SD Huesca

ANÁLISIS

Las dos losas que condenan al Huesca a una reacción heroica

Ni una portería a cero y la falta de efectividad han penalizado a los azulgranas

Las dos losas que condenan al Huesca a una reacción heroica
Las dos losas que condenan al Huesca a una reacción heroica
LOF

HUESCA.- El Huesca ha cerrado una primera vuelta con un balance es claramente negativo. Los azulgranas concluyen la primera mitad de la temporada en la última posición con once puntos y a diez de los puestos de salvación. Pese a que el conjunto oscense ha hecho méritos para sumar más puntos, la realidad es que los de Francisco necesitan una segunda vuelta muy buena para luchar por la permanencia hasta el final.

Una de las principales rémoras del equipo es no haber dejado la portería a cero en ninguno de los diecinueve partidos disputados hasta el momento. Ni Werner ni Jovanovic han dado el nivel esperado y con Santamaría, el rendimiento del portero ha aumentado, pero no ha sido suficiente. Falta de contundencia o errores groseros han costado tantos en contra y, por lo tanto, puntos a un Huesca que ha pagado caro cada fallo que ha cometido. En total, 36 goles encajados, más que nadie.

El otro principal problema reside en el área contraria. La falta de efectividad de cara a puerta ha hecho volar muchos puntos, especialmente en El Alcoraz. La afición oscense ha visto a su equipo disparar incluso en más de treinta ocasiones sin premio alguno. El dominio del juego no se ha traducido en resultados debido a la poca mordiente del equipo en el área rival y ha dejado a los azulgranas con la miel en los labios. Esos siete puntos que lleva el Huesca en casa saben a poco después de lo visto en las últimas actuaciones del conjunto dirigido por Francisco.

Y es que esa poca producción en El Alcoraz también ha perjudicado y mucho a los azulgranas. El feudo oscense debía ser un fortín y, sin embargo, esos siete puntos en nueve encuentros suponen un bagaje muy pobre. De hecho, la primera victoria de la historia del club en Primera no llegó hasta hace dos fines de semana, cuando el Huesca se impuso al Betis por 2-1.

Peores son los números fuera. El equipo comenzó la temporada ganando en Éibar y empatando en Bilbao, pero desde entonces el Huesca ha cosechado ocho derrotas seguidas a domicilio, nueve si contamos el duelo de Copa contra el Athletic.

Con todo esto, el Huesca acaba la primera vuelta hundido en la última posición. Lo mejor, que quedan diecinueve jornadas para darle un vuelco a la situación.

Etiquetas