Fútbol

FÚTBOL

Joaquín Sorribas: "Los tiempos han cambiado, muere el jefe y nace el líder"

El ribagorzano y Jesús Casas impartieron sus ponencias en Huesca

Joaquín Sorribas impartió una de las dos ponencias que se dieron ayer en el Palacio de Congresos.
Joaquín Sorribas impartió una de las dos ponencias que se dieron este lunes en el Palacio de Congresos.
Pablo Segura

Joaquín Sorribas y Jesús Casas deleitaron este lunes a los entrenadores oscenses con sus ponencias en el Palacio de Congresos de la capital altoaragonesa, en un acto organizado por el Comité Técnico de Entrenadores de Aragón, con el objetivo de facilitar la formación a sus afiliados.

El evento contó con la presencia de un centenar de personas y Sorribas abrió mecha con su charla “Los enemigos de la formación y el rendimiento en el fútbol: La presión y el ego”. El de Abella, exfutbolista entre otros muchos equipos del Huesca y ahora con estudios de psicología, habló de la importancia de la psicología en el fútbol.

El exjugador señaló que, al estar hoy en día en una sociedad más individualista, se producen dos consecuencias en este deporte. La primera es la presión, que “no es mala en su justa medida”, pero en la actualidad muchos futbolistas están “sobresaturados” y deben “saber utilizarla”. Y la otra, el ego, la “necesidad de ser reconocido”, lo cual separa al futbolista “de los demás y perjudica al equipo”.

Sorribas explicó que la presión lleva al equipo a fallar en los partidos pese a estar entrenando bien y el ego, a tener un vestuario dividido, algo que “no es fácil de solucionar”. Para lograrlo, hay que crear en el equipo un bienestar eudaimónico, el que supone la “búsqueda de la excelencia desde el esfuerzo y el desafío”. Y también una identidad social, “construir un nosotros” y “unificar individuales”, porque así un entrenador conseguirá que “a todos les ilusione ayudar al equipo”.

Así, se genera engagement, es decir, implicación de todos por el bien común, y con el engagement se mejora el rendimiento mucho mejor que con la presión. Para todo ello, un entrenador debe ser un líder, no un jefe. “Los tiempos han cambiado, el jefe muere y nace el líder. El liderazgo se entrena mucho”, explicó Sorribas, quien especificó que “un líder convence e inspira y se preocupa por las necesidades psicológicas básicas y las de rendimiento” de sus futbolistas.

Por su parte, Casas, exfutbolista y exentrenador que en su última etapa ha sido segundo de Luis Enrique en la selección de España, ofreció la ponencia “La estrategia de partidos desde el modelo de juego”, en la que compartió casos prácticos, tanto en fase defensiva como ofensiva, de partidos de España para mostrar cómo ayudar a los jugadores antes de cada encuentro. 

Etiquetas