenses y también de Espinha, Tioumentsev y Del Valle, aunque estos dos últimos no han podido jugar. 

Bada Huesca no ha necesitado mucho tiempo para carburar, especialmente en defensa y portería, donde los cántabros encontraron un muro difícil de superar desde el inicio. Y en ataque, Sergio Pérez, ante la ausencia de Tioumentsev, asumía el liderazgo y empezaba a encontrar caminos para el pase a Montoya en el pivote, que era el principal recurso. Sinfín encontraba dificultades con el balón y ello derivaba en pérdidas de balón que Bada convertía en goles al contraataque con un Carmona raudo a la carrera.

Con 7-3 el Sinfín paraba el partido en busca de un cambio de rumbo. Y Bada se iba a cinco de renta después de un par de contraataques más, tras un breve intercambio de golpes. Rodrigo era una pesadilla con sus salidas y robos en el centro de la defensa y Carmona se estaba hinchando a golear (11-6). Y seguía el certamen de pases al pivote de Sergio Pérez. Para evitar una caída estrepitosa, el banquillo visitante recurría a su segundo receso en el minuto 19 y con 15-8 en el marcador.

Pasaba a una 5:1 profunda tratando de cambiar la tendencia. Bada ya tenía en la pista los cambios, con Malo, Domingo y Asier en la primera línea. Sinfín conseguía un par de recuperaciones y correr para ajustar el marcador (15-11). Bada no atacaba mal, pero se topaba con el portero y los palos, lo que le frenaba. Mosquera rompía la breve sequía, con Bada en superioridad.

El equipo oscense estabilizaba la ventaja llegando a los extremos, aunque Sinfín amanazaba desde transiciones muy rápidas y con éxito. El partido estaba más acelerado de lo que al que iba ganando le convenía y Sinfín se ponía a tres (19-16), aunque Bada consiguía recuperar los cinco de renta, que quedaban en cuatro en antes del descanso con un gol final de Valles (21-17).

Las paradas de Arguillas y la trascendencia de Montoya en el pivote permitían a Bada tomar renta en el arranque, con una defensa que controlaba a Sinfín (23-17). La segunda exclusión de Rodrigo suponia un problema asumible.

Marcelo amenazaba desde fuera, pero le faltaba un poco de acierto. El partido estaba cerca de romperse, pero Bada necesitaba también poner un poco de calma por momentos. Rodrigo Benites ponía los siete de renta al fin, que duraban minutos (26-19).

Arguillas, que se hacía inmenso para los extremos, paraba a Sinfín en sus 19 y la diferencias se hacían casi insalvables (28-19). El técnico visitante pedía su tercer tiempo muerto todavía con casi un cuarto de hora por delante. Apenas le sirvió de nada.

Bada tampoco quiso frenar y siguió jugando en muchos momentos a la carrera, con riesgo de caer en la precipitación. 

Ya se estaba casi en tiempo de homenaje y Oier, en su despedida de Huesca, metía un gol desde 7 metros muy celebrado en la grada. Y Jorge Broto saltaba a la pista y poco después lo hacía Paul Alonso.

Un tiempo muerto servía para ovacionar a los que dejan el equipo y, especialmente a Oier, que deja el balonmano. Y el final ya tenia poco en juego, aunque todos se sumaban a la fiesta local.

Etiquetas