SD Huesca

PRÓXIMA JORNADA

De "la victoria" al "partido trampa" de Santander

Con el ánimo reforzado, un triunfo en El Sardinero puede abrir de par en par las puertas del cielo al Huesca

De "la victoria" al "partido trampa" de Santander
De "la victoria" al "partido trampa" de Santander
P.S.

HUESCA.- Las agencias anunciaban a lo largo de la tarde de este miércoles los preparativos que estaba haciendo el Madrid con la policía y el Ayuntamiento para ver cómo organizaban la celebración del título liguero. Yo, entretanto, barruntaba lo mismo pero trasladado a Huesca. ¿Cómo va a celebrar el equipo el ascenso a Primera en tiempos de pandemia, de mascarillas, de huida de las masificaciones...?

La de este miércoles es "algo más" que una victoria. El Alcorcón era "el rival", el gran reto que había para empezar a abrir las puertas del cielo. El conjunto alfarero puso un nudo en la garganta en el primer tiempo. Cristo primero y Okazaki después se encargaron de deshacerlo. Y la actuación coral y reconocible del equipo, con mayúsculas, en el segundo acto sirvió para sujetar el triunfo ante el rival más en forma como visitante de la categoría en su histórica estadística que va más allá del ámbito nacional, que se pasa al continental. Eso sí, ante el mejor local, que todo hay que decirlo.

"Huesca juega con vosotros" era el lema de la pancarta que había sacado a la calle el club azulgrana para dar visibilidad al apoyo de los aficionados. La misma con la que el vestuario respondió al final, con los tres puntos en el zurrón, y un montón de sonrisas.

Todos eran conscientes de que era "la victoria". Habrá que ver la respuesta que dan este jueves por la noche los enemigos directos y más cercanos en la clasificación.

Tenerife-Zaragoza y Girona-Almería, especialmente, sin olvidarnos del Rayo.

La próxima parada es en Santander, ante un Racing ya descendido y el Huesca lo sigue teniendo en su mano. No hay más tiempo que para pensar en volver a sumar de tres en tres, en ir a ese otro partido, que puede llevar trampa y que supone aplicarse con seriedad, intensidad y sin concesiones.

Con el ánimo reforzado y la moral por las nubes pueden ser otros tres puntos decisivos para seguir pensando cómo se puede celebrar el ascenso.

Etiquetas