Fútbol

SEGUNDA REGIONAL

El Ciudad de Huesca, una apisonadora hasta el ascenso

El equipo de nueva creación ha protagonizado una temporada casi inmaculada y se marca como horizonte el seguir subiendo escalones hacia la Tercera

La plantilla celebra el ascenso a Primera Regional, logrado con mucha antelación.
La plantilla celebra el ascenso a Primera Regional, logrado con mucha antelación.
S.E.

Llegar y besar el santo. El recién nacido Ciudad de Huesca ha culminado con éxito su primera temporada. Un equipo hecho para ascender, logró el objetivo sin pestañear. A falta de dos jornadas se alzó con el campeonato del Grupo 2-2 de Segunda Regional para subir el primer peldaño de una escalada que no se quiere detener en Primera Regional. Sus miras están puestas en Tercera División “en poco tiempo”.

Las cifras que adornan su paso por la última categoría del fútbol regional son contundentes. Ha sumado 63 puntos con un bagaje de 20 victorias, 3 empates y ninguna derrota, 86 goles a favor y 11 en contra.

Liu, ex futbolista en China -fue portero con la selección de su país y mantiene buenos contactos con su federación- y empresario afincado en Huesca, fue el impulsor de la creación del club. Cuenta en su directiva con dos vocales también chinos y depositó su plena confianza en Rubén Bergua, que además de ser el secretario, ha sido el alma del equipo desde su función de entrenador y jugador. Antes su vida deportiva había discurrido en el Peñas Oscenses, también como entrenador, preparador físico y jugador. Posee el título de técnico UEFA Pro, que sacó en Las Rozas mientras realizaba sus estudios universitarios.

La idea de fundar este club, señala Bergua, surgió poco antes de la pandemia. Superado el frenazo que supuso la covid, el proyecto cristalizó. Había que hacer un potente equipo pensado para subir poco a poco a Tercera e integrar en él a jugadores llegados de China. “Liu me había visto jugar y entrenar a los chavales y contactó conmigo”, indica el responsable del equipo, que además de llevar las riendas del Ciudad de Huesca también da clases de tecnificación individuales y colectivas, así como preparación física, durante dos o tres días a la semana con chicos que juegan en otros equipos.

“Ha salido todo como pensábamos. Formamos un grupo de chavales supermajos, se ha entrenado a gusto, me ha faltado que esos dos días que entrenábamos a la semana vinieran todos e incluso al principio eran tres. Pero era difícil por estudios, trabajos y asuntos personales”, comenta Bergua.

Fue él, buen conocedor del “mercado” local, el que construyó el equipo con una base de futbolistas que habían estado en las categorías inferiores del Huesca y del Peñas Oscenses fundamentalmente, la mayoría con experiencia en Preferente y algunos en Tercera. Nadie cobra pero todos se sienten a gusto. Meriendas, comidas o cenas, además de una completa equipación, han sido los incentivos de un vestuario muy unido.

“Hemos hecho una primera vuelta muy fácil, tanto en casa como fuera, tal vez porque los rivales no nos conocían. En la segunda nos hemos sentido cómodos en casa pero fuera ha sido más complejo y hemos sufrido. Pero los chavales tampoco se han arrugado y han insistido hasta el final”, resume sobre el discurrir del curso liguero.

A su juicio, la clave del éxito ha estado en que “desde el principio hemos sido un grupo de compañeros y amigos. Y el nivel de juego era superior al del contrario y al de la categoría”.

Se hizo la ficha de jugador con la idea de no tener que saltar al campo. Por circunstancias, y más por obligación, ha tenido que actuar en unos cuantos partidos. “Es imposible gestionar las dos cosas, entrenar y jugar. Tengo claro que el año que viene solo entrenaré”, anuncia.

Tiene también un recuerdo hacia el referente ofensivo del equipo, Torrecilla, que sufrió una grave lesión de rodilla. “Llevaba 10 goles en 5 partidos. Si no se lesiona igual marca 60. Es un jugador muy de equipo, de una categoría muy superior. Ahora está preparando unas oposiciones y habrá que convencerle para que siga jugando”, señala.

Y es que Bergua ya está con la mirada puesta en la próxima temporada. “El objetivo será volver a ascender. Ya estamos planificando y está claro que entrenaremos tres días por semana. Habrá altas y bajas. Pero sobre todo lo que queremos es el máximo compromiso”. 

Etiquetas