SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca cambia el chip

El cuerpo técnico adapta los ejercicios como si el equipo tuviera partido los sábados

El Huesca cambia el chip
El Huesca cambia el chip
SD.HU.

HUESCA.- La plantilla del Huesca continúa en casa entrenando para mantener un óptimo estado de forma dentro de las posibilidades que ofrece la actual situación de estado de alarma por la crisis sanitaria generada por el coronavirus. Los futbolistas azulgranas iniciaron este lunes su tercera semana ejercitándose en sus respectivos domicilios, la cual supone un cambio en el método de trabajo.

Tras las dos primeras semanas, las cuales el cuerpo técnico ha estructurado en base a cargas y recuperar, a partir de ahora se van a afrontar como si el sábado el equipo tuviera jornada de liga. El preparador físico, David Porcel, explica que desde esta semana (la cual se viviría "de una manera totalmente distinta porque sería la del derbi contra el Zaragoza"), intentarán "adaptar al sábado los esfuerzos que habría en un partido, salvando las distancias" por los medios de los que disponen. Por lo tanto las próximas semanas, mientras dure el confinamiento, habrá "más carga, recuperar dos días antes (es decir, los jueves) y el sábado sería el día más duro".

Hasta ahora, los entrenamientos han transcurrido sin percances, con un seguimiento a los jugadores por parte del cuerpo técnico, "sobre todo con cómo se encuentran y las cargas de entrenamientos". Las sensaciones son buenas por el momento, aunque en el equipo son conscientes de que, cuando puedan volver al campo, costará adaptarse "otra vez a los esfuerzos del fútbol".

Porcel ve implicados a los futbolistas, conscientes de la importancia de cumplir con los entrenamientos para llegar en condiciones óptimas a un posible regreso de la competición. De hecho, el preparador físico azulgrana destaca la disciplina de los jugadores del Huesca en este aspecto.

"Ellos son los primeros interesados porque su herramienta de trabajo es su cuerpo. Conoces a tus jugadores y sabes que en ese aspecto es un equipo muy sacrificado y que siempre han trabajado muy bien y lo siguen haciendo. El problema es todo lo contrario: cuando les dimos la semana de vacaciones, era difícil hacerles ver que tenían que descansar, querían seguir entrenando. En ese aspecto estamos tranquilos porque en general el grupo trabaja mucho", explica el madrileño.

Un caso especial en la plantilla es el de Cheick Doukouré, quien no compite desde febrero del año pasado y que estaba a punto de regresar. Este parón obligado, por un lado, le viene bien, ya que "el no entrenamiento en grupo juega a su favor en el caso de la recuperación". Pero, por otro, el costamarfileño "está en esa fase en la que necesitaría algo más de estímulos y la casa se le queda pequeña". Por ello, Porcel espera que pronto se levanten algunas limitaciones y los jugadores "puedan aunque sea salir a correr a la calle".

En caso de que se pueda completar el campeonato en Primera y Segunda División, LaLiga propuso a los clubes un protocolo de vuelta a los entrenamientos: dos semanas previas al regreso de los partidos con cuatro fases, que van del trabajo individual a las sesiones con todo el equipo. Porcel valora que se trata de "unos plazos asequibles y entendibles", ya que ese periodo sería como una pretemporada en la que los futbolistas no parten de cero, ya que llegarían con "una carga importante, por lo que más que un reacondicionamiento físico, va a ser una adaptación al balón y a las distancias".

"Al final para eso necesitamos menos tiempo (que en una pretemporada normal), tal vez no sea el suficiente (quince días), pero el principal objetivo de ese tramo va a ser evitar lesiones cuando se vuelva a competir", añade.

PULIDO: "ESTAMOS TRABAJANDO BIEN"

El capitán azulgrana, Jorge Pulido, resalta que los jugadores son "conscientes" de la necesidad de cumplir con el plan de entrenamientos que les proporciona el cuerpo técnico. "No es lo mismo que hacerlo en el campo, pero estamos entrenando fuerte en casa, estamos trabajando bien", asegura el manchego, quien señala que los futbolistas están en contacto tanto con Porcel como con la nutricionista Anna Carceller como con el cocinero Samuel Allué para la alimentación.

El central azulgrana comenta que el objetivo de estos días es trabajar "para llegar con el mejor estado de forma posible", para lo cual también es fundamental "no coger ni un gramo, porque si coges algo de peso, por muy poco que sea, va a ser un lastre".

Etiquetas