SD Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Javier Celigueta agradece el "gran esfuerzo" de los clubes

Desde la Fundación Alcoraz, es el responsable de coordinar y cumplir con los protocolos covid en el campo de San Jorge

HUESCA.- A Javier Celigueta, responsable del Área Condicional de la Fundación Alcoraz, le tocó la "china" de tutelar el protocolo de entrenamientos y partidos en el campo de San Jorge, instalación cuyo uso gestiona la propia Fundación y que va de la mano con el titular de la misma, el Patronato Municipal de Deportes, con quien mantiene comunicación permanente y consensúa todos los cabos que hay que atar, que no son pocos.

Hasta el pasado mes de marzo todo iba rodado. Pero cuando el mundo se detuvo por la pandemia de la covid, todo quedó "patas arriba". Tras el confinamiento, se reabrió la instalación bajo un estricto protocolo para atender la normativa sanitaria, aún ahora más estricto y riguroso, para atender la demanda de todos los clubes de la ciudad. Además de los diferentes equipos del Huesca, el encaje de bolillos comprende al Peñas Oscenses, EF Huesca, IPC La Escuela, Juventud, Siglo XXI y EFO. Todos para una franja horaria comprendida entre las 16 y las 22:30 horas.

Se fijó un primer tramo de hora y media y desde las 17:30 a razón de hora y cuarto por equipo. Con la nueva normativa derivada de la Alerta Fase 3 se quedó anulada la franja de 21:15 a 22:30 horas. La última actividad comienza poco antes de las 20 horas para así poder ejercitarse hasta las 22 horas, momento del cierre de la instalación.

El Huesca B es el único que aprovecha la mañana puesto que se entrena en sesión matinal por el punto de profesionalización que ha adquirido el equipo que dirige Dani Aso.

También durante la mañana se pueden ver actividades físicas de algún instituto (sobre todo el Ramón y Cajal).

Javier Celigueta agradece públicamente "la responsabilidad, sensibilización, concienciación y compromiso de todos los clubes" ya que "todos ponen de su parte para que esto funcione". Admite que al principio costó un poco, pero a medida que se fueron asentando los horarios todo está resultando más fácil de gestionar.

"Los clubes firmaron una declaración de cumplimiento del protocolo y la respuesta ha sido excelente porque lo hacen a rajatabla", afirma Celigueta, consciente de que la exigencia marcada es casi como un reto diario "porque nadie se puede relajar, de ahí que incida en "el gran esfuerzo" de todos al tiempo que admite que "hay cosas que se pueden mejorar día a día porque la incertidumbre es constante y hay que adaptarse a la situación".

Ese objetivo diario está encaminado a poder realizar los entrenamientos. Y para ello ha sido necesario acometer una serie de medidas. Al estar ocupada al cien por cien la instalación, una de las situaciones más complejas se produce entre el final de una sesión y el comienzo de la siguiente, para lo cual es necesario evitar cruces y contactos entre quienes entran y salen. "Aquí, además de delimitar los espacios, lo que es necesario es apelar a la responsabilidad individual y aplicar el sentido común", observa Celigueta.

Por normativa hay habilitados dos aseos, el cuarto de material solo puede ser utilizado por una persona y la Fundación deja una mochila pulverizadora para el uso de los equipos a fin de que procedan a la desinfección del material de entrenamiento. Además, la Fundación dispone de personal de limpieza que se encarga de esta tarea a diario.

Es obligatorio acceder a la instalación con mascarilla, guardar las distancias de seguridad y también está prohibida a los entrenamientos la entrada a toda persona ajena a la actividad.

PARTIDOS A PUERTA CERRADA

Hasta nueva orden (la dictará Sanidad), todos los partidos que se jueguen en San Jorge serán a puerta cerrada. Ya fue así este sábado en el encuentro del Huesca de División de Honor Juvenil y será igual este domingo, por la mañana en el Huesca B-Binéfar de Tercera División (12 horas) y por la tarde en el juvenil del Huesca de Liga Nacional (16 horas).

El acceso está muy restringido. Cada equipo tiene que presentar un listado con jugadores y cuerpo técnico que acuden al encuentro y se permite la entrada de un máximo de tres directivos por equipo. A la entrada, se verifica la acreditación, se toma la temperatura, se hace uso del gel hidroalcohólico y lógicamente hay que llevar la mascarilla y mantener las distancias.

La Fundación Alcoraz ha fijado esas distancias en la grada cubierta y los asientos que hay detrás de los banquillos son los que utilizan los jugadores suplentes de los equipos contendientes.

Los vestuarios, tanto en partidos como en entrenamientos, permanecen cerrados, incluido el de los árbitros.

INCERTIDUMBRE DE FUTURO

Y si el día a día ya está marcado por la incertidumbre, más dudas arroja el futuro, cuando se ponga en marcha el fútbol base y las competiciones territoriales. Recuerda Javier Celigueta que, por ejemplo, un sábado cualquiera el campo de San Jorge se abre a las 9 de la mañana y la actividad no cesa hasta las diez de la noche.

Ya se está trabajando en ese difícil escenario puesto que para llevar a cabo las tareas de desinfección será necesario descomprimir horarios entre partido y partido. Tarea compleja, sin duda, porque hasta ahora había "sesión continua" entre uno y otro encuentro, costumbre que se tendrá que modificar. "Estamos trabajando para darle una vuelta a todo esto", advierte Javier Celigueta.

Etiquetas