SD Huesca

ANÁLISIS

Al Huesca le cuesta ganar cuando no juega Pulido

Desde su llegada, solo se ha perdido catorce partidos de liga y el equipo ha ganado dos

El Huesca-Real Madrid ya tiene día y hora
El Huesca-Real Madrid ya tiene día y hora
E.P.

HUESCA.- Una de las grandes novedades del Huesca en los dos últimos partidos ha sido la ausencia de Jorge Pulido en el equipo. El capitán se ha quedado en el banquillo ante Eibar y Osasuna y sin jugar dos choques seguidos por primera vez desde su llegada al club. Aunque el conjunto azulgrana ha competido bien en ambos duelos, no se ha conseguido esa primera victoria tan deseada que esperan los azulgranas.

Pero no solo eso. Esos dos encuentros son de los pocos de liga en los que el central manchego se ha quedado sin minutos desde que llegó al club oscense y los resultados en su ausencia estos años marcan la importancia que tiene en el equipo.

Entre las tres temporadas anteriores y lo que llevamos de esta, Pulido se ha perdido catorce partidos ligueros y el Huesca solo ha sido capaz de imponerse en dos de ellos, ambas hace dos temporadas en Primera División: contra el Eibar en la jornada 34, por lesión, y en el último partido ante el Leganés, por sanción. Ante los armeros, los azulgranas vencieron por 2-0 para seguir con vida y frente a los pepineros ya no se jugaban nada por estar descendidos matemáticamente. El balance sin el manchego es de dos triunfos, tres empates y nueve derrotas.

En su primera campaña de azulgrana, la 17/18, la del primer ascenso a Primera, el central causó baja por primera vez en la jornada 28 ante el Rayo Vallecano. Hasta entonces, había salido desde el banquillo en el debut contra el Numancia y había sido titular en el resto de choques. El conjunto oscense sufrió una contundente derrota con tres goles recibidos en la primera parte (3-0). Aquel día, Pulido no jugó por sanción (acumulación de tarjetas), al igual que en la jornada 30 ante el Reus porque había sido expulsado frente al Almería en el encuentro anterior. Ante el cuadro catalán, el Huesca sumó un punto (0-0). Y ya por decisión técnica, tampoco estuvo en la última jornada ante el Oviedo, con derrota por 2-1, con el equipo ya ascendido a Primera y con él apercibido de sanción.

En la máxima categoría del fútbol español, además de perderse los triunfos ante Eibar y Leganés, se quedó sin minutos en otros cuatro partidos en los que los azulgranas cayeron. El primero, en la jornada 6 ante el Atlético de Madrid (3-0) en el Wanda, donde se quedó en el banquillo. Luego jugó siempre hasta el decimoséptimo partido, en Mestalla contra el Valencia, cuando causó baja por unas molestias y el cuadro dirigido por Francisco Rodríguez perdió en el último instante (2-1). Tampoco estuvo en Getafe (derrota por 2-1) por acumulación de amarillas ni en la penúltima jornada ante el Valencia, tras haber sido expulsado en el choque anterior en Villarreal, en el que el Huesca sucumbió (2-6) y confirmó su descenso a Segunda.

Y el curso pasado, fue indiscutible para Míchel. De las 42 jornadas de liga, solo se quedó sin jugar en tres: en la 16 en Fuenlabrada (3-2), en la 26 en Ponferrada (3-1) y en la 33 en casa contra el Mirandés (1-2). Tres derrotas en las que el manchego no estuvo, en la primera por lesión y en las otras dos, por sanción.

Por lo tanto, de 132 partidos de liga que ha tenido el Huesca con Pulido, el central se ha perdido catorce y solo cuatro han sido por decisión técnica: contra el Oviedo en la 17/18 (porque el Huesca ya no se jugaba nada más allá del campeonato de Segunda y para evitar que viera una amarilla que acarrearía sanción para la siguiente temporada), ante el Atlético en la 18/19 y los dos últimos frente a Eibar y Osasuna, si bien es verdad que para el primero de ellos llegó justo de fuerzas tras pasar gastroenteritis durante unos días.

Etiquetas