Balonmano

BALONMANO - ASOBAL

El mejor estreno en el mejor escenario para Pepe Floris

El lateral jugó su segundo partido con Bada y marcó sus primeros goles

Floris lleva el balón en una jugada del partido del sábado en Barcelona.
Floris lleva el balón en una jugada del partido del sábado en Barcelona.
LOF

El partido de este sábado en el Palau Blaugrana tuvo dos debuts en pista, uno mucho más mediático y el otro, más oscense y más importante para los aficionados de Bada Huesca. Por una parte, jugó su primer partido con el Barcelona Pablo Urdangarin, hijo de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, y por otro, en Bada Huesca jugó su segundo partido, aunque el primero, en casa ante Torrelavega, fue algo más testimonial, el lateral izquierdo Pepe Floris.

Las bajas por lesión facilitaron que el canterano oscense pudiera gozar de minutos tanto en la primera como en la segunda parte, y además en el mejor escenario posible. Floris no se arrugó y logró forzar un siete metros, que él mismo transformó ante Gonzalo Pérez de Vargas, y luego anotó en jugada otro tanto con un gran lanzamiento aprovechando su potencia y su envergadura.

El primera línea explicaba en la resaca de este estreno goleador que disfrutó el momento. “Me vi bien, mejor atacando que defendiendo la verdad. Provoqué un penalti, marqué dos goles. Y eso ante un rival tan fuerte como es el Barcelona”.

El técnico, José Nolasco, le había preparado durante la semana para esa posibilidad de jugar. “Ya me había dicho que era posible que jugara, y si ocurría, que fuera de cabeza, a por todas y a hacer las cosas que yo sé. Fue una alegría y una gran oportunidad”.

Floris entrena tres días por semana con el equipo de Asobal y otros dos con el filial de Segunda Nacional, aunque en caso de coincidencias, como él mismo explica, la prioridad es el primer equipo. “Se hace duro el alternar los entrenamientos y supone un esfuerzo, pero si me sirve para irme ganando un sitio poco a poco, bienvenido sea”.

Nervios y enhorabuena

Aseguraba que sobre todo antes de saltar a pista estaba nervioso. “Si ya te dicen que vas a jugar te pones nervioso, pero si es ante el Barcelona, los nervios se duplican”. Y tras el choque, en el vestuario todo fueron felicitaciones. “Los compañeros me dieron la enhorabuena, me dijeron que no era un regalo, que me lo había ganado, y que tenía que trabajar para conseguir más”.

Con respecto a la lógica derrota ante el líder y vigente campeón, el lateral diestro creía que se hizo un buen partido. “Se luchó y lo mejor es que estuvimos en partido casi todo el tiempo, y eso es muy positivo”.

El potente jugador oscense continúa la estela de jugadores como Marco Escribano, Miguel Malo o Jorge Broto, canteranos que han llegado al primer equipo y poco a poco han conseguido hacerse un hueco estable. “Se puede ver que a base de trabajo se puede llegar, si puedo servir para animar a los chavales a seguir trabajando, al final el llegar arriba no está tan lejos como se podría pensar”.

Y volviendo a la liga, el equipo de momento no acaba de funcionar en lo que a puntos se refiere, pero el lateral cree que hay capacidad para empezar a sumar más e ir para arriba. “Creo que esta plantilla es muy capaz de hacer bien las cosas en la liga. Estamos compitiendo a buen nivel, pero hace falta trabajo. Sí que es cierto que llevamos solo cinco puntos, pero creo que a medida que avancen las jornadas van a llegar más y se va a ir comprobando que este equipo da para más”.

En su caso, espera que el avanzar de la temporada también le suponga más buenas noticias. “Ojalá lleguen más partidos como el de Barcelona y pueda ir jugando con el primer equipo”. 

Etiquetas