Balonmano

BALONMANO - copa del rey

El Barça y el Granollers disputan la gran final de balonmano

Tiraron de su potencial y de su calidad para superar y eliminar al Frigoríficos del Morrazo Cangas y al Puente Genil

Dika Mem lanza ante Javi Díaz en la primera semifinal de este sábado.
Dika Mem lanza ante Javi Díaz en la primera semifinal de este sábado.
Efe

El Barcelona y el Granollers cumplieron los pronósticos en las semifinales y jugarán este domingo (19:00) en Antequera la final de la Copa del Rey de balonmano. Los azulgrana parten como favoritos, pero los vallesanos parecen más cerca que nunca de optar al título.

El Fraikin Granollers volverá a pelear, siete años después, por el título de campeón de la Copa del Rey tras certificar su pase a la gran final, en la que le espera el Barça, al imponerse por 34-26 al Ángel Ximénez Puente Genil, de la mano de un gran Chema Márquez.

El internacional español parece dispuesto a despedirse de la competición nacional haciendo soñar al Granollers con la posibilidad de un título.

Algo que parece factible si el lateral madrileño mantiene el mismo nivel que ofreció ante el Ángel Ximénez Puente Genil.

Los pontanos trataron de luchar hasta el final y lo pusieron difícil con las paradas de un enorme Álvaro de Hita y la capacidad de lanzamiento de su primera línea, con Mitic y Luisfe y la calidad de Joao Pedro, que les permitieron soñar con la final con un 22-20-

Pero se toparon con la gran capacidad de Granollers, liderado por Chema Márquez, pero muy bien arropado por Antonio García, Pol Valera o Esteban Salinas en el pivote.

Además, encontró la dureza defensiva necesaria y el aporte de la portería.

El Barça dio un nuevo paso hacia la consecución de su noveno título consecutivo de campeón de la Copa del Rey, tras certificar su clasificación para la gran final, al imponerse por un claro 36-28 a un Frigoríficos Morrazo Cangas que tan sólo pudo aguantar un cuarto de hora el ritmo de los azulgranas.

Escarmentado por el agobios vividos en los minutos finales del encuentro de cuartos de final ante el Helvetia Anaitasuna el conjunto azulgrana pareció dispuesto a sentenciar el encuentro rápidamente.

Para ello buscó una y otra vez al pivote Ludovic Fabregas que hizo valer su superioridad física sobre la línea de seis metros, como atestiguaron los cuatro tantos, más de la mitad de los firmados (7-5) por el equipo catalán, que el jugador francés contabilizaba a los once minutos.

Cangas ofreció el buen juego que viene desarrollando toda la temporada durante el primer tramo, mientras le aguantó el fuelle y se apoyó en las paradas de Javi Díaz (7-7). Pero cuando el Barcelona introdujo cambios y elevó el tono defensivo se topó con la cruda realidad y se llegó al descanso con 14-8, tras un parcial de 7-1.

El Barcelona sentenció en el comienzo del segundo tiempo para evitar las sorpresas y convirtió en un mero trámite los últimos veinte minutos del encuentro.

Desestimada una reclamación de Anaitasuna

El Comité de Competición de la Federación Española de Balonmano desestimó este sábado la reclamación presentada por el Helvetia Anaitasuna por la posible alineación indebida por parte del Barça en el encuentro de cuartos de final de la Copa del Rey que enfrentó el viernes a ambos conjuntos y que ganaron los catalanes por 35-32. Los navarros consideraban que los catalanes habían incumplido la obligación de incluir en la convocatoria jugadores júnior. 

Etiquetas