SD Huesca

CLASIFICACIÓN

Últimos, pero no hundidos

El Huesca cerró la novena jornada en el último puesto, pero a uno de la salvación

Últimos, pero no hundidos
Últimos, pero no hundidos
R.G.

HUESCA.- Tras un inicio esperanzador, con esos empates ante Villarreal, Valencia y Atlético de Madrid, al final la crueldad de los números se ha impuesto y el Huesca se ha colocado último después de nueve jornadas. Además, esta condición de colista llega en semana de selecciones, y por tanto con más tiempo para rumiar, sea en el sentido que sea, esta situación de mirar la espalda de todos los rivales.

Ya lo dijo el técnico del Huesca, Míchel, antes incluso de jugar contra el Real Madrid, que estas dos semanas sin partido iban a servir para dar un giro de tuerca al equipo, para analizar con algo más de pausa cómo está y mejorar aquello en que haya que hacerlo.

Una cosa es clara con este cuerpo técnico, y va a seguir siéndolo, y es que este Huesca no va a cambiar su filosofía y manera de jugar. Míchel lleva aplicando el mismo estilo, y que de hecho tiene todas las garantías, ahí esta el ascenso y el campeonato de Segunda para atestiguarlo. Por parte del club además la confianza, a día de hoy, es plena.

Y ya esta temporada ese estilo se ha traducido en buenos minutos de los oscenses, en partidos en los que se ha visto buen juego y se ha merecido más premio que el que ha llegado. Eso sí, también hay que decirlo, este estilo, con este entrenador, en la anterior experiencia en Primera no acabó bien.

Por tanto, hay una manera de jugar innegociable, que es atractiva y fructífera, pero que también de momento no hace que lleguen los puntos. Hay que decir que el calendario no ha sido fácil, con rivales de mucho postín, que el Huesca ha perdido solo tres partidos, y dos ante el líder, Real Sociedad, y ante todo un Real Madrid.

Y uno de los motivos es el gol. Al Huesca le cuesta mucho perforar la portería rival, aunque genere ocasiones, como pudo ocurrir ante el Eibar o ante el Elche. Hace falta acertar más en ataque y a buen seguro es uno de los aspectos en los que se está incidiendo y se va a trabajar en estos días.

La suerte tampoco está de cara, y rivales como el Valladolid en el Alcoraz, o el mismo Eibar, con poco se llevaron bastante premio y marcaron. Ahí también tiene algo que decir la defensa azulgrana, que no ha estado especialmente lúcida de un tiempo a esta parte, y ahí están las cifras de goles encajados. Pero tampoco la diosa ha estado de cara.

De hecho, recuerda, guardando las distancias, a la falta de suerte del estreno en Primera, partidos que se fueron en el último suspiro sin merecerlo, goles encajados en el peor momento, o fallados con todo a favor. Similitudes que dicen que esta categoría, al menos de momento, no está siendo muy aliada con el equipo.

Y para esta situación, que a día de hoy, por números pero no por sensaciones, recuerda a la de hace dos años, se le pone remedio con un buen resultado. Suena a tópico, pero el quitarse ese peso de encima de ganar un partido, que lleguen tres puntos de golpe, y con ellos incluso podría darse el salir de puestos de descenso, serían un impulso para un equipo que parece no tener fisuras en lo psicológico, pero al que seguro que esa situación no le gusta y le pesa cada vez que toca calzarse las botas y saltar al campo.

El técnico, de hecho, en su rueda de prensa tras el partido ante el Eibar incidió en eso, en mandar mensajes positivos, de que se está jugando bien, y huir de los negativos como pueden ser que el equipo todavía no ha ganado, o ahora que es el farolillo rojo.

Por tanto, unos días de trabajo duro, de asentar un poco más si cabe el estilo, y de introducir aquellos detalles que a juicio del cuerpo técnico necesita el equipo para ser un poco más competitivo y sobre todo para que consiga hacer goles y empezar a llevar los partidos en el sentido que el equipo quiere, y no dependiendo casi siempre de un rival que se adelanta y hace que luego todo sean prisas.

Etiquetas