SD Huesca

ENTRENADOR

Míchel: "Tenemos que ser un equipo muy agresivo, tanto con balón como sin él"

El entrenador del Huesca destaca el "reto apasionante" ante el reencuentro con la Primera División en Villarreal

Míchel: "Tenemos que ser un equipo muy agresivo, tanto con balón como sin él"
Míchel: "Tenemos que ser un equipo muy agresivo, tanto con balón como sin él"
R.G.

HUESCA.- El entrenador del Huesca, Míchel Sánchez, ha destacado la ilusión que acompaña al equipo ante su reencuentro con la Primera División este domingo en Villarreal. “Es un reto apasionante”, afirma el técnico, que considera fundamental “no renunciar a nuestros principios y ser un equipo muy agresivo, tanto con balón como sin él, porque es lo que nos ha llevado hasta aquí”.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER EL INICIO DEL VIAJE DEL HUESCA PARA ENFRENTARSE AL VILLARREAL

Se va a encontrar el Huesca con un “euro Villarreal”, que presenta muchos puntos fuertes en opinión del técnico azulgrana. “Ha hecho una gran plantilla, ha fichado muy bien, ha incorporado a un entrenador con gran experiencia en la élite, ganador de muchos títulos al más alto nivel y que sabe gestionar plantillas muy importantes. Sabemos que es una empresa bastante difícil, que es un objetivo complicado ganar en El Madrigal, pero vamos con nuestras armas, con nuestra identidad y pensando que podemos hacer un buen partido. Los puntos débiles vamos a ver si somos capaces de encontrarlos”.

Es por ello que Míchel considere clave ser el equipo reconocible que fue la campaña pasada y que se ha visto en el mes de trabajo de pretemporada y en los amistosos. “Nos debemos apoyar en nuestra idea, en ser nosotros mismos, en reconocernos como equipo como hemos hecho a lo largo de toda la temporada y que la palabra equipo siga sonando fuerte, que es lo más importante. Si somos un equipo junto, un equipo que lucha por cada balón con la ayuda del compañero, vamos a ser un equipo competitivo y que puede ganar partidos. No tengo ninguna duda. Y a partir de ahí, nuestro talento y nuestra capacidad nos va a decir dónde vamos a acabar. Pero vamos a ser competitivos en todo momento si somos nosotros mismos”.

El preparador azulgrana ve cumplido el objetivo de dar continuidad a la base del bloque que logró el ascenso. “Para mí eso es un punto muy importante porque son el corazón del Huesca y siempre que tienes esa base sólida de jugadores que conocen la casa, conocen la idea y que han rendido a tanto nivel durante la temporada pasada es algo que nos da confianza y seguridad en el trabajo. Evidentemente faltan cosas por llegar, queremos ser más competitivos dentro de la plantilla, poder fortalecernos más, pero la idea era contar con esta base, con el corazón del Huesca, y eso lo hemos conseguido. Y eso para nosotros como cuerpo técnico nos da mucha seguridad y tranquilidad.

El Villarreal será una buena piedra de toque para evaluar el estado del plantel azulgrana, aunque Míchel está más centrado en el rendimiento del trabajo diario. “El nivel del equipo lo vamos a medir en el día a día y luego la competición nos dará información sobre hacia dónde tenemos que tirar. Yo me baso mucho en el día a día, en cómo trabajan los jugadores, qué queremos de ellos y cómo sacarles el rendimiento. Y según van dando pasos hacia adelante y consiguiendo objetivos cada vez apretamos más y somos más exigentes. Y eso es lo que vamos a seguir siendo. La competición es muy difícil, todos los equipos tienen gran potencial, pero nosotros con nuestras armas queremos ser protagonistas. Y eso es lo que vamos a buscar. Este primer partido nos viene bien, porque venimos de una buena pretemporada y también viendo la capacidad y el nivel tan alto que tiene el rival nos va a exigir al cien por cien y eso es lo que queremos, ver la capacidad de respuesta que tenemos”.

Míchel afronta su regreso a Primera, a título personal, “con mucha ilusión y ganas”, aunque para él “más allá de entrenar en Primera o en Segunda, es entrenar en un sitio donde me sienta feliz, pueda trabajar y mostrar lo que yo quiero hacer. Y aquí en el Huesca lo estoy consiguiendo. Tengo la confianza total de los jugadores, que es la más importante, en el día a día me siento entrenador, como cuerpo técnico somos jóvenes, tenemos ganas de seguir creciendo y la mejor fórmula es trabajar bien en el día a día y eso gracias a estos jugadores lo podemos conseguir. Muy feliz, es Primera División pero sigo siendo el mismo entrenador y con los mismos sueños e ilusiones de siempre. O sea que feliz por la vuelta a Primera, pero sobre todo feliz por poder entrenar en el Huesca”.

Etiquetas