Fútbol

FÚTBOL - FÚTBOL

El serrablés Ramón López, que juega en el Alcoyano, destaca al eliminar al Real Madrid: "Ha sido la mayor alegría de mi vida"

El delantero participó en el gol del empate y dice estar "en una nube" por la hazaña de su equipo

El serrablés Ramón López, que juega en el Alcoyano, destaca al eliminar al Real Madrid: "Ha sido la mayor alegría de mi vida"
El serrablés Ramón López, que juega en el Alcoyano, destaca al eliminar al Real Madrid: "Ha sido la mayor alegría de mi vida"
S.E.

HUESCA.- “Ya casi se nos había olvidado que habíamos eliminado al Huesca y vamos y nos cargamos al Madrid”, afirma Ramón López, el delantero sabiñaniguense del Alcoyano que, con todos sus compañeros, “estamos en la nube” después de la hazaña protagonizada el miércoles en la Copa al eliminar al Real Madrid.

El serrablés, como el resto de los integrantes del equipo que se hizo famoso por tener “más moral” que ningún otro, no para de decir “increíble, increíble” ante semejante gesta. “El partido fue como una película con final feliz”, relata. al eliminar a uno de los mejores equipos del mundo.

No salió en el once inicial pero sí tuvo una destacada participación en la remontada del Alcoyano. “Tuve la suerte de entrar al partido en el minuto 70 y creo que los cambios tuvimos mucha parte de culpa porque revolucionamos el encuentro y en la jugada del empate peiné de cabeza al segundo palo para el remate de mi compañero que supuso el empate”, comenta.

No oculta un cierto poso de amargura porque en el minuto 110, ya en la segunda parte de la prórroga, fue expulsado por el lance que tuvo con Casemiro. “Triste por ese momento, pero muy feliz por todo lo que vivimos. Incluso te diría que la expulsión parece que nos vino bien porque seguimos cerrados atrás y les pillamos a la contra para hacer el segundo gol”, señala.

Y es que para Ramón “junto al ascenso del Ejea a Segunda B, cuando marqué el gol de la victoria, esta victoria contra el Madrid es el día más feliz de mi vida”.

Sobre el desarrollo del encuentro, “en la primera parte salimos con respeto y algo de miedo. A fin de cuentas no todos los días juegas contra futbolistas de este nivel, que son los mejores del mundo. Pero desde el trabajo y bien organizados atrás, tuvimos el partido controlado -entre comillas- en todo momento. La mala suerte fue encajar el gol a veinte segundos del descanso”, observa.

“Antes de entrar al segundo tiempo corregimos algunas cosas y entre nosotros nos animamos a creer que se podía conseguir. Y con los cambios creo que logramos revolucionar el partido un poco y yo tuve la suerte de participar en el empate. ¿Jugada ensayada? Yo te diría que fue por intuición. Sé que Juli saca los córners al primer palo y fui allí al remate, peiné de cabeza y en el segundo remató Solbes. Tuve esa pizca de suerte que hace falta en estas situaciones”.

El equipo resistió y llegó el tiempo extra. “Vimos que respondíamos muy bien y seguimos ordenados. A diez minutos del final me expulsaron por la segunda tarjeta por la acción con Casemiro. Pero el equipo no se descompuso y seguramente el Madrid se creyó que no le íbanos a hacer daño y fue al revés. Nos salió ese contragolpe que fue definitivo”, recordaba Ramón.

Antes de entrar en la prórroga, los jugadores del Alcoyano recibieron una buen arenga de su entrenador. “Tenemos más cojones que nadie, nos dijo, e insistió en darnos áninos y que creyésemos en nosotros. Y lo hicimos”.

La sorpresa fue mayúscula por la distancia sideral que hay entre los dos equipos. Aunque sobre el terreno de juego la cosa cambió, apreciación que Ramón advirtió en el comportamiento de los madridistas. “Los veía con un poco de pasividad y no con exceso de motivación. Consciente o inconscientemente, en estos partidos los jugadores de superior categoría se relajan. Es lo que hace que los encuentros se igualen y pueda pasar cualquier cosa”, señala.

LAS PARADAS DE "JOTA"

Mención aparte merece el guardameta del Alcoyano, José Juan, para quien el delantero sabiñaniguense tampoco regatea elogios. “Hizo unos paradones increíbles. Pero no es algo nuevo para quienes vivimos el día a día con él. Ha estado casi toda su vida en Segunda, es un portero muy contrastado. Hay que verlo entrenando, Jota tiene 41 años y parece un juvenil. Lo que hizo el miércoles es lo habitual de cada domingo en los partidos de liga. Para todo lo que le llega y son paradas de puntos como las que hizo contra el Madrid, solo que esta vez fue para eliminarle”.

"LA MAYOR ALEGRÍA"

Si hasta ahora Ramón había tenido un momento de felicidad suprema cuando marcó con el Ejea el gol que le dio el ascenso a Segunda B, la victoria y eliminación del Madrid en la Copa “ha sido la mayor alegría de mi vida”.

No es de extrañar que ayer, entre entrevista y entrevista -estuvo atendiendo toda la mañana a medios aragoneses y locales-, admitiera que “estamos en una nube, imagínate el impacto y la repercusión que ha tenido que hayamos eliminado a todo un Madrid, estamos disfrutando muchísimo”.

Hoy se sortearán los octavos de final y allí estará el Alcoyano, que de nuevo jugará en su fortín de El Collao por ser junto al Navalcarnero los dos únicos supervivientes de Segunda B. “Después de eliminar a todo un Madrid, y antes a otro equipo de Primera como el Huesca, nos da lo mismo el que venga. Lo afrontaremos con la misma ilusión y seguiremos creyendo. Cualquier rival será de superior categoría. ¿Por qué no vamos a poder con el que venga?”, señala Ramón.

PRIMA Y DETALLE DEL MADRID

La clasificación del Alcoyano también repercute en la economía del club y en la plantilla, que acordó con la directiva una prima del 20 por ciento de los ingresos que generara la Copa del Rey. Antes de eliminar al Madrid ya les correspondía a la tesorería de la entidad 150.000 euros. Una cifra bastante mejorada con el pase a octavos. “No hay dinero que valga la felicidad que estamos viviendo”, afirma Ramón.

Por otra parte, el serrablés destaca también el comportamiento del Madrid con el Alcoyano. “Yo soy madridista y siempre he tenido al Madrid como un club señor. Cuando nos tocó en el sorteo nos preguntaron qué camiseta queríamos. Yo pedí la de Benzema. Pero al final también me quedé con la de Lucas Vázquez por el duelo que mantuvimos y me la dio amablemente”, concluye el serrablés.

Etiquetas