Fútbol

fútbol / Primera regional

Un Ontiñena para la historia

Segundo ascenso de su historia a Preferente con la directiva, el grupo y los apoyos como claves

El Ontiñena celebró el ascenso el pasado fin de semana en Estadilla.
El Ontiñena celebró el ascenso este fin de semana en Estadilla.
S.E.

El Club de Fútbol Ontiñena hizo historia este domingo al ganar en Estadilla y, con tres jornadas de antelación, certificó el segundo ascenso de su historia a Primera Regional Preferente, categoría a la que regresa 23 años después.

Una subida meteórica, ya que hace tres temporadas el equipo militaba en Segunda Regional, cuando inició su etapa la actual directiva formada por ontiñenenses. Su labor, el grupo humano, la dirección de Chelu y los apoyos recibidos han sido claves para un club que ahora quiere el campeonato de Primera y, a partir de la próxima campaña, asentarse en la Preferente.

Además, será una temporada especial, ya que el Ontiñena cumplirá 75 años. El presidente, David Cregenzán, afirma que “es una gran satisfacción para un pueblo como Ontiñena poder conseguir, con tan pocos recursos, tanto humanos como económicos, lo que se ha logrado, que es, en tres temporadas, llevar al equipo de Segunda Regional a Regional Preferente”.

Algo que no ha sido fruto de la casualidad, ya que, cuando llegó la actual directiva, así era su “hoja de ruta”, la cual “consistía en montar un equipo para ascender la primera temporada, en la segunda consolidarnos en Primera y en la tercera, ascender a Preferente”. “Parece el cuento de la lechera, pero gracias a que nos han salido las cosas de cara, lo hemos podido conseguir”, celebra el presidente ontiñenense, quien destaca que el objetivo es consolidarse en la categoría.

“Diría que, si nos sale bien lo que tenemos previsto, podemos ser hasta equipo revelación, pero no vamos a tirar cohetes. Consolidarnos y luchar cada domingo, porque va a ser una liga muy dura en la que va a haber muchos descensos”, explica el presidente del club.

El ascenso se produjo en Estadilla este domingo por la mañana, pero tras el partido, ya hubo celebración: comida del equipo, rúa por el pueblo y fiesta privada. A eso podría sumarse algún acto el fin de semana del 29 de mayo, en el que el cuadro bajocinqueño cerrará la liga ante el San Esteban en su campo, El Balsal.

La plantilla, “una piña”

Una de las llaves del ascenso del Ontiñena ha sido el vestuario, en el que han convivido futbolistas del pueblo con jugadores de otras localidades. “Están contentísimos y eso es difícil. Suena a película americana, pero es la realidad, incluso mi hermano, que es jugador y es el que menos ha jugado con diferencia. Hay una felicidad y hay un grupo humano increíbles”.

El club juntó a siete futbolistas ontiñenenses con compañeros de Monzón, Sariñena y Fraga, muchos de los cuales han estado incluso en Tercera División en el pasado, “y que haya la piña que hay ha sido la clave del éxito esta temporada”, apunta Cregenzán.

Renovar la base del equipo y traer cinco o seis fichajes es la idea que lleva una directiva en la que el presidente está acompañado por Silvia Buisán, Ángel Canalis, Chema Lázaro, Óscar Consola, Paula Carrera, Abel Lázaro y Hugo Lax. El papel de todos ellos ha sido fundamental y el entrenador desde que llegó esta junta, Chelu Florencia, les daba el mérito que merecen.

“Llevo tres años y hemos conseguido dos ascensos gracias a la directiva, porque tenemos un presidente genial y una directiva igual. No se han cansado de buscar jugadores y de intentar nuevos retos, que es lo importante en este mundillo”.

Chelu refuerza la idea de Cregenzán de la buena relación en la plantilla. “Ontiñena es un pueblo que siempre ha generado buenos jugadores y tenemos un grupo de Sariñena, Fraga y Monzón que da muchísimo equilibrio y juego a este equipo. Se han compenetrado muy bien con la gente del pueblo y la relación es estupenda, el vestuario es una piña, ha habido pocos problemas durante el año y todo ha ido rodado”.

Eso sí, el técnico admitía que les “costó arrancar”, ya que en las dos primeras jornadas el equipo sólo sumó un punto, pero él confió en su plantel, el cual respondió “muy bien” y, tras esos dos tropiezos, ha llevado “una línea muy regular durante toda la temporada”, con tres derrotas y dos empates en 29 choques.

Chelu no sigue

Eso sí, Chelu no continuará la temporada que viene en un Ontiñena en el que ha estado tres temporadas, más que en ningún otro club. “Yo soy de iniciar nuevos retos y por eso este año lo dejaré. Tendré que mirar lo que se mueve por ahí y, si tengo que comenzar sin entrenar, tampoco se me caen los anillos”.

“Chelu no seguirá, siempre había estado uno o dos años en todos los clubes, aquí lleva tres y es en el que más años ha estado como entrenador. Somos muy amigos con él, pero se cansa enseguida de las cosas y necesita nuevos retos y el club necesitaba también aire nuevo”, explica Cregenzán, sumergido ya en la búsqueda de un sustituto.

Otra pata fundamental para el éxito del Ontiñena en estos tres años ha sido el de los apoyos recibidos. El presidente muestra su agradecimiento al ayuntamiento de la localidad, a todos los patrocinadores, colaboradores, aficionados y simpatizantes y, por supuesto, a los socios. Esta temporada han sido unos 160-170 y el objetivo del club es merodear los 200 la siguiente campaña, algo clave por el tema económico, ya que la directiva no se plantea incrementar la cuota.

Cregenzán admite que este ascenso, por la subida de la categoría, “va a suponer tener que pedir más colaboración privada”, crear la figura “del socio protector”, seguir captando empresas...

Por otro lado, ve “mucha ilusión en el pueblo” a todos los niveles (Ayuntamiento, Asociación de la Tercera Edad, niños, Asociación de Padres y Madres, vecinos...), algo que se ha apreciado esta temporada, en la que cada domingo acudían a El Balsal entre 120 y 150 aficionados. Y, hace dos semanas, en la visita del Altorricón, segundo, acudieron unas 280 personas.

Pero Cregenzán resalta que “lo más bonito es la alegría que otros clubes, que no han dejado de ser rivales, nos han transmitido estos días, eso no se paga con nada”.

Para las tres semanas que quedan de competición, el objetivo es claro: hacerse con el título de campeón. El Ontiñena recibe al Lanaja este fin de semana, visita a La Fueva el siguiente y acaba en casa con el San Esteban, y necesita dos victorias, ya que aventaja en cinco puntos al Altorricón. “Ahora vamos a por el campeonato. Siempre nos estamos marcando retos, el domingo hicimos oficial el ascenso y queremos el título”, apunta Chelu, uno de los artífices de este logro histórico. 

Etiquetas