SD Huesca

FÚTBOL - S. D. HUESCA

Al Huesca se le viene el mundo encima en el descuento (1-1)

Al Huesca se le viene el mundo encima en el descuento (1-1)
Al Huesca se le viene el mundo encima en el descuento (1-1)
SDH

SD HUESCA, 1

CÁDIZ, 1

CLICA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOS

SD Huesca: Álvaro Fernández, Pedro López, Insua, Pulido, Luisinho, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlo (Javi Galán, minuto 77), Mboula (Okazaki, minuto 57), Rafa Mir (Doukouré, minuto 88) y Ferreiro.

Cádiz: Cifuentes, Fali, José Mari (Pombo, minuto 79), Choco Lozano (Salvi, minuto 79), Bodiger, Cala (Marcos Mauro, minuto 28), Edu Ramos, Jurado, Iza, Álvaro Giménez (Nano, minuto 79) y Pache Espino.

ÁRBITRO: Trujillo Suárez (Comité Canario). Mostró tarjetas amarillas a Luisinho, Míchel, Pedro López, Rafa Mir y Sergio Gómez por el Huesca y Edu Ramos y Espino por el Cádiz.

GOLES: 1-0 Minuto 64: Okazaki. 1-1 Minuto 90+6: Alex, de penalti.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada 35, disputado en El Alcoraz a puerta cerrada. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del covid-19.

HUESCA.- De penalti en el último suspiro ha empatado el Cádiz un partido que tenía casi ganado el Huesca. De seguir vivo en la lucha por el ascenso directo a quedar herido de muerte en esa aspiración, distanciado a siete puntos de esa pelea en la que sale muy fortalecido el cuadro andaluz, auténtico especialista en arañar puntos en esos minutos agónicos.

El Huesca ha pagado caro un grave error de Luisinho, que ha sido quien ha cometido ese máximo castigo al descuidar la marca sobre Salvi. Sin arrojar la toalla en el empeño, debe pensar el equipo de Míchel en asegurar el playoff porque por detrás la pelea también está apretada y las sensaciones que ofrecen los azulgranas no son las mejores.

Hasta siete novedades ha presentado Míchel con respecto al once que puso de inicio en Albacete. Empezando por la defensa, donde solo se ha mantenido Jorge Pulido, finalmente apto para jugar y de nuevo con el aparatoso vendaje que luciera el domingo en el muslo derecho.

Junto a él en el eje, Pablo Insua. Y en los laterales, el regreso de Pedro López y Luisinho. Ambos se han prodigado poco en el primer tiempo para mirar hacia arriba y tuvieron sus más y sus menos ante las acometidas de Jurado y Álvaro Giménez.

Regresaban también Mosquera y Juan Carlos a la línea de creación, completando el trivote Mikel Rico. Pero los tres se sentían muy encimados por el centro del campo gaditano, que salía ganador en esa presión. Arriba, y junto al omnipresente y siempre incisivo Ferreiro, el técnico oscense situaba a Mboula y Rafa Mir. Su buen trabajo en Albacete, el primero con goles y el segundo con su chispa y desborde, se habían ganado la titularidad.

Pero durante en este primer periodo el Huesca apenas se encontró. El respeto imperó y el juego de los oscenses estuvo marcado por la lentitud de movimientos, un fútbol demasiado horizontal y parsimonioso, sin el dinamismo necesario para poder desbordar a un rival acostumbrado a hacerse fuerte en defensa. La falta de conexión con los tres atacantes azulgranas ha sido más que evidente.

El Cádiz lograba imponer su estilo y hacer muy previsible y sin mordiente del juego del Huesca.

Suele vivir de los errores el cuadro gaditano y cierto es que no ha concedido mucho el cuadro oscense en este sentido.

El primer aviso serio lo daba en el minuto 18 un centro de Choco Lozano desde la derecha que Bodiger no acertaba a despejar y lo hacía Pulido para evitar males mayores.

Respondía el Huesca con un primer balón que cazaba Mboula por el costado derecho para enviar al área, donde Juan Carlos controlaba y prolongaba a Ferreiro, que llegaba por la izquierda y obligaba a la zaga amarilla a despejar a córner.

Una posterior acción de Juan Carlos, con tiro desde fuera del área sin dificultades para el portero, parecían animar al Huesca. Pero esos minutos animados se diluyeron de nuevo ante la firmeza que exhibía el Cádiz.

La lesión de Cala, jerarquía pura en el juego defensivo del Cádiz, parecía abrir una ventana a la esperanza para el Huesca. Pero ni por esas.

Una acción de Lozano, siempre un incordio para la zaga, estuvo a punto de llevar un disgusto al Huesca, pero Álvaro Giménez se topó con Insua para desbaratar la acción.

Las apariciones de Ferreiro eran lo más peligroso para el Huesca y un gran disparo suyo desde fuera del área lo despejaba con apuros Cifuentes y el extremo gallego, ahora desde la derecha, servía un centro marca de la casa, con amago y recorte, que Mboula peinó de cabezafuera.

El Cádiz cerró el primer tiempo con uina réplica a cargo de Jurado, con un tiro desde fuera del área que salvó Álvaro con una buena mano.

Se llegaba al descanso con un duelo en el que el Huesca se mostró espeso, escasamente vertical y sin alegría en su juego.

La segunda mitad comenzaba bajo los mismos parámetros, pero con un susto monumental para el Huesca. Una falta favorable a los oscenses se convirtió en un contragolpe mortal con galopada de Iza y la defensa desguarnecida. Pedro López retrocedió a tiempo de cortar la carrera del gaditano justo antes de pisar el área. Jurado, especialista con calidad, mandó el cuero al travesaño y puso un nundo en la garganta.

Fue entonces cuando Míchel hizo su primer cambio. Ha dado entrada a Okazaki por Mboula y pasó a Ferreiro al costado derecho. Lo del japonés fue casi llegar y besar el santo. Entró con decisión en el área y se la puso a Mikel Rico, cuyo remate lo interceptó Fali. En la jugada siguiente Rafa Mir se adelantó a Ferreiro.

Y en el 64 ha irrumpido de nuevo Okazaki para embocar tras una falta que sacaba Ferreiro desde la izquierda, Mosquera entraba desde atrás hasta el segundo palo, cedía atrás, no llegaba a conectar Pulido y el samurai fusilaba para poner al Huesca por delante después del suspense por la revisión del VAR.

La reacción gaditana no se hizo esperar y Álvaro Cervera puso en escena a su goleador, Alex Fernández. Al Huesca le tocaba crecerse en defensa para aguantar el marcador. Refrescó la medular Míchel con Javi Galán por delante de Luisinho y el Cádiz, con diez minutos por delante, puso toda la carne en el asador con la artillería que tenía en el banquillo y un triple cambio al entrar Salvi, Pombo y Nano Mesa.

El tercer cambio del Huesca, ya en la recta final, fue para fortalecer la contención con la entrada de Doukouré por un agotado Rafa Mir.

Pero todo se le fue al garete al Huesca en la última jugada del partido. Especialista como es el Cádiz a apurar hasta el final, volvió a conseguir su propósito aprovechando un tremendo descuido de Luisinho. Centró pasado Pombo desde la izquierda en busca de Salvi, solo por la derecha, se la comió el lateral portugués, que cuando quiso reaccionar se echó encima del extremo gaditano para cometer penalti.

Alex Fernández no desperdició el regalo oscense y logró un punto que puede ser oro molido para el ascenso y para descartar al Huesca, o casi, de la lucha por el ascenso directo.

Etiquetas