SD Huesca

EQUIPO

Fin a una pretemporada notable

El Huesca ha cerrado su calendario de amistosos con dos victorias y cuatro empates

Fin a una pretemporada notable
Fin a una pretemporada notable
R.G.

HUESCA.- El Huesca concluyó el pasado sábado una pretemporada que ha dejado luces y sombras pero que ha servido para que los jugadores se amolden a la idea de juego que quiere el entrenador, Míchel Sánchez, y que acabó con muy buen sabor de boca después del encuentro en el que los azulgranas se impusieron por 0-2 al Girona, con la posesión del balón y una presión coral muy adelantada como señas de identidad.

La falta de delanteros y, sobre todo, de centrales ha supuesto un quebradero de cabeza para el técnico madrileño, ya que ha tenido que tirar de gente del Ejea como Kike Hermoso o Joe, del canterano Dani Arnedillo o incluso de Damián Musto. Sin embargo, la solidez defensiva ha sido una tónica de un Huesca que sólo ha encajado tres goles en los seis encuentros disputados.

No obstante, los oscenses también han acusado la falta de gol. Dani Raba y Álex Gallar han sido los máximos artilleros del Huesca gracias a sus respectivos dobletes contra Girona y Ejea, mientras que Juan Peñaloza, Dani Escriche y Carlos Kevin completan la nómina de goleadores. Siete dianas en seis partidos, de los cuales el conjunto de Míchel ha dejado la puerta a cero en cuatro.

El equipo inició la pretemporada el pasado 8 de julio con cinco jugadores del Ejea (Hermoso, Peñaloza, Leira, Méndez y Ballarín) y otros cinco canteranos (Carlos Kevin, Arnedillo, Abizanda, Almerge y Espiérrez). Todos ellos se unían a trece futbolistas del primer equipo, entre ellos cuatro porteros (Álvaro Fernández, Jovanovic, Valera y Ander Bardají). Los otros que entrenaban a las órdenes de Míchel fueron Jorge Pulido, Álex Gallar, Javi Galán, Ferreiro, Luisinho y Musto más los "nuevos": Joaquín Muñoz, Mikel Rico, Eugeni y Escriche.

Tras los primeros días se unieron dos laterales derecho, Miguelón y Pedro López, aunque el primero de ellos sufrió un esguince de tobillo que le tuvo apartado dos semanas. El 20 se estrenó el Huesca de Míchel ante el Calahorra con un partido típico de pretemporada en el que ambos equipos firmaron un empate sin goles.

Al día siguiente, el equipo subió a Benasque para su clásica concentración en la localidad ribagorzana. Allí estuvo el plantel nueve días y disputó su segundo amistoso, en el que se notó una pequeña mejoría contra el Ejea y Gallar hizo los dos tantos del choque (2-0).

El equipo inició agosto con su rival más exigente, el Levante de Primera División. Se vio que a los azulgranas aún les faltaban conceptos por coger, además de refuerzos, pero plantaron cara ante los granotas y sacaron un empate (1-1) gracias a un gol de Peñaloza. De hecho, los oscenses estuvieron cerca de ganar, pero Borja Mayoral igualó en los minutos finales con la primera diana que recibía el Huesca.

Ese encuentro se jugó en Teruel, al igual que el siguiente ante el Castellón, en el que los de Míchel notaron el carrusel de cambios y la falta de ritmo en la recta final del segundo tiempo. Escriche y Carlos Kevin pusieron en ventaja al equipo, pero los castellonenses neutralizaron esa diferencia de dos tantos.

Para acabar, hubo un "ministage" de tres días en Gerona con los dos últimos amistosos. Entonces ya estaban en plantilla Jaime Seoane, Dani Raba, Juan Carlos Real y Pedro Mosquera, los últimos en llegar.

En el primero de esos dos partidos de preparación, frente al Olot, el Huesca no dejó buenas sensaciones y empató a cero en un discreto encuentro, mientras que en el segundo ocurrió todo lo contrario, con los de Míchel superando al Girona, uno de los favoritos para ascender, por 0-2 con dos goles de Raba y una muy buena imagen que hace que los oscenses encaren con optimismo el inicio de liga que tendrá lugar el próximo domingo contra Las Palmas.

Etiquetas