SD Huesca

PRÓXIMA JORNADA

La épica como referencia

El Huesca, sin reblar ante el Sevilla, tras el memorable triunfo en la 18-19

La épica como referencia
La épica como referencia
P.S.

HUESCA.- Desde la primera victoria en Eibar, en la puesta de largo del Huesca en Primera, hasta la 18 (víspera de Reyes), con un agónico triunfo ante el Betis en El Alcoraz, transcurrieron 17 jornadas. Todo ese tiempo sin conocer la victoria. Fue la primera de las cinco que cosecharon los azulgranas como locales aquel curso. Valladolid, Eibar, Leganés y... Sevilla fueron las otras cuatro víctimas.

"El Huesca resiste, crece y se lleva el premio", se leía en la portada del Diario del Altoaragón, y el titular de la crónica "Una victoria memorable". En la misma se explicaba el desarrollo del choque de "una tarde de heroicidad", "un final apoteósico" o "casi cien minutos trepidantes con el VAR como protagonista".

En efecto, el Huesca tuvo que tirar de épica para ganar al conjunto sevillista aquella tarde carnavalesca del 2 de marzo de 2019. A las bajas de larga duración que ya tenía (Luisinho, Insua y Melero), se habían sumado para aquel partido las de Akapo y Rivera. Y en el colmo de la desgracia Miramón tenía que echar el pie a tierra en el minuto 38 y Francisco tuvo que hacer un apaño con Ferreiro de lateral derecho y dando entrada al campo al Chimy Ávila. Juanpi adelantó al Huesca a los 7 minutos. El equipo oscense hizo un ejercicio de resistencia feroz ante el asedio del Sevilla y también a la contra pudo finiquitar el duelo. En el 83 empató Ben Yedder de penalti y el final, con un extra que llevó el encuentro hasta el 98, estuvo envuelto en la locura. El VAR le anuló un gol a Munir, Santamaría evitó con un paradón la igualada y en la última jugada una asistencia mágica de Pulido la coronó Chimy con un cañonazo que dio la victoria. Con suspense, porque el VAR también tuvo que emplearse a fondo para dar el visto bueno.

En aquel encuentro el Huesca jugó de inicio con Santamaría bajo palos, una defensa con tres centrales (Pulido, Diéguez y Etxeita) -muy al uso de Francisco-, Miramón y Galán en los carriles; Ferreiro, Yangel, Juanpi y Moi en la medular y Enric Gallego en el ataque.

Aquel triunfo dejó al Huesca a 3 puntos de la salvación. Estaba en plena remontada, porque la había tenido a 11. Y para el Sevilla las consecuencias fueron funestas. Más bien para su entrenador, Pablo Machín, que acabó siendo destituido.

Con la ristra de empates que lleva el Huesca, cabe preguntarse si será bueno amarrar otro más ante un Sevilla que llega fortalecido por su triunfo en la Liga de Campeones y recuperado en la liga después de dos apuradas victorias consecutivas en casa (tras tres derrotas seguidas anteriores lejos del Pizjuán).

El director deportivo azulgrana, Rubén García, se resiste a pensar en el conformismo anticipado y proclamó el espíritu de victoria que tendrá el Huesca ante el Sevilla. "En mi primera rueda de prensa, cuando firmé en el Huesca, dije que quería equipos que compitiesen cada domingo fuese quien fuese el rival. Y hasta ahora, si quitamos esas segundas partes de la Real y el Madrid, lo ha hecho. Que compitamos y a ver qué pasa. El Sevilla si quiere ganar, que se lo tenga que ganar pero no por habérselo dado nosotros. Lo nuestro, a competir. Y si se despista, a lo mejor le damos un susto. El equipo y el míster hacen un trabajo muy bueno como para ir a buscar empates. Nosotros vamos a ir a competir cada partido".

Etiquetas