SD Huesca

ENTRENADOR

Míchel: "Ante el Alavés quiero a un Huesca equilibrado y que busque la puerta rival"

Sandro es baja por lesión y el entrenador está convencido de que el equipo hará "un gran partido"

Míchel: "Ante el Alavés quiero a un Huesca equilibrado y que busque la puerta rival"
Míchel: "Ante el Alavés quiero a un Huesca equilibrado y que busque la puerta rival"
LOF

HUESCA.- La comparecencia de Míchel en la previa del partido ante el Alavés, en la que ha anunciado la baja de Sandro por lesión a falta de unas últimas pruebas, ha girado en buena medida en las secuelas que dejó el empate de Granada. El entrenador del Huesca ha incidido en lo positivo que dejó el choque para hacer el rearme moral de su “tropa”. “Tres minutos malos no pueden empañar 88 minutos de un gran fútbol y siendo superiores a un equipo como el Granada, que tiene grandísimos jugadores y un gran entrenador. Viendo el video y las cosas que hicimos bien, es fácil levantar al equipo. Fueron tres minutos en los que no nos salieron las cosas en un partido que teníamos muy controlado y que merecíamos ganar. Ha sido rápido y fácil, la gente ha entrenado muy bien y está con muy buenas sensaciones para hacer otra vez un gran partido”, ha afirmado Míchel.

El técnico, además, ha asegurado sentirse fuerte a nivel personal en la que seguramente ha sido su semana más dura desde que está el Huesca, aunque no se ha referido a ello. “Ya dije la semana pasada que soy mucho mejor entrenador que hace tres años y medio cuando empecé. Estoy disfrutando muchísimo del día a día con los jugadores. Para un entrenador, un equipo que hace lo que trabaja es lo más importante y estoy al cien por cien”.

Se le ha preguntado si tal vez por todo ello durante la semana ha puesto más énfasis en los 88 minutos buenos que en los tres malos. “Fueron 88 minutos muy buenos. Hasta el 2-3 fuimos un equipo muy bueno, muy competitivoy haciendo muchas cosas bien, tanto en ataque como en defensa. Viendo el potencial del Granada, fuimos capaces de dominarles, hacer ocasiones y encajar pocas en contra. Se trata de reafirmarnos en eso, que es lo más importante. Al final, muchas veces el resultado nos puede condicionar pero no nos debemos quedar solamente con eso. Y luego hay un análisis post inmediato y otro más racional, que se hace a las 24-48 horas, y ese análisis es para reforzar muy mucho la actitud y la forma de competir que tuvo el equipo. Viendo el rival que nos viene, con seis partidos sin perder, necesitamos una gran intensidad y una gran actitud, porque viene con un refuerzo positivo y mentalizado de que están haciendo las cosas bien”.

También se ha referido Míchel a las acciones de estrategia y a los duelos que van al corazón del área con los goles que ha encajado el equipo. En Granada, por ser el partido más cercano, “En el 2-3 estábamos bien colocados pero es verdad que no tuvimos contundencia en defensa y el 3-3 fue conscuencia de estar 11 jornadas sin ganar. La línea defensiva estaba mucho más atrás y el portero no podía hacer nada”. Y en general, tras los goles frente a Eibar, Osasuna y Sevilla, que son los partidos más recientes, la lectura de Míchel es que “la defensa de área es muy importante y tenemos que seguir dándole vueltas a eso para mejorarlo. Pero tenemos que llevar cien por cien a rajatabla defender con una ventaja posicional”.

Ante la falta de victorias, ¿este encuentro es una final para usted?, ha sido la cuestión. “No es ninguna final, es un partido más, importantísimo y como todos los que hemos jugado hasta ahora para darnos la oportunidad de estar en la lucha por ganar, y eso significa que tenemos que hacer un gran encuentro. No hay más”.

El Alavés llega a Huesca mentalmente fuerte y en racha. Para superarle, Míchel apela a tener “la misma mentalidad” y a “saber que durante el partido vamos a tener situaciones de sufrir, porque tienen jugadores importantes arriba y es un equipo que cuando sale en transiciones es muy potente”. Así que ante la fortaleza ajena, lo mejor es poner la propia sobre la mesa. “Somos un equipo capaz de ganar a cualquiera y lo hemos demostrado. Hay muchos partidos en los que hemos sido superiores al rival, no sale reflejado en el marcador pero sí en muchas fases del juego. Es algo que tenemos que recalcar y reafirmarnos en nuestra idea. Esa confianza que tuvimos en Granada, y ya les dije a los jugadores que no era fácil jugar a nuestra manera, donde los fallos se pueden penalizar más porque exponemos muchas cosas, y no es fácil jugar cuando el equipo no ha ganado todavía. Y dar ese plus que dimos en Granada nos tiene que dar confianza. Creo que es el camino para conseguir no una victoria sino muchas. Tenemos que seguir por allí. Nadie nos va a regalar nada y el Alavés mucho menos. Viene con una mentalidad ganadora, seis partidos sin perder, reforzado en sus resultados, ganó al Madrid y empató con el Barça. Muy bien trabajado por Machín, ha cambiado el sistema y les está dando resultado. Están seguros de lo que hacen, pero nosotros también. Y durante todo el partido se tiene que ver que estamos muy convencidos de lo que hacemos. Ese espíritu, esa energía que empleamos en El Alcoraz se tiene que ver mañana desde el minuto uno y eso es lo que he pedido a los jugadores”.

El preparador del Huesca ha insistido en la fortaleza de un Alavés, que sustentado en la muralla de Pacheco, “defiende muy bien, pero ataca muy bien también, sobre todo con espacios es muy peligroso. Tenemos que ser muy fuertes atacando y tener un equilibrio muy grande tanto en ataque como en defensa. Pero tenemos que ser un equipo que busque portería rival. Intentar minimizar sus virtudes y aprovechar sus posibles debilidades. Pero para eso tenemos que ser un equipo muy convencido de lo que hace. Eso solo se consigue con actitud, con confianza, con seguridad, viendo que somos un equipo que cuando hace las cosas bien hemos sido capaces de generar ocasiones a cualquier rival de la categoría y con el Alavés tiene que ser lo mismo. Un Huesca que busque la portería rival y que sea equilibrado en las transiciones ante la posibilidad de que ellos jueguen directos o las situaciones con sus delanteros, que son muy rápidos y van muy bien en el juego aéreo”.

Sobre si pesa o no en el ánimo de los jugadores el hecho de no conocer la victoria, Míchel ha indicado que “el palo nos lo llevamos todos. Pero no podemos esconder 88 minutos de trabajo con tres minutos en los que aparece el síndrome de no ganar. Prefiero quedarme con esos 88 minutos y reforzar esa mentalidad que nos tiene que llevar a ganar partidos. Todos luchamos por ganar y lo que hacemos es para ganar. Los jugadores están convencidos de lo que hacemos”.

Y para ese convencimiento, el mismo Míchel ha revelado un dato que le ha ayudado a despejar dudas. “Los primeros seis partidos estaba muy cerca de lo que nosotros queríamos, a pesar de haber perdido con el Cádiz, y quitando con el Eibar habíamos sido un equipo que había buscado el resultado de forma que no nos viene bien. Pero es que en Granada se me quitaron todas esas dudas. Vi al equipo enchufadísimo, yendo hacia adelante, defendiendo, estando muy junto, con una presión muy grande. El partido que más ha corrido el Granada en toda la liga fue contra nosotros, y eso quiere decir que hicimos muchas cosas bien. Y ha sido el partido en el que más hemos corrido a alta intensidad. Eso quiere decir que el equipo buscaba la pelota y quería ir hacia adelante con ella. Esa energía y velocidad que pedimos en el ataque se vio y se vio recompensada con tres goles y muchas situaciones de gol. Más no puedo pedir a los jugadores. Bueno, hacerlo durante 93 minutos y no 88. Pero nadie puede decir que al equipo le pese el no ganar viendo el partido que hicimos. Mañana vamos a hacer un gran partido y vamos a estar enchufados desde el principio”.

Con ocho empates y cuatro derrotas, el entrenador considera que “en el cómputo general de estos 12 partidos veo muchas cosas positivas a pesar de las no victorias. Hay que agarrarse a eso y a muchos números que tenemos, que son super positivos. Vale más una imagen que mil palabras y cuando al jugador le pones las imágenes y además ellos te dicen que se sentían muy bien en el campo, que salía todo lo que estaban buscando, mejor refuerzo que ese no lo van a tener. Por eso no tengo ninguna duda, el equipo va a estar muy enchufado, están convencidos de que somos un buen equipo, de que podemos pelear en esta categoría y ganar a cualquiera. El Alavés es una piedra de toque muy grande, el Alavés viene de no perder en seis jornadas pero somos capaces de hacer un gran partido y conseguir una victoria”.

Etiquetas