SD Huesca

FÚTBOL - PRIMERA DIVISIÓN

Huesca-Valladolid: De los cinco últimos minutos...

Solo remando armónicamente han llegado las remontadas heroicas en las regatas

Huesca-Valladolid: De los cinco últimos minutos...
Huesca-Valladolid: De los cinco últimos minutos...
GOFI

HUESCA.- José Manuel Echeverría nos exasperaba. Medio Sadar soltaba toda suerte de diatribas durante 89 minutos, pero en el 90, y sólo si el partido era importante y el resultado decisivo, marcaba el gol de la victoria y toda la grada coreaba su nombre.

Como si la admiración hubiera sido permanente y fuera ser perpetua... Y lo era, hasta los siguientes 89 determinantes. Disputó casi 180 partidos desde la Tercera -Osasuna era equipo ascensor, ora plata, ora bronce- hasta la Primera en que se retiró y anotó poco más de 35 tantos.

Ahí, con mi padre y rodeado de los de siempre en Preferente, aprendí que en aquello del balompié sólo importaban los cinco minutos fatídicos y últimos. El resto eran, como dicen en la NBA, los de la basura. Los que permiten prorrumpir en elogios o vomitar vituperios. La desmemoria obra estos prodigiosos milagros.

Si cabe, metafóricamente el fútbol ha acortado el periodo que marca el espíritu y el juicio, y contribuyen sobremanera las redes sociales. Lo ha dicho Robert Habeck, el líder de Los Verdes alemanes que ha cometido la herejía posmoderna de abandonarlas con el imperdonable pretexto de que matan la reflexión y abalanzan por un precipicio la cordura.

No quiero abusar de ventajismo, pero la prudencia es una consejera tan infalible que, de hecho, la hemos heredado de nuestras madres aunque luego hayamos dilapidado su caudal.

El nerviosismo en torno al mercado de invierno ha colocado una nebulosa que a algunos no les ha hecho gozar, como se merecía, esta ocasión histórica -sí, porque lo era- de sumar 3 puntos para el ensueño. La oportunidad de valorar, como requería, la igualada en Anoeta, como si empatar en Anoeta fuera una ganga de chiringuito.

En todo caso, no es hora de los reproches ni de los músculos. Ni de recordar que el mercado invernal ha sido frío en todo el fútbol español porque no había chollos, pero quizás el Huesca no haya sido el más torpe. El devenir de los acontecimientos lo demostrará.

Si queremos tener una opción, habrá que remar armónicamente. Sólo así han llegado las remontadas heroicas en las regatas. Con esfuerzo, cabeza y audacia. Ahora, cantemos los 5 últimos minutos. Los del 4-0 histórico. Otro hito de una ciudad de Primera. Incluso para Rubiales.

Etiquetas