SD Huesca

RESUMEN 2018

El Huesca cierra un año histórico con el ascenso a Primera División

Los azulgranas subieron y ahora son colistas de la categoría

El Huesca cierra un año histórico con el ascenso a Primera División
El Huesca cierra un año histórico con el ascenso a Primera División
R.G.

HUESCA.- El Huesca ha cerrado un 2018 que ha sido histórico por el primer ascenso de la historia de los azulgranas a Primera División, pero que no ha acabado bien, con los de Francisco sin ganar desde agosto e instalados en la última plaza. El conjunto oscense iniciaba el año liderando la clasificación de Segunda con tres puntos de ventaja y entró con muy buen pie en el 2018.

El primer encuentro acabó con un empate a uno en El Alcoraz con el que se cerraba la primera vuelta y la segunda comenzó con cinco victorias consecutivas ante Numancia, Lorca, Osasuna, Sevilla Atlético y Cultural Leonesa, todas ellas por la mínima. Los de Rubi se plantaban en la jornada 26 con ocho puntos de ventaja sobre el segundo y once sobre el tercero.

Parecía que tenían un pie en Primera, pero todo el trabajo bien hecho hasta el momento se torció. El equipo pegó un bajón, en parte afectado por las bajas que golpeaban a los oscenses semana sí, semana también, y encadenó ocho jornadas sin vencer, en las que sumó cuatro puntos de veinticuatro posibles. Esa mala dinámica de resultados, que se cerró con la derrota ante el Real Zaragoza en el último derbi aragonés hasta la fecha y un empate en casa frente al Albacete, sacó a los azulgranas del ascenso directo y se quedaban a dos puntos de Rayo Vallecano y Sporting, que llegaban lanzados.

El duelo ante el Barcelona B en la jornada 35 se antojaba clave, más todavía tras los triunfos de Rayo y Sporting. Empezó perdiendo el Huesca con un gol de Aleñá de penalti, pero el equipo reaccionó y en cinco minutos remontó con los tantos de Melero y Chimy Ávila. Fue un golpe sobre la mesa, ya que ese triunfo vino acompañado de otros tres contra Tenerife, Granada y Córdoba que devolvía a los de Rubi al ascenso directo gracias a la derrota del Sporting en La Romareda.

Restaban cuatro jornadas para el final y el Huesca acariciaba la categoría reina del fútbol español. Dos jornadas después, en la 40, llegó la primera oportunidad de firmar un ascenso histórico. Otras dos derrotas del Sporting se lo dejaron en bandeja a los oscenses y no fallaron. Tenían que ganar en Lugo y lo hicieron con dos goles de Álex Gallar y Pulido en la primera parte. El Huesca era de Primera División y la celebración de la ciudad fue por todo lo alto. El 21 de mayo de 2018 es una fecha que quedará guardada para siempre en la historia del Huesca y de Huesca.

Tras la gesta, Rubi confirmaba que se marchaba al Espanyol y el verano comenzó con el nombramiento de Leo Franco como técnico para la primera experiencia oscense en LaLiga Santander. También se logró retener a jugadores que fueron pilares en el ascenso y renovar las cesiones de Cucho, Moi Gómez y Chimy, a los que se unieron once nuevos futbolistas.

Tras una pretemporada con luces y sombras, los azulgranas tuvieron el debut soñado en Primera División: dos dianas de Gallar dieron los tres puntos en Ipurua ante el Eibar (1-2) en un encuentro que invitó al optimismo a toda la hinchada oscense. Ese buen inicio se refrendó con un empate en San Mamés después de igualar un 2-0 en contra gracias a un golazo de Chimy Ávila en los minutos finales.

En la tercera jornada tuvo lugar otra visita histórica, el Camp Nou, que empezó de la mejor forma posible con un tanto de Cucho a los dos minutos. El Barcelona remontó y el Huesca acabó sufriendo un duro correctivo: 8-2. Fue el inicio de una mala racha de resultados de la que todavía no ha salido el conjunto oscense. El debut en El Alcoraz no acabó bien, ya que el Rayo Vallecano se llevó la victoria por 0-1, mismo resultado con el que ganó la Real Sociedad una semana después. Tras una nueva derrota en el Wanda Metropolitano ante un Atlético que pasó por encima de los azulgranas (3-0), los de Leo Franco sumaron su primer punto en el feudo oscense en Primera ante el Girona (1-1). Sin embargo, otro partido perdido, esta vez en Valladolid, con una imagen muy pobre, provocó el despido de Leo Franco y la llegada de Francisco Rodríguez. El Huesca se quedaba colista. La llegada del andaluz dio savia nueva al equipo, que poco a poco fue dejando mejores sensaciones que no se traducían en resultados. Así, tras empezar con dos derrotas contra Espanyol y Sevilla, Francisco sumó su primer punto ante el Getafe en El Alcoraz, en un choque en el que se escapó la victoria en el tiempo añadido.

Pero no fue suficiente y el Huesca volvió a darse de bruces al irse de vacío de su visita al Alavés. Una vez más en casa, en esta ocasión ante el Levante, los azulgranas sumaron un punto en un partido en el que se fueron con la sensación de haber dejado escapar otra derrota. Llegaron cuatro derrotas seguidas entonces: dos duros correctivos en Copa ante el Athletic, otra el Vigo contra el Celta y una cuarta frente al Real Madrid en otro duelo en El Alcoraz en el que el Huesca hizo méritos para llevarse algo más. Lo mismo ocurrió contra el Villarreal, aunque en este caso al menos sacó un empate, y los azulgranas cerraron una primera parte de temporada de pesadilla con otra derrota en Mestalla con un gol del Valencia en la última jugada. El Huesca cierra 2018 colista y a ocho puntos de la salvación.

Etiquetas