SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca ha "evolucionado"

Álvaro Fernández, portero de la SD Huesca, ha visto una mejora del equipo con el paso de las jornadas

El Huesca ha "evolucionado"
El Huesca ha "evolucionado"
SD. HU.

HUESCA.- Álvaro Fernández vive el confinamiento en casa a la espera de conocer cuándo se puede reanudar la liga y trabajando para no perder la forma. Eso no impide que el riojano siga pensando en fútbol y, en una entrevista concedida a Fondo Segunda, el portero del Huesca analiza la situación que están viviendo jugadores y clubes, aunque también habla de su equipo y de la competición.

El meta, que el día 13 de este mes cumplirá 22 años, ve "complicado terminar la temporada con público" y cree que "se va a acabar jugando en junio, julio o agosto". "Creo que si se soluciona va a ser a puerta cerrada, no habrá pasado tiempo suficiente para que todo vuelva a la normalidad", indica.

Álvaro explica que cuando, en un primer momento, LaLiga estableció que los partidos se jugarían a puerta cerrada por la llegada del COVID-19, los jugadores hablaban entre sí sobre que también estaba "en riesgo" su salud. "Muchas veces a los futbolistas se nos ve como gente a la que no le afecta nada y somos como el resto. Los primeros días estábamos sorprendidos, pero rápido se vio que a medida que avanzaba esto se veía que había que protegernos a nosotros como al resto".

El guardameta azulgrana realiza estos días los ejercicios que David Porcel, preparador físico del equipo, les manda, pero recuerda que los porteros lo tienen "más complicado que los futbolistas de campo" para entrenar. "Tengo la suerte de tener un jardín, pero no puedo estar tirándome como querría, ni haciendo juego aéreo o con los pies. Hago ejercicios de potencia que me ayudan a no perder ritmo competitivo y contra la pared tiro el balón para bloquear".

Durante la temporada, ha visto "una evolución del juego" en el equipo. "Desde la primera jornada contra Las Palmas hasta la última con el Fuenlabrada, no tiene nada que ver, la gente puede pensar que de enero hasta aquí ha bajado el nivel del equipo, pero en cada partido hemos ido evolucionando y haciendo lo que nos pedía Míchel".

Sobre el técnico, el riojano destaca que "desde el día que llegó implantó su ADN" y es lo que se está viendo en el Huesca, "sacar el balón jugado y crear ocasiones de gol". "Pese a alguna crítica que se ha llevado, no le ha ido tan mal porque el equipo ha estado siempre en play off, eso dice también de la regularidad como equipo pese a los malos resultados fuera de casa. Nos ha faltado asaltar más veces los dos primeros puestos, pero apenas hemos bajado del cuarto o quinto".

La próxima semana debería disputarse el derbi aragonés con el Real Zaragoza y, aunque "ahora eso no importa", Álvaro señala que "tenía muchas ganas de ver La Romareda a reventar animando al Zaragoza" con el Huesca yendo "como visitantes a intentar ganar". De hecho, el meta azulgrana afirma que el duelo de la ida fue el encuentro "más especial de la temporada" y es uno de los partidos que ha vivido "con más intensidad", junto a su debut en Primera con Osasuna frente al Villarreal y el Córdoba-Extremadura del curso pasado, en el que los de Almendralejo se jugaban la permanencia.

El riojano ve "bastante positivo" que el Huesca sea un equipo que "hace provincia", ya que es "un club muy de la casa, de gente de la tierra, y eso hace que sea mucho más acogedor". Entre esa "gente de la tierra" se encuentra Adrián Mallén, entrenador de porteros azulgrana y con quien Álvaro ha cuajado una buena relación.

"Estoy aprendiendo muchísimo con él, es un enfermo de la portería porque con 29 años que tiene está enfermo por corregir, ver vídeos, mejorar... podría decir que en mi tramo aquí he subido bastante de nivel. Hemos encajado bastante bien, su método de trabajo en la portería se adapta a lo que me gusta y es muy buen entrenador de porteros para lo joven que es".

Álvaro admite que la acogida que recibió en Huesca "ha sido maravillosa" y dedicó buenas palabras a la afición oscense. "Si en Extremadura tenía muy buenas palabras, aquí igual o incluso mejor. En cada partido, ganemos o perdamos, la afición se queda, siempre estoy más cerca de la grada al estar en la portería y siento lo que transmiten los aficionados".

Etiquetas