Fútbol

SEGUNDA DIVISIÓN

La ilusión del Santalecina en su regreso a Primera

El club mediocinqueño logra el segundo ascenso de su historia con una plantilla muy joven que sólo ha perdido dos partidos

El Santalecina celebró su ascenso en Albelda hace dos fines de semana.
El Santalecina celebró su ascenso en Albelda hace dos fines de semana.
S.E.

La Unión Deportiva Santalecina vivirá su segunda etapa en Primera Regional después de certificar el ascenso y el campeonato del grupo 2-1 de Segunda con una jornada de antelación. El conjunto mediocinqueño ha rozado la perfección esta temporada en la que ha acabado como un tiro y afronta con ilusión y ambición su próximo reto.

La victoria en Albelda por 1-2 el pasado 10 de abril supuso el ascenso de categoría y equipo y afición podrán celebrarlo este próximo domingo en La Cruz ante el Benabarre, en la última jornada de la competición liguera. El presidente del club, Alfonso Sender, celebraba que “el pueblo lo ha acogido muy bien” y resaltaba la “ilusión” de una plantilla “muy joven”, con una gran mayoría de futbolistas que habían salido de su etapa de juveniles.

Admitía que el objetivo era pelear por subir a Primera. El campeonato no empezó bien, con dos derrotas en las dos primeras jornadas frente al Binaced y al Osso de Cinca, pero, desde entonces, el Santalecina se ha mantenido invicto y acumula ocho triunfos seguidos. “La motivación era la de subir, pero empezamos mal en los primeros partidos. Prácticamente toda la plantilla era nueva y costó coger el hilo, pero ahora llevamos diecisiete partidos sin perder. Caímos en los dos primeros y todo lo demás, tres empates y el resto, victorias. Cuando vimos que podíamos estar ahí, fue el objetivo que se marcó la gente joven”.

En eso último incidía Sender, en la juventud de unos jugadores que incluso no esperaban las camisetas conmemorativas por el ascenso en Albelda. “La plantilla es muy joven y es una ilusión, salen casi todos de juveniles y muchos, en su primer campeonato, han quedado primeros. No se esperaban que tuviéramos unas camisetas preparadas por el ascenso, guardadas hasta última hora para ver qué pasaba, claro, pero al minuto de pitar el final, todos estábamos con las camisetas ya puestas y se está viviendo”.

Y ahora, de cara al próximo curso en Primera Regional, el presidente santalecinense confía en cuajar una buena temporada. “En pretemporada hemos jugado contra equipos de Primera Regional y Preferente y les dimos guerra, tenemos gente joven, muchos vienen de jugar juntos en juvenil del Monzón y les falta un poco de veteranía pero tienen mucha calidad y se ha notado. Yo, por el cambio de categoría, en lo deportivo no tengo miedo, no vamos a intentar estar los primeros ni mucho menos, pero pienso que podemos estar bien en la media tabla”.

Otro tema será el económico, ya que los costes aumentan con el cambio de categoría, pero Sender prometía un esfuerzo. “A la directiva nos viene un poco cuesta arriba el ascenso, pero entiendo que la motivación de un muchacho de 20 años es así, si pueden ascender y no ascienden, se van a otro equipo. Nosotros tenemos que hacer todo lo que sea posible y vamos a tirar del carro como sea para estar ahí. Económicamente es mucho más caro, porque no es lo mismo un árbitro que un árbitro y dos líneas y la temporada es más larga”, explicaba.

El presidente comentaba que el presupuesto actual es de entre 6.000 y 7.000 euros, del cual más de 3.000 va destinado a las fichas, y luego están los gastos por material, desplazamientos o los mencionados por árbitros. Como apoyo, el club organizará la próxima temporada comidas y sorteos con el fin de poder recaudar algo más de dinero para que el proyecto vaya a buen puerto.

Pero antes, tocará celebrar este logro el domingo en La Cruz y la directiva santalecinense preparará una merienda para el equipo y todos los asistentes para después del duelo con el Benabarre.

Jaime Vilaró y la plantilla

Lo que tiene claro Sender es el que el grueso de la plantilla continuará la próxima temporada. De hecho, sólo hay tres bajas previstas, las de los “veteranos” Héctor Jiménez y Diego Guaus, que cuelgan las botas al finalizar esta campaña, y de “un chaval que se va a estudiar fuera”. “En un principio, el resto se mantiene”. Y también seguirá Jaime Vilaró, el técnico del equipo y quien “ya dijo que lo tendríamos que echar porque él no se va”, bromeaba el presidente del club. Vilaró ya vivió el ascenso del Santalecina en 2012 como jugador y esta vez ha disfrutado del mismo logro desde los banquillos. 

Etiquetas