Fútbol

TERCERA DIVISIÓN

El Robres, la resistencia del pequeño

La plantilla amarilla buscará “mantener la categoría y pasar los menos apuros posibles”

La plantilla del Club Deportivo Robres para la temporada 2021/2022.
La plantilla del Club Deportivo Robres para la temporada 2021/2022.
S.E.

El Club Deportivo Robres arranca su temporada en Tercera División fuera de casa el próximo 5 de septiembre ante la Unión Deportiva Barbastro en el Municipal de los Deportes de la ciudad del Vero.

El primer derbi altoaragonés de la categoría dará inicio a una nueva campaña del club perteneciente a la segunda localidad española menos poblada con un equipo de fútbol en Tercera División, después del conjunto riojano C.D. Anguiano.

“Después de la temporada del año pasado, que fue un poco turbulenta, la de este año la planteamos con el mismo objetivo de siempre: mantener la categoría y pasar los menos apuros posibles”, afirma Miguel Ángel Lacruz, presidente del equipo monegrino.

“Nosotros tenemos dos metas fundamentales”, añade Javier Genovés, entrenador del Robres. “Debido a nuestro rol como filial del Ebro, a nivel formativo, nuestro objetivo es dar a nuestros jugadores todas las herramientas posibles para que, si el día de mañana les toca ir con el primer equipo, tengan las herramientas necesarias para poder hacer las cosas bien y ayudarles”, explica el técnico. Desde la temporada 2017/18, los monegrinos son el segundo equipo de la entidad arlequinada.

La segunda meta que se marca Genovés es “competir”. “Nosotros tenemos que ser capaces de competir en todos los campos, independientemente del contexto e independientemente del rival. Al final, el resultado puede ser favorable o desfavorable, pero la clave de todo es competir y que seamos un Robres que mantenga la identidad que se creó el año pasado”, apunta.

“Todos son peligrosos”

Pero los amarillos no lo tendrán nada fácil porque, como opina su presidente, “no hay enemigo pequeño en esta categoría”. “Hoy por hoy, creo que todos los equipos de la categoría son peligrosos. Cuando lleguemos a Navidad, ya podremos hablar de quiénes son los rivales más directos. Ahora mismo, no sabría decir un club en concreto, ha habido muchos cambios y fichajes, todos nos tenemos que adaptar poco a poco. El que primero consiga un equipo competitivo es el que menos sufrirá”, asegura Lacruz.

“Tenemos claro que va a ser una temporada muy exigente. Se ha pasado de 24 equipos a 17 y eso hace que los jugadores se hayan repartido en esos 17 clubes y que el nivel de la Tercera este año sea muy alto. Todos los equipos son peligrosos y afrontaremos los partidos con la mayor humildad y respeto hacia todos los rivales”, señala Genovés.

Sin la plantilla cerrada

El entrenador del Robres afirma que “la plantilla, de momento, no está cien por cien cerrada”. “Estamos pendientes de alguna incorporación en alguna posición, salidas no creo que haya, pero es posible que incorporemos un central y un extremo diestro”, sostiene.

“Todo depende de si el Ebro necesita algún jugador nuestro más a menudo o no. En ese caso, miraremos de incorporar a alguien más”, especifica, por su parte, el máximo dirigente del club monegrino.

No obstante, a falta de concretar la plantilla de forma definitiva, los amarillos han cogido muy buenas sensaciones a lo largo de la pretemporada. “Estamos bastante satisfechos con la pretemporada. Creo que hemos hecho un muy buen equipo con las nuevas incorporaciones y a los chavales se les ve con muchas ganas”, mantiene Lacruz.

“Lo que hace falta es que el equipo cuaje bien, jueguen a gusto y, si juegan a gusto, se verá un equipo, que es lo que hace falta. Cuando hay buen ambiente, todos los jugadores van a lo mismo y no importa si uno está en el banquillo, ahí está la clave para funcionar”, reivindica el presidente.

Genovés añade que ha sido una pretemporada en la que han tenido “bastantes jugadores para poder trabajar, a pesar de que ha habido jugadores que han estado en dinámica de primer equipo, como es normal”.

“Llegamos con una base de conceptos trabajada, con una idea de juego más o menos definida. Evidentemente, hay un largo camino por recorrer, pero en líneas generales ha sido buena teniendo en cuenta que tampoco nos vamos a dejar llevar mucho por los resultados, sino por nuestras sensaciones y como estamos a nivel de equipo”, detalla el técnico.

El club sigue creciendo

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística, Robres apenas tiene 514 habitantes, lo que le convierte en el municipio aragonés más pequeño y la segunda localidad española menos poblada con un equipo en Tercera División. Pero es que, además, a falta de un equipo, esta temporada tendrá dos.

“Este año tenemos la ilusión de que haya una buena aceptación en el tema de socios y colaboradores porque hemos hecho también el Robres B, inscrito en Segunda Regional, y estamos dando opciones a muchos chavales para poder aspirar a jugar en Tercera División. Al final, eso atrae a mucha más gente que antes era reticente a hacerse socia”, declara el presidente del Club Deportivo.

El cuadro monegrino no solamente resiste en la quinta categoría del fútbol español, sino que se atreve a crecer tanto en lo deportivo como en lo relativo a su afición. “Esperamos incrementar el número de socios, solemos estar entre 120 y 140, pero tenemos la ilusión de llegar a los 170 más o menos”, asegura Miguel Ángel Lacruz.

Eso sí, los amarillos crecen de la mano del C.D. Ebro, por lo que, en caso de que los zaragozanos desciendan esta temporada desde la Segunda RFEF hasta Tercera División, el Robres perdería la categoría.

Etiquetas