SD Huesca

OPERACIÓN OIKOS

La Policía reconoce que no hay pruebas de abonos en las primas a terceros del Reus-Valladolid en el caso Oikos

La Policía reconoce que no hay pruebas de abonos en las primas a terceros del Reus-Valladolid en el caso Oikos
La Policía reconoce que no hay pruebas de abonos en las primas a terceros del Reus-Valladolid en el caso Oikos

HUESCA.- Una diligencia de la Brigada Central de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Judicial remitida al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca asegura que "no se han hallado abonos/transferencias concernientes al pago de la prima que se infiere recibida en fecha 10710/2017 por Francisco Javier Atienza, "Pichu Atienza" y repartida en su domicilio el 11/10/2017 entre el resto de los jugadores de la plantilla".

Esto significa que no hay averiguación patrimonial de que se hubiera realizado ningún movimiento económico dentro de esta pieza clave dentro del caso Oikos, en concreto en la fase dos en la que se investigaban presuntos delitos de corrupción entre particulares vinculados al pago de una prima de fondos en efectivo por el condicionamiento del resultado del Reus Deportivo-Valladolid disputado el 4 de junio de 2017 que hubiera podido beneficiar deportivamente a la Sociedad Deportiva Huesca.

La UDEF remitió oficio al Juzgado solicitando medidas de investigación ante una providencia incoada a instancias de la procuradora de LaLiga. El 6 de julio, se autorizó la consulta al Fichero de Titularidades Financieras para averiguar las cuentas corrientes y de inversión de los investigados, para obtener los movimientos operados y constatar transferencias y abonos que pudieran corresponderse con la presunta prima.

En el informe policial, se alude a 250.000 euros adeudados a la plantilla del Reus, que la Policía infiere de mensajes de wasap del 10 de octubre de 2017 entre Íñigo López y Pichu Atienza, en la que el segundo, al que el primero le anuncia que le llevará trenza de Almudévar al hotel, le remite a Aritz López, quien según la investigación habría recibido 20.000 euros para sí y 250.000 para la plantilla.

Una posterior correspondencia en wasap grupal entre varios jugadores habla de la entrega del aceite a cambio de 50 euros por cabeza.

Las presunciones policiales no se corresponden con las "gestiones de investigación consistentes en un análisis exhaustivo de las cuentas bancarias de los 25 jugadores que comprendían la plantilla del Reus Deportivo", por lo que la Brigada Central de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción ha puesto en conocimiento, a fecha 12 de noviembre pasado, que "no se han hallado abonos/transferencias concernientes al pago de la prima que se infiere recibida en fecha 10/10/2017 por Francisco Javier Atienza, "Pichu Atienza" y repartida en su domicilio el 11/10/2017 entre el resto de los jugadores de la plantilla".

Descartada la averiguación patrimonial, esto es, la prueba, la Brigada Central explica su experiencia en investigaciones de este tipo de conductas que indica que, "al recibir fondos en metálico con origen en un hecho delictivo, o incluso irregular", es común no registrar su percepción en ningún tipo de registro público o privado, esto es, no declarándolo en la Administración Tributaria o ingresándolo en cuentas bancarias. Y agrega que los fondos percibidos no son suficientemente importantes como para necesitar una operativa complicada de blanqueamiento.

Fuentes de las defensas del caso restan trascendencia a esta apostilla policial, porque lo sustantivo es que la carga de la prueba no existe y, por tanto, puede ser un elemento importante en sus estrategias para confirmar la inocencia de sus representados.

"La policía está para constatar hechos, no para hacer suposiciones", afirman los abogados.

Etiquetas