SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

Ais Reig fue el "pirata" en el reino de los Bukaneros

Tan incomprensible el gol anulado a Okazaki, el séptimo que le birlan, como el penalti que solo un mal árbitro puede pitar

Ais Reig fue el "pirata" en el reino de los Bukaneros
Ais Reig fue el "pirata" en el reino de los Bukaneros
LOG

HUESCA.- Será recordado el partido de Vallecas no solo porque el Huesca volvió una vez más de vacío (solo dos empates después de unas cuantas visitas) sino porque cargó la mochila de indignación por obra y gracia del arbitraje desquiciante y maquiavelo de Ais Reig.

La primera en la frente no se hizo esperar. Javi Galán, en la primera falta, vio la amarilla. Por añadidura, es la quinta. Baja para el próximo sábado.

Seis minutos después jugadón de Juan Carlos y centro pasado que remata Okazaki al fondo de la red. Gol. ¿Gol? El Rayo reclama un toque con la mano en una acción previa que nada tiene que ver con la jugada del gol. Pero es el japonés y por la cabeza ronda la duda de que, tratándose de Okazaki, puede pasar cualquier cosa con el VAR. Y tanto que pasa, lo mira el árbitro y lo anula. Okazaki debe estar a punto de reclamar toda la artillería de su imperio para combatir semejante atropello. Ya alcanza la docena de goles pero, eso sí, ¡¡¡7 anulados!!!. Allí se empieza a visibilizar el desquiciamiento. Hasta los comentarista de Gol, con una incuestionable afinidad a los árbitros, ponen en solfa la decisión de Ais Reig.

Poco después, en la frontal del área, clamorosa obstrucción con golpe de Advíncula a Juan Carlos. Ni falta. Al final Advíncula, que reparte estopa con inmisericorde permisividad, acaba el partido más limpio que una patena. Inmaculado y sin tarjetas. Y las faltas en contra, hasta los de la tele insisten en que se las está pitando al Huesca en contra con papel de fumar.

Empieza la segunda parte. Del gol anulado anteriormente, al escándalo con el penalti que se sanciona a Josué Sá. Un remate golpea a Josué Sá, con el brazo pegado al cuerpo. Del tiro se le despega levemente el brazo, aunque casi más en el costado. Ais Reig pita penalti. El VAR de Pulido Santana le llama al orden. Eso quiere decir que allí no ven penalti. Pero el árbitro, que tiene la última palabra, no se baja del burro. Fouto, el de Gol, incluso clama al cielo porque tampoco ve esa jugada para penalti. Es de mal árbitro. Para colmo de desdichas, lo repele Alvaro pero acaba en gol. En esa sucesión de desgracias, Mikel Rico rompe el poste cuando su tiro iba a gol. Luego llega el segundo. Y 4 minutos de descuento cuando solo en lo del penalti se habían perdido cinco. En el reino de los Bukaneros, Ais Reig se vistió de pirata.

Etiquetas