SD Huesca

FÚTBOL - S. D. HUESCA

Dani Calvo: "Llegar a Primera División era un sueño, algo casi inimaginable"

El oscense del Elche y abonado del Huesca, explica sus sensaciones tras el ascenso

Dani Calvo: "Llegar a Primera División era un sueño, algo casi inimaginable"
Dani Calvo: "Llegar a Primera División era un sueño, algo casi inimaginable"
LALIGA

HUESCA.- Dani Calvo enarboló la bandera de Huesca para celebrar el ascenso del Elche a Primera División sobre el césped de Montilivi. Era una sorpresa que tenía reservada desde hace ¡dos años!. Fue cuando estaba en el Numancia y disputó el playoff, dejando fuera de combate al Zaragoza en La Romareda (con otro gol sobre la bocina) y después se tuvo que medir en la final al Valladolid. “La compré por si sonaba la flauta para sacarla en Zorrilla, pero no se dio. Al jugar este playoff la volví a coger en Huesca y esta vez sí que la he podido sacar. Cuando acabó el partido fui directo al vestuario, me la puse en la cintura y la paseé por el campo”, recordaba Dani en plena resaca festiva y con recepciones y celebraciones a tutiplén en la ciudad ilicitana.

El joven futbolista oscense ha alcanzado la cima del fútbol casi por sorpresa, según admite. “Llegar a Primera División era un sueño, algo casi inimaginable. Hasta que no estás y no te ocurre de verdad no te lo crees. Ahora solo quiero disfrutarlo”.

Si el gol de Pere Milla pasará a la historia del Elche, no menos debe ser recordada la acción clave del encuentro, media hora antes, cuando Stuani fue expulsado por una entrada sobre Dani Calvo. Una expulsión que “marca un antes y un después” en el choque, señala el central. “El Girona nos había sometido, estábamos sufriendo un poco y nos estaba costando, porque no habíamos creado apenas peligro. Cuando se quedaron con uno menos tuvimos un poco más el balón y entramos por banda, hasta que al final pudimos conseguir el gol. En cuanto a la jugada, estas acciones los árbitros este año las castigaban con roja directa para proteger al jugador por el riesgo de lesión que había. En la imagen y en el VAR se ve clara cómo Stuani, cuando le hago el recorte, contacta con esa zona de mi pierna. No es fuerza excesiva pero sí que me contacta y el arbitro cuando lo ve en el VAR lo expulsa”.

El Elche ha cimentado el éxito del playoff en la solidaridad, el compromiso y fundamentalmente en el trabajo defensivo. Ningún gol encajado en los cuatro partidos. “Hemos crecido en la solidez defensiva en el playoff, la puerta se ha quedado a cero y eso nos ha llevado al ascenso. En Zaragoza ya sufrimos porque tuvieron ocasiones y Edgar estuvo inspirado. Esa solidez ha sido decisiva. Y también hemos tenido la fortuna necesaria en estas situaciones”.

Dani Calvo ha completado una temporada de ensueño, rubricada con sus últimas actuaciones. “He llegado en buenas condiciones al playoff, estoy muy satisfecho y contento con el rendimiento que he dado y la formación que hizo el míster con los tres centrales y los dos laterales creo que ha dado sus frutos. Supimos frenar a los tres atacantes del Girona, que son de Primera División, y esa defensa de tres ha hecho que la solidez defensiva haya contribuído mucho más para el ascenso”.

Todo el mundo ha destacado el papel del técnico del Elche, Pacheta. Y Dani Calvo respalda la labor del entrenador. “Estaba emocionado y orgulloso. En el playoff ha sabido gestionar muy bien a todo el mundo porque hemos jugado prácticamente todos, que es algo inusual, porque ha habido muchos cambios entre partido y partido. Ante el Zaragoza, entre ida y vuelta, hubo siete cambios y el otro día hubo tres o cuatro. Al final todos hemos rendido y estaba muy orgulloso de nosotros”.

Fue Pacheta quien apostó por el central oscense cuando mediada la pasada campaña le propuso ir del Numancia al Elche. “Tengo agradecimiento pleno a Pacheta porque desde que me llamó ha contado conmigo para prácticamente todos los partidos. Lo que necesita un jugador para rendir y sacar su máximo nivel es que confíen en él y jugar. Si un entrenador te da esa confianza el jugador da rendimiento”, afirma Dani.

Y para hacer realidad el sueño que vive ahora, no todo ha sido un camino de rosas. En un momento dado tuvo que dar un paso atrás, salir del Numancia para ir al Levante Atlético en Segunda B (donde formó pareja con Jair en el eje de la zaga) y coger impulso. “Luego volví a Soria y me asenté más, pero al final tuve que venir a Elche y, como se ha visto, aunque no hubiéramos ascendido, habría sido una decisión acertada venir aquí. Al final se ha materializado con este ascenso. El objetivo principal del club este año era la permanencia pero hemos ido jugando partidos, compitiendo, ganando, hemos estado siempre en puestos de playoff y al final también nos condicionó y nos benefició el triunfo del Depor ante el Fuenlabrada. Estábamos un poco de tapados pero con mucha confianza de que podíamos conseguir el ascenso”, señala.

Eso sí, no se libraron ni Dani Calvo ni sus compañeros del Elche del caótico final de la competición liguera, incierto hasta que no acabó el Depor-Fuenlabrada. “Hemos vivido con muchísima incertidumbre porque hasta que no se supo la fecha en la que se iba jugar el Depor-Fuenlabrada y en qué condiciones se iba a hacer, estuvimos entrenando tres semanas sin saber nada. En el club nos mandaban mensajes de tranquilidad y que íbamos a jugar el playoff pero tampoco lo podían garantizar. Al final sí se jugó ese partido, el Depor lo afrontó con muchísima profesionalidad y nosotros hemos competido muy bien el playoff y hemos ascendido”.

DEDICADO A SUS PADRES

Dani Calvo brinda el ascenso por sus seres más queridos y cercanos. “A mis padres principalmente, por toda la capacidad de sufrimiento que han tenido conmigo, desde que me fui a jugar fuera. Ellos eran los que me “becaron” para ir a Soria ya que me mantenían porque no tenía ningún ingreso allí y ese esfuerzo que han hecho por mí ha dado sus frutos. Era el objetivo que teníamos y seguro que mi padre, desde que nací, ya pensó que podría llegar a Primera División como él lo había hecho. Al final, con lo difícil que es llegar, lo he conseguido”, afirma con orgullo.

Además, tiene en su padre, Ramón, a su mejor consejero y él ha sabido escucharle. “Siempre, siempre, después de los partidos o el día de antes hablábamos de la actuación del equipo, también de la mía en particular, intercambiábamos opiniones, me aconsejaba, me decía las cosas que no le habían gustado tanto y lo que sí”, comenta.

Padre e hijo llevan vidas paralelas. Ramón se estrenó en Primera con 26 años, camino de 27, cuando recaló en el Valladolid. Dani lo hará con el Elche con los 26 recién cumplidos. “He llegado un año antes que él”, señala en broma el hijo. “Hay un paralelismo entre los dos, mi padre no tuvo la fortuna de poder jugar muchos partidos en Primera por culpa de las lesiones. Yo toco madera, hasta ahora siempre he tenido buena salud deportiva y espero estar muchos años en Primera”.

“CLARO QUE ME GUSTARÍA JUGAR EN EL HUESCA”

Oscense de pura cepa, de momento no ha podido ser profeta en su tierra y el ascenso lo ha conseguido desde el “exilio” ilicitano. Es abonado del Huesca y espera que algún día le pueda llegar la oportunidad de vestir de azulgrana. “Claro que me gustaría, cómo no me va a gustar jugar en el equipo de mi ciudad”, afirma.

Aunque de momento, y para la próxima campaña, su puesta de largo en Primera División será de verdiblanco porque tiene contrato hasta junio de 2021. “Todavía va a ser más especial enfrentarme al Huesca. Quién me iba a decir que iba a jugar contra el Huesca en Primera División y yo con el Elche. Algo inimaginable que se va a poder convertir en una realidad”.

Asegura que vivió con alegría el ascenso de los azulgranas. “Habíamos perdido en Fuenlabrada y las opciones de playoff estaban agotadísimas. Estaba con Dani Escriche en el vestuario y al final él tenía media sonrisa en la cara porque también ha participado en ese ascenso y pertenece al Huesca. Nos alegramos los dos por ese ascenso. Ha quedado líder y ha sido el mejor equipo de la categoría porque así lo dice la clasificación. Cuando jugamos en El Alcoraz fueron superiores y por jugadores y por el fútbol que ha practicado ha sido sin duda el mejor de Segunda”.

También desde que se consumó el ascenso ha compartido con Dani Escriche la sensación de “doblete” que le queda al delantero que empezó en el Huesca y ha terminado en el Elche. “Lo hablaba con él y me decía que no había nadie en la historia que lo hubiera conseguido. No sé si será así pero desde luego habrá muy poca gente que salga de un sitio y vaya a otro y asciendan los dos equipos. Pocos pueden presumir de ello”.

Como tampoco son muchos las que pueden sentirse orgullosos de formar parte de una plantilla con un futbolista legendario como Nino. “Es un aprendizaje constante verlo entrenar, jugar, que a sus 40 años se mantenga a ese nivel poorque parece que tuviera 30. Le veo con gasolina para seguir jugando, sin fecha de caducidad y es un ejemplo para todo el mundo porque es un privilegiado de poder seguir compitiendo. Algo bueno hará para estar allí”.

CONSEJOS DE UN REFERENTE

Dani Calvo ha llevado su proceso de formación, iniciado en la EFO, desde donde pasó al Peñas Oscenses, que antes de la final del playoff le envió un emotivo mensaje a través de las redes sociales acompañado de imágenes de sus años en la Escuela y en el club. De allí se fue al Numancia y poco a poco la progresión hasta llegar a Primera.

Su trayectoria, con una humildad a prueba de bomba, le convierten en el mejor referente oscense para los jóvenes futbolistas. A ellos dirige su receta. “Sobre todo, lo primero es tener máxima ilusión de querer ser futbolistas, pero también hay que sacrificar muchas cosas. No se es futbolista por casualidad. Hay que ser profesional, sacrificado, perseverante y comprometido. Y también hay que tener un golpe de fortuna. No es fácil porque el cinto se va apretando conforme subes de categorías, pero todo es trabajo, compromiso, sacrificio y perseverancia. Son factores que hay que tener para estar aquí”.

Etiquetas