SD Huesca

PRÓXIMA JORNADA

El Eibar, entre ceja y ceja para la primera victoria

El partido de este sábado, ante el único rival al que ganó el Huesca los dos choques hace dos años, debe ser un "punto de inflexión" para la escalada en la tabla

El Eibar, entre ceja y ceja para la primera victoria
El Eibar, entre ceja y ceja para la primera victoria
LOF

HUESCA.- ¿Una final en la novena jornada? Se antoja exagerado dar una respuesta afirmativa a la pregunta pero el Huesca-Eibar de la sobremesa del próximo sábado tiene toda la pinta de ser un punto de inflexión. No solo para el conjunto oscense, sino también para los armeros. Un choque marcado por la necesidad para dar un salto en la clasificación y ganar en tranquilidad y confianza.

El partido ya está entre ceja y ceja en los dos contendientes. El Huesca viene de dos goleadas en las que pesa más la forma que el fondo. Y el Eibar llega de una dura derrota con el Cádiz que cortó de raíz la escalada que parecía haber iniciado sumando siete puntos en los tres encuentros anteriores, con victorias en Valladolid y Sevilla y empate con Osasuna en Ipurúa.

El entrenador eibarrés, José Luis Mendilibar, se mostró crítico al término del choque con los gaditanos por no terminar de "hacer cuatro o cinco ocasiones de gol" y lamentó que les falta "también finalizar más de fuera del área". "Nosotros no somos tan habilidosos para hacer esas cosas y a veces con un tiro lejano le obligas al contrario a salirse, pero ellos con su juego nos han ganado bien" dijo Mendilibar ante la eficacia mostrada por el Cádiz en su pleno triunfal a domicilio.

A pesar de la derrota el director técnico vizcaíno dijo que "ahora hay que volver a empezar". Y ya avisó del choque contra el Huesca, "tenemos toda la semana para prepararlo y para pensar que por lo menos fuera de casa las cosas nos están saliendo mejor que en casa", avisó.

El Huesca acudirá a la cita con el Eibar con un decidido propósito de enmienda en busca de la primera victoria de la temporada. Ganas de hacer borrón y cuenta nueva y de aprender la lección que han dejado los dos últimos envites. El primer paso debe ser recuperar el sentido competitivo. Míchel lamentó tras el choque con el Madrid la "desconexión" del equipo tras encajar el gol de Hazard que condujo a una "falta de competitividad" en los cinco minutos finales del primer tiempo, que se saldó con un segundo tanto en un error defensivo que fue como una losa.

"Venimos de dos derrotas duras fuera de casa", admitió el preparador azulgrana, consciente de la entidad de los rivales que habían goleado a su equipo, "aunque son duras", recalcó en el tono más crítico que se le ha visto a Míchel esta temporada.

Y lo mismo que Mendilibar, Míchel también fijó su atención en el duelo contra el Eibar para redimirse y volver a las buenas andadas, las que se vieron en el Huesca en el arranque de la temporada. Ya avisó el técnico del Huesca de la necesidad, por no decir urgencia, que hay por lograr el primer triunfo: "El sábado tenemos que ser un equipo que consiga ganar ya. Por eso el del Eibar es un partido muy importante, que estudiaremos, analizaremos y haremos todo lo posible para conseguir esos tres puntos y buscar las soluciones. Será un partido de máxima necesidad para nosotros".

Y en esa misma línea autocrítica y de centrarse en el Eibar se manifestaron Ferreiro y Mosquera, dos de los veteranos de la plantilla. El extremo gallego, que vivió su primera suplencia de la temporada de forma un tanto sorprendente -salió tras el descanso y anotó su primer gol del curso-, dijo al final del choque que había que salir a los partidos "con otra intensidad" y puso también en la diana el encuentro con el Eibar: "Es una final para nosotros, no nos vale ni el empate".

Por su parte, el centrocampista calificó de "vital" el duelo con el Eibar. "Nos sacan tres puntos, jugamos en casa y con la victoria nos podemos enganchar a esos puestos de mitad de tabla que nos den más tranquilidad".

Además, tras la visita del Eibar se detendrá la liga y una victoria ayudará a preparar el viaje a Pamplona (se juega el viernes día 20) con el ánimo reforzado y más confianza. "Hay que aprovechar ahora el calendario ante rivales de nuestra liga", comentó Mosquera.

DOBLE TRIUNFO ANTE EL EIBAR EN PRIMERA

Bien podría decir el Huesca aquello de que "con el Eibar empezó todo". No en vano fue en Ipurúa, en la puesta de largo azulgrana en Primera División, el 23 de agosto de 2018, cuando el conjunto azulgrana logró la primera victoria (1-2, con dos tantos de Gallar) y la única hasta que llegó el Betis, en vísperas de Reyes (5 de enero, ya 2019), que fue el primer triunfo en El Alcoraz.

El Eibar fue al único equipo que logró doblegar el Huesca en sus dos enfrentamientos porque en la segunda vuelta, en El Alcoraz, los azulgranas se impusieron 2-0 con los goles de Enric Gallego y Chimy Ávila en el día de la festividad de San Jorge y cuando se alimentaban esperanzas de salvación.

TAN CERCA, TAN LEJOS

Ganar al Eibar ayudará a estrechar la clasificación y presumiblemente a salir del descenso. Ahora el Huesca está a tres puntos del conjunto armero.

Hace dos años, en el estreno en Primera, el Huesca sumó en las ocho primeras jornadas los mismos cinco puntos que ha logrado hasta ahora, pero 4 de ellos fueron en el arranque, con el triunfo en Eibar y el empate en San Mamés. Luego llegaron cuatro derrotas seguidas (Barcelona, Rayo, Real Sociedad y At. Madrid), el empate con el Girona y el tropiezo en Valladolid, que fue el detonante para la destitución de Leo Franco.

Al final de la primera vuelta el Huesca sumó 11 puntos que le llevaron al abismo. Los 22 obtenidos en la segunda cumplían de sobra con la media que le hubiera dado la salvación, que estuvo en los 41 que logró el Celta y que es donde suele situarse el listón de los modestos. De ahí que ganar al Eibar sea urgente para mantener viva la llama y estar en la pomada.

Etiquetas