Fútbol

FÚTBOL - TERCERA DIVISIÓN

El Sabiñánigo pierde ante un Almudévar que enchufó la que tuvo

El Joaquín Ascaso aún no ha visto ganar a los de Pitu Lerga

El Sabiñánigo pierde ante un Almudévar que enchufó la que tuvo
El Sabiñánigo pierde ante un Almudévar que enchufó la que tuvo
A.A.

SABIÑÁNIGO 0

ALMUDÉVAR 1

Sabiñánigo: Navarro, Alcoba, Villar, Muñoz, Grasa (Goez, minuto 77), Borja (Zamora, minuto 72), Ortiz, Ferruz, Kentaui (Villalba, minuto 56) (Blasco, minuto 77), Herranz (Gracia, minuto 72) y Cabrero.

Almudévar: David, Gumiel, Alejandro, Ainoza, Bailo, Ignacio (Ballester, minuto 19), Marqués (Sergio, minuto 80), Aldair (Salcedo, minuto 80), Noah, Puente y Sagna (Montaño, minuto 56).

Gol: 0-1 Minuto25: Aldair.

Árbitro: Ubico Lacasta. Amonestó a Villar, Herranz, Borja, Alcoba y Grasa, del Sabiñánigo, y a Puente, Ignacio, Issac y Gumiel, del Almudévar.

SABIÑÁNIGO.- El Joaquín Escaso de Sabiñánigo estrenaba público en las gradas. No fue en mucha cantidad, pero se notó a la hora de animar al equipo, aunque al final del partido para nada sirvió porque el Sabi volvió a perder. No han conseguido los de Pitu Lerga ganar en casa ni un solo partido y solo les falta, para terminar la primera fase, jugar contra el Épila, el próximo día 27.

Una derrota que lleva al Sabiñánigo a ser el equipo más flojo de la categoría, sobre todo en lo que respecta como local. En los primeros 45 minutos, sí tuvo ocasiones y pudo adelantarse el equipo local, pero una vez más se demostró que, si no tienes suerte, de nada te vale crear ocasiones.

Al equipo contrario le ocurrió al revés: en la única que llegó, marcó el tanto del triunfo. Esto tiene como significado que a veces, jugar mejor, no te da la victoria.

Borja, David y Ortiz, a bocajarro toparon siempre con el portero o un defensor en sus remates. Kenta, finalizando la primera parte, mandó el balón al larguero, y otras dos muy buenas ocasiones se marcharon fuera directamente.

Sin embargo, lo que es la suerte, el Sabiñánigo cometió un error y regaló el gol al Almudévar. Aldair coló el balón entre el portero y el palo corto, dando la victoria a un Almudévar que no mereció la primera parte, pero que sí estuvo mejor en la segunda.

En el segundo acto, el entrenador local metió sobre el terreno de juego todo su plantel ofensivo, inclusivo a Pabo Blasco, que llevaba dos meses sin jugar por lesión.

El Sabiñánigo se empeñó en poner balones altos al centro de la defensa y en ningún momento pudieron rematar. La defensa amarilla estuvo muy por encima del juego atacante rojiblanco. Tanto es así que el Sabiñánigo no contó con opciones de empatar.

Etiquetas