SD Huesca

JUGADORES

Pulido: "Ha sido fácil llegar a un acuerdo con el club para que sea viable"

El capitán del Huesca afirma sentirse orgulloso de sus galones y antepone la salud ante una vuelta a la liga que será "completamente diferente"

Pulido: "Ha sido fácil llegar a un acuerdo con el club para que sea viable"
Pulido: "Ha sido fácil llegar a un acuerdo con el club para que sea viable"
SDH

HUESCA.- Jorge Pulido, primer capitán de la SD Huesca, afirma que “ha sido fácil llegar a un acuerdo con el club para que sea viable”. Corrobora lo que tanto la entidad como Mikel Rico han manifestado en los últimos días tras culminar las negociaciones para el recorte salarial de la plantilla con el que se ha logrado evitar la aplicación de un ERTE y proteger a los empleados. El jugador manchego muestra en sus respuestas a los medios y a los aficionados su “orgullo de representar a este club dentro y fuera del campo” y admite, sobre los galones que luce con su capitanía, que “no soy alguien al que le gusta estar en el foco o en el centro de atención, pero es lo que toca, soy de los más veteranos aquí junto con Ferreiro, y trato de ayudar a la gente nueva que ha llegado. Esta situación que estamos viviendo es complicada pero con Mikel, Ferreiro y todos esos grandes capitanes que tenemos, ha sido fácil”.

El central azulgrana está seguro de que cuando se reanude la liga “veremos una competición diferente”. No en vano, será un maratón de partidos, sin apenas descanso. “Vamos a estar dos días parados y a competir cada tres días, el ritmo de los partidos va a ser totalmente distinto. Quien mejor en forma esté y mejor plantilla tenga, va a ser la clave para terminar bien la temporada”.

Considera que todos deben poner de su parte para “terminar la competición sea como sea” y no ve factible que se vaya a jugar en campo neutral. “No creo que los clubes puedan permitirse eso económicamente, a no ser que LaLiga se haga cargoo de todos esos gastos. Yo como jugador del Huesca creo que nos perjudica porque esta temporaa en El Alcoraz estamos obteniendo resulados muy buenos”.

Jorge Pulido mantiene que ahora mismo lo prioritario es la salud, antes que la vuelta a los entreanamientos o a la competición. “No soy profesional de la salud y hay que mirar la seguridad y la salud para todos. Es lo más importante. Más allá de las pérdidas para el fútbol o terminar la competición, la salud es primordial. Cuando los doctores o la gente que entiende de eso nos diga que se puede reanudar, nosotros pondremos todo de nuestra parte para poder reanudar”.

Recuerda que durante el verano hay un mes de vacaciones, aunque personalmente es de los que siempre están activos. Así que considera necesario que, una vez se retomen los entrenamientos grupales, será preciso un margen de tres semanas o un mes para ponerse en forma. “Aunque llevas mes y medio de pretemporada, los primeros partidos no estás con esa chispa, con ese tono físico con el que estábamos ahora en la temporada. Creo que lo complicado va a ser jugar cada 72 horas. Si en la liga cuesta, porque tardas en recuperar, con los desplazamientos que tenemos de diez u once horas en autobús, creo que va a ser algo muy complicado y vamos a necesitar de toda la plantilla para evitar que se produzcan lesiones. Creo que necesitaremos tres semanas o un mes para poder llegar por lo menos a competir. Ya no te digo en un estado muy bueno, sino sin riesgo de lesiones”.

Estar feliz en Huesca fue clave para ampliar su renovación en enero pese a disponer de otras ofertas.

En qué pensaste para elegir renovar pese a que recibiste otras ofertas. “Cuando hablaba con amigos y personas cercanas, nadie lo entendía. Pero yo soy de los que piensan que cuando se está a gusto en un sitio, hay que valorarlo, más allá de jugar en Primera o en Segunda o por encima del aspecto económico. Como he dicho siempre, mi mujer y mi familia están a gusto en Huesca y eso hay que valorarlo por encima de todo. Así que decidí seguir aquí, el Huesca apostó por mí desde el minuto uno y es una manera de agradecérselo al club y a todo el mundo”.

Defensa con alma de delantero. Sus subidas al ataque en los minutos finales no son órdenes del entrenador sino el impulso que le dicta su carácter. “No es orden de Míchel ni de ningún otro entrenador. Es verdad que he tenido entrenadores en mi carrera que me han echado un poco el freno de mano o no me han dejado subir tanto, pero soy de los que piensan que cuando vas perdiendo y quedan cinco minutos, si no lo doy todo y no lo intento, prefiero perder 3-1 antes que no intentarlo. Tengo que hacerlo sí o sí porque si no me voy a casa y me voy jodido de verdad por no haberlo hecho. Trato de revertir el resultado y si tienes mala suerte y te meten otro gol, ya ibas perdiendo y a falta de cinco minutos es un todo o nada”.

De cara a su futuro, descarta ser entrenador. “En un principio no pienso seguir vinculado al fútbol. Llevo desde los 6 años en este deporte, perdiéndome puentes, fines de semana y cosas con la familia y con los amigos. He estudiado para ser preparador físico o profesor de educación física o readaptador y donde me veo más vinculado es en esas facetas. De entrenador es complicado porque es volver otra vez a lo mismo y a esa presión del día a día. Además, no depende de tí sino de 25 jugadores y lidiar con eso es algo muy complicado”.

Del tiempo que lleva en Huesca, asegura Pulido que con la temporada que más ha disfrutado ha sido “claramente la del ascenso”. “El año de Primera era muy bonito para todos, era el primero de la SD Huesca en Primera División, yo volvía después de seis años que había tocado la Primera División y no había vuelto a jugar en ella en España, aunque sí en Bélgica. Creo que era bonito pero muchas veces volvía a casa y le decía a mi mujer si merecía la pena estar en Primera porque era un sufrimiento constante, partido tras partido, a los entrenamientos llegabas hundido y era un palo día tras día. Es verdad que está muy bien jugar contra el Madrid y el Barcelona, pero yo lo que quiero es ganar. Y ese año ganamos muy poco y es jodido. Soy de los que intentan no llevar los problemas a casa fue el año más duro de mi carrera”.

Le plantean el reto de besar el escudo cuando marque su próximo gol. Pulido afirma que “no soy mucho de vender humo. Yo creo que jamás aceptaría besar nada porque soy de los que demuestran el pertenecer a un club o estar orgulloso con mi sacrificio, mi humildad y mi trabajo día a día. Besarte el escudo y luego llegar y hacer lo que te salga de las narices, entrenar poco o no dar todo por el escudo es muy fácil. Las cosas se demuestran con el trabajo día a día”.

Destaca los grandes jugadores jóvenes que hay en la plantilla y fijándose más en el aspecto deportivo, rompe una lanza a favor de Álvaro como uno de los jugadores que más lejos pueden llegar. “Es un gran portero, no tiene techo y va a llegar donde él quiera. Es muy joven, da una gran xconfianza y es uno de los mejores porteros con los que he jugado en mi carrera junto con Alex Remiro, que también está haciendo una gran temporada”.

Dice Pulido que es “increíble” el aplauso de El Alcoraz y la respuesta de la afición. “Este año sobre todo el partido del Zaragoza, el año en Primera fíjate que íbamos mal y la gente nos apoyó muchísimo. Es verdad que esta temporada ha habido partidos en los que el ambiente estaba más frío, quizás también porque nosotros no transmitimos en algunas ocasiones lo que debemos. Pero cuando El Alcoraz está con nosotros y a tope, se nota mucho, es un campo relativamente pequeño, ha mejorado mucho, pero se siente a la gente de verdad. Y eso cuando estás mal y escuchas a la afición se te ponen los pelos de punta, y das hasta el íultimo esfuerzo que tengas”.

Del fútbol le gusta todo. “El trato que tienes con 40 personas en tu día a día, los valores que te da el deporte y el fútbol, el compañerismo, la humildad, el trabajo, el sacrificio… A nosotros se nos ve el fin de semana pero el trabajo que haces en el día a día, levantarte, entrenar, la nutrición, el descanso, el entrenamiento invisible… Soy un enamorado de todo y con el paso de los años he ido mejorando mucho y sobre todo disfruto con jugar a fútbol que es lo que nos gusta a todos”.

Ha tenido “momentos bonitos y úinicos” en su trayectoria profesional. Recuerda su debut con el Atlético de Madrid a los 19 años y el sueño hecho realidad de ganar la Copa del Rey también con el Atlético y celebrarlo en Neptuno lleno de gente. “Pero hablando con todos los compañeros, un ascenso, por mucho que ganes en otros sitios, es algo increíble. El ascenso que viví en Huesca, con las condiciones que teníamos. Éramos un club pequeño, no teníamos ni gimnasio, íbamos cada uno con nuestros coches a entrenar… Fue un año increíble y recordar la imagen de dar la vuelta por Huesca con el autobús, todas las calles llenas de gente y la gente mayor llorando en los balcones, esa sensación difícilmente la pueda volver sentir en mi vida. Es el recuerdo más bonito que voy a tener en el fútbol”.

Ha desvelado que David Ferreiro es el primero que llega y Mosquera el último en las concentraciones, “Si (a Ferreiro) no lo ves diez minutos antes de la charla, del video o algo así, ya dices que algo le ha pasado porque no es normal. Y el que más tarde llega es Mosquera. Apura hasta el último segundo y es el que más multas paga con Rubén Yáñez”.

Asegura tener un montón de rituales antes de cada partido. “Siempre salgo el primero detrás del entrenador, soy el primero que deja el neceser, cojo el café, salgo fuera, escucho una canción, cuando termina la canción tengo que terminar el café y meterme directamente. Y luego, la espinillera deerecha la primera, la bota derecha la primera, hacemos un calentamiento bueno y si pierdes ese calentamiento lo cambias en el siguiente, entrar con la pierna derecha al cSi empezara a contar los que tengo, no pararía. Llego al vestuario, siempre salgo el primero detrás del entrenador, soy el primero ue deja el neceser, cojo el café, salgo fuera, escucho una xcanción, cuando termina la canción tengo que terminar el café y meterme directamente. Y luego, la espinillera deerecha la primera, la bota derecha la primera, hacemos un calentamiento bueno y si pierdes ese calentamiento lo cambias, entrar cxon la piewrna derecha al cxamo, rezar. Si sigueiera, nos tiraríamos a quí todo el día.Si empezara a contar los que tengo, no pararía. Llego al vestuario, siempre salgo el primero dtrás del entrenador, soy el primero ue deja el neceser, cojo el café, salgo fuera, escucho una xcanción, cuando termina la canción tengo que terminar el café y meterme directamente. Y luego, la espinillera deerecha la primera, la bota derecha la primera, hacemos un calentamiento bueno y si pierdes ese calentamiento lo cambias, entrar cxon la pierna derecha al campo, rezar. Si siguiera, nos tiraríamos aquí todo el día.Si empezara a contar los que tengo, no pararía. Llego al vestuario, siempre salgo el primero detrás del entrenador, soy el primero que deja el neceser, cojo el café, salgo fuera, escucho una canción, cuando termina la canción tengo que terminar el café y meterme directamente. Y luego, la espinillera derecha la primera, la bota derecha la primera, hacemos un calentamiento bueno y si pierdes ese calentamiento lo cambias, entrar con la pierna derecha al campo, rezar... Si siguiera, nos tiraríamos aquí todo el día”.

En su estancia en Huesca ha descubierto el Pirineo, “no me quedo con una zona concreta porque es todo increíble”. Y recuerda que el verano pasado estuvo en Yosemite, en la Costa Oeste de Estados Unidos, “todo el mundo dice que es increíble y no tiene nada que envidiar el Pirineo. Creo que no le damos el valor que tiene”.

Confiesa que no tiene “filtro” para la música, que escucha de todo y que sus gustos van más hacia Estopa o El Canto del loco. Y con una sonrisa señala a jóvenes del vestuario como Álvaro o Sergio Gómez por la “música cañera” que les ponen antes de los partidos “para salir motivados” y no oculta que “a la gente más veterana los jóvenes nos vuelven locos, nos quieren matar”.

Etiquetas