SD Huesca

FÚTBOL - PRIMERA DIVISIÓN

Un partido frío en un estadio helado

El "chirimiri" fue el invitado especial el domingo en Anoeta, donde los aficionados azulgranas de nuevo empujaron

Un partido frío en un estadio helado
Un partido frío en un estadio helado
LOF

SAN SEBASTIÁN.- Un frío punto es lo que sacó el Huesca de su visita a la Real Sociedad. Otro campo mítico en el que el Huesca se estrenaba en Primera, aunque los azulgranas ya habían comparecido en dos ocasiones anteriormente en Segunda, eso sí, sin sumar hasta el domingo. En un estadio de Anoeta algo desangelado por el frío que por momentos pareció contagiar a los dos equipos y que invadía San Sebastián; y con dos tercios de entrada, decenas de aficionados oscenses estaban desperdigados por las gradas al no haber una zona visitante por las obras del fondo Norte, que dejaban al descubierto la ciudad.

El "chirimiri" fue protagonista al aparecer cada veinte minutos (más o menos) en la primera parte y durante alrededor de un minuto atizar a los jugadores que estaban sobre el campo y también a los aficionados que no estaban resguardados bajo la cubierta. La primera caída de esa lluvia intensa pero poco visible llegó a los ocho minutos, después del primer acercamiento de peligro del Huesca.

Los golpes de los azulgranas, como el palo de Yangel Herrera o el tiro de Cucho Hernández que salvó Rulli, provocaron pitos espontáneos de los seguidores txuri urdin, que en la animación estaban liderados por un Fondo Sur que por momentos parecía incansable. El ser una gran minoría hacía que los oscenses apenas se pudieran hacer notar, lo cual no les impedía arropar a los suyos en una tarde tan fría.

El partido fue el segundo con el Huesca de Enric Gallego y Herrera, que se estrenaba como titular. En el lado opuesto estaba un David Ferreiro que se quedaba en el banquillo por primera vez desde la jornada 9. Jornada de cambios y novedades en el Huesca. Día curioso para Xabi Etxeita. El futbolista, propiedad del Athletic de Bilbao, del que es canterano, lució el brazalete de capitán del equipo que visitaba a la Real Sociedad, rival histórico del club cuyos colores ha defendido durante tantos años.

En el otro bando, Juanmi disputó su encuentro cien con la Real Sociedad al entrar en los últimos minutos.

No pudo celebrarlo con victoria ni con protagonismo después de un partido que puso de su parte para dejar congelados a todos los aficionados, tanto donostiarras como azulgranas, y en el que los únicos que entraron en calor fueron los jugadores, sobre todo los del Huesca, que se dieron una buena paliza sobre un césped rápido que no estaba en el mejor estado posible.

Etiquetas